“Tanto en la natación como en la enfermería se desarrollan habilidades similares, y el trabajo en equipo es fundamental”

Jueves, 26 de septiembre de 2019

Itziar Cerezo, enfermera de Quirófano en el Hospital Infanta Sofía de Madrid, compagina la enfermería con la natación de competición, en la que ha logrado multitud de medallas a lo largo de su carrera, que comenzó cuando tenía 16 años. Nos atiende para hablar de su día a día, de su trayectoria en el deporte y de la relación de estas dos especialidades.

Pregunta. ¿Qué fue primero, la enfermería o la natación?

Respuesta. Primero fue la natación. Desde pequeña soy una chica muy deportista y un poco competitiva. Comencé jugando al fútbol y, al final, acabé sustituyendo el balón por el agua.

P. ¿Cómo decidió dedicarse a ambas?

R. Todo comenzó con 16 años. A esa edad me metí en un equipo de natación, ya que tuve que dejar el fútbol porque los entrenamientos eran demasiado exigentes, así que decidí lanzarme a la piscina. Ese mismo año también me decanté por la profesión enfermera, porque me pareció la mayor representación de trato humano de entre todas las opciones que tenía en mente.

P. ¿Cómo puede compaginar su labor enfermera con los entrenamientos y las competiciones? ¿Cómo es su día a día?

R. Intento compaginar ambos, pero siempre priorizando la profesión. Así que, al final, muchas semanas no practico todo lo que me gustaría porque algunos días el trabajo me coincide con los entrenamientos. Trabajo por las mañanas, por las tardes y por las noches, con lo que hay semanas que casi no puedo prepararme. Entreno lunes, miércoles y jueves en la piscina, con mis entrenadores de toda la vida. Voy al gimnasio siempre que puedo, normalmente, en fin de semana. También hago Pilates de vez en cuando.

P. En este sentido, ha cosechado premios en multitud de competiciones. ¿Puede hablarnos de su carrera deportiva?

R. Mi carrera deportiva comenzó con tan solo 5 años. Por aquel entonces empecé a dar mis primeras patadas a un balón, y con 7 me metí en el equipo de fútbol sala del colegio. Estuve jugando hasta los 12 allí, y luego un año jugando al fútbol 11. A los 15 años decidí colgar las botas, ya que entrenaba desde las 21 h hasta la medianoche, y eso a mis padres no les entusiasmaba, por el hecho de llegar a casa a la una de la mañana, teniendo colegio al día siguiente. Con 16 comencé mi aventura en la piscina. El primer año me enseñaron a nadar; un año después, tuve mi primera competición y gané mi primera medalla. Fue de ámbito municipal, en Madrid, y gané la plata; ahí comenzó mi ambición. Desde entonces he ido a muchos campeonatos y he estado en muchos clubs de natación, pero jamás olvidaré de dónde vengo y quiénes han sido y serán siempre mis referentes: mis dos entrenadores.

P. Una buena preparación física es esencial para practicar cualquier deporte, ¿le ha ayudado, de alguna forma, su formación como enfermera para planificar los entrenamientos y los campeonatos?

R. Quizás con el tema de la nutrición y los consejos saludables para llevar una dieta equilibrada, principalmente en los momentos en los que el cuerpo del deportista tiene que acondicionarse a situaciones como la preparación de una competición o de un campeonato.

P. La natación puede llegar a entrañar distintos riesgos, como ahogamientos o lesiones medulares, ¿ha tenido que aplicar sus conocimientos en alguna situación de emergencia durante alguna competición?

R. Hasta la fecha no he vivido ninguna situación de peligro en la piscina, y creo que la mejor forma de prevenir el riesgo en competiciones es llevar una buena preparación física, realizar un correcto calentamiento y seguir un estilo de vida saludable.

P. De la misma forma, ¿le ha ayudado o enseñado su experiencia deportiva a la hora de ejercer la Enfermería?

R. La experiencia deportiva es una buena base para el desarrollo de habilidades como ambición, motivación, una actitud positiva y un buen trabajo en equipo. Todo esto se obtiene gracias al compañerismo y la empatía, que se consiguen cuando un grupo de personas es un equipo.

P. ¿Cómo cree que se relacionan estas dos disciplinas?

R. Desde mi punto de vista, creo que ambas están más ligadas entre sí de lo que imaginamos. Al fin y al cabo se desarrollan habilidades muy similares, y en las que el trabajo en equipo es fundamental. Además, en las dos es muy importante tener en cuenta que una buena salud mental es fundamental para que la concentración sea la adecuada en todo momento, dejando siempre un pequeño margen para los errores, ya que son el mejor método de aprendizaje. Nunca debemos permitir que el estrés y la presión sean aliados de nuestro día a día, ya que, si no, será difícil sobrevivir en estos ámbitos.

enfermera, enfermería, Natación

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*