Un estudio afirma que trabajar por turnos puede ser perjudicial para la memoria

Martes, 4 de noviembre de 2014

En las grandes compañías, tanto a nivel nacional como internacional, está instaurada desde hace años la jornada laboral por turnos, es decir, diferentes horarios (mañana, tarde y/o noche) en días variados que pueden provocar trastornos a la hora de desarrollar el trabajo en plenas condiciones físicas y, sobre todo, psicológicas. Este caso se le conoce como ‘jet lag’ crónico, conocido por interrumpir el reloj interno del cuerpo (ritmos circadianos), relacionado también con los problemas de salud que pueden dar lugar a úlceras, enfermedades cardiovasculares, cáncer, síndrome metabólico y alteraciones en la función cerebral.  estres

El impacto que puede llegar a tener, afectando a la memoria y a la velocidad de procesar datos, era desconocido por muchos hasta que se ha elaborado el estudio para informar sobre un problema que afecta a más gente de la que se pensaba en un principio. De esta manera, los investigadores del trabajo analizaron las capacidades cognitivas de más de 3.000 personas que trabajaban en una amplia gama de sectores, o bien ya retirados en tres periodos: 1996, 2001 y 2006.

De todos ellos, casi la mitad (1.484) había trabajado por turnos durante al menos 50 días al año, según la muestra que se presenta en el estudio. Además, alrededor de uno de cada cinco de los ocupados (18,5%) habían trabajado en un modelo de jornadas matutinas, vespertinas y nocturnas.

Los datos, presentados en el ‘Occupational and Environmental Medicine’, mostraron que los trabajadores por turnos, en la actualidad, o las personas que fueron anteriormente empleadas pero ya jubiladas, presentaban unas puntuaciones más bajas tanto en la memoria como en la capacidad de procesamiento de datos, así como una menor potencia cerebral en comparación con los que solo habían desarrollado trabajos en horarios normales de oficina.

También se analizó si dejar el trabajo por turnos estaba vinculado a una recuperación de las capacidades cognitivas. Vieron que era posible recuperarlas, pero con tiempo, nunca menos de cinco años a excepción de la velocidad de procesamiento, que puede recuperarse antes.

 

capacidad cognitiva, crónico, datos, estudio, jet lag, memoria, procesamiento, trabajo, turnos, velocidad

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*