Urgencias esenciales para enfermería, abordaje integral del paciente y sus seres queridos

Jueves, 21 de marzo de 2019

Iván Ortega Deballon, enfermero en Urgencias y doctor Internacional en Ciencias de la Salud,  coordina junto con Amelia Díaz-Santos Dueñas, profesora titular de Enfermería Médico Quirúrgica en la Universidad de Castilla-La Mancha, la obra titulada Urgencias esenciales para enfermería (Editorial DAE, 2019). En ella tratan, junto con destacables colaboradores pertenecientes a diferentes áreas especializadas, los temas esenciales en el abordaje de las urgencias bajo la evidencia científica más actualizada.

Ortega Deballon nos explica que una de las principales diferencias de esta obra con otras similares es, además de estar basada en las últimas recomendaciones y planes de cuidados más recientes y respaldados por la comunidad científica, “que todos los objetivos de la obra apuestan por un abordaje integral del paciente junto con sus seres queridos”. De estos y otros puntos de Urgencias esenciales para enfermería nos habla el autor.

Portada del libro

Pregunta.- Urgencias esenciales para enfermería es el título del nuevo manual que ha coordinado recientemente. ¿Qué diferencia su obra de otras similares donde se trata el abordaje del paciente en urgencias?

Respuesta.- Ante todo podemos destacar que las principales diferencias versan del punto de vista de los objetivos de la obra que apuesta por el abordaje integral y desde una visión enfermera de los procesos agudos en pacientes adultos y pediátricos, pero sin olvidar el entorno familiar donde surge y se vive, con especial angustia, la situación de urgencia. Desde el punto de vista más formal, la absoluta actualidad de la bibliografía y, por tanto, de los contenidos.

P.- En el libro hace referencia al tratamiento holístico de paciente, en el que también se tiene en cuenta su entorno cercano. ¿De qué manera se integra a los familiares o allegados en ese cuidado y atención? ¿Cree que “son los grandes olvidados” en las situaciones de urgencia?

R.- Así es, y en esta obra es un pilar esencial. Los familiares en sentido más tradicional o estricto, pero los allegados o incluso los amigos, en sentido más realista, son en muchas ocasiones, diría demasiadas, los grandes olvidados en situaciones de urgencias y emergencias. No en vano, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) define “urgencia” como aquel acontecimiento que es vivido como tal por el paciente o su entorno. Pues bien, en situaciones agudas de salud, la asistencia integral desde el punto de vista enfermero debe incluir a estos seres queridos o allegados.

La unidad integral a tratar es el paciente y los familiares o personas queridas. Esto es así, y así se recomienda por las sociedades científicas, tanto en situaciones de riesgo inminente para la vida (he ahí el ejemplo de la facilitación de la presencia de familiares durante la reanimación de su ser querido), como en procesos de urgencia al final de la vida (cuidados paliativos, cuidados en la agonía). Pero es así, de forma general, cuando durante la asistencia humanizadora pretendemos favorecer la información veraz y trasparente a las familias del paciente, en el entorno hospitalario y fuera de él.

P.- Urgencias esenciales para enfermería recoge las últimas actualizaciones de guías, recomendaciones y planes de cuidados relacionados con esta área. ¿Qué temas destacaría por su especial relevancia y actualización reciente?

R.- En primer lugar, el abordaje integral, novedoso en una obra para Enfermería, que hemos comentado con anterioridad. Cuidamos a paciente y familia en el entorno concreto donde surge la situación de urgencia o emergencia. En términos más específicos se encuentran perfectamente actualizados conforme a la mejor evidencia científica las asistencias a procesos como el síndrome coronario agudo, la parada cardiorrespiratoria en pacientes adultos y pediátricos, en ictus o en sucesos de incidentes de múltiples víctimas y catástrofes. En este último caso, incluso teniendo en cuenta cuando en el escenario existen ingredientes como el elemento nuclear, biológico, químico, explosivos, etc.

Por último, es novedosa por ser vertebradora de la obra, la actitud preventiva previa a llegar al escenario, la filosofía de la seguridad del equipo, del paciente y de la escena, es enfatizada tanto en accidentes en vía pública como en sucesos ocurridos en cualquier tipo de entorno natural, puesto de trabajo, domicilios, etc.

P.- ¿De qué manera está estructurada la obra?

R.- Cada capítulo cuenta con una introducción que nos orienta de manera global, pero definiendo conceptos de manera concreta ante un determinado proceso agudo y se focaliza en las necesidades de cuidado del paciente. Tras la valoración, y a partir de esta, se priorizan necesidades, se planifican objetivos y se deciden intervenciones. Un posterior resumen afianza lo explicado o nos invita a profundizar a través de cuadros o “perlas” de conocimiento en lo que se considera importante. Tras el resumen se invita a ampliar conocimientos a través de la bibliografía recomendada totalmente actualizada.

Las figuras, tablas, esquemas y escalas de valoración y evaluación, diseñadas y estructuradas con finalidad docente, nos dirigen desde la pregunta o desde el concepto a explicar hacia el ejemplo o hacia el final de proceso, en los diagramas de proceso o de flujo.

P.- En el libro se describen los diferentes procedimientos y técnicas que el profesional enfermero ha de emplear para hacer frente en situaciones de urgencia (atragantamientos, paradas cardiorrespiratorias, quemaduras, hemorragias, etc.). Además, dedica un capítulo especial a los accidentes con múltiples víctimas, ¿podría explicarnos brevemente lo que se recoge en él?

R.- Además de una estructuración global que aborda desde los conceptos de urgencia, emergencia y los modelos organizativos de sistemas de emergencia, hasta cómo proceder en situaciones agudas de salud, atendiendo a las necesidades de paciente y familia, también se atiende al entorno y sus potenciales riesgos concomitantes; se valora tanto el escenario como el proceso de salud concreto al que debemos responder.

Después de describir las situaciones de riesgo vital inminente, y aquellas que requieren un manejo interdisciplinar inmediato del paciente, tanto en adultos como en niños, se describen los procesos agudos de salud, siguiendo un modelo visual por sistemas y aparatos y un orden anatómico cefalo-caudal.

Finalizamos con los procesos o situaciones agudas en salud relacionadas con el entorno donde se encuentra el paciente o aquellos generados por agentes externos. Por último, los incidentes de múltiples víctimas y catástrofes o desastres, nos merecen un capítulo especial y recuerdan el específico abordaje asistencial y gestor que este tipo de sucesos requiere, dependiendo de los elementos e ingredientes que se encuentren presentes en cada situación.

P.- Por último, ¿qué aporta este manual al profesional enfermero y TCAE?

R.- Ante todo que es una obra hecha por y para profesionales de enfermería de urgencias y emergencias y técnicos de emergencias sanitarias o técnicos de cuidados auxiliares de enfermería. Los perfiles profesionales especializados de todos y cada uno de los colaboradores nos han permitido mostrar las peculiaridades asistenciales, docentes, gestoras e investigadoras de los medios hospitalarios y prehospitalarios, dependiendo del ámbito asistencial o eslabón de la cadena asistencial en que se desempeñan los cuidados de enfermería. Esto ha permitido una obra como Urgencias esenciales para enfermería, realmente necesaria para la profesión e inexistente hasta ahora con estos contenidos tan novedosos y actualizados.

Noticias relacionadas

Editorial DAE, enfermería, enfermeros, manual enfermería, urgencias

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*