REVISIÓN SISTEMÁTICA SOBRE LA EFECTIVIDAD DEL PROCESO DE DESCONTAMINACIÓN DE RESPIRADORES N95 EN EL FACTOR DE AJUSTE CUANTITATIVO

Sección: Revisiones

Cómo citar este artículo

Inostroza Salazar P. Revisión sistemática sobre la efectividad del proceso de descontaminación de respiradores N95 en el factor de ajuste cuantitativo. Rev. iberoam. Educ. investi. Enferm. 2022; 12(1):39-53.

Autores

Priscilla Inostroza Salazar

1 Magíster en Enfermería. Facultad de Enfermería. Universidad Andrés Bello. Concepción. Chile.

Contacto:

Email: pinostrozas@gmail.com

Resumen

Introducción: la actual pandemia por COVID-19 ha generado una sobredemanda de respiradores de alta eficacia del tipo N95, y la decisión de su reutilización previo proceso de descontaminación, siendo poco conocidos sus efectos en el factor de ajuste de los respiradores.

Objetivo: sintetizar la evidencia científica sobre el factor de ajuste cuantitativo de respiradores N95 tras ser sometidos a procesos de descontaminación usando peróxido de hidrógeno, calor húmedo y luz ultravioleta.

Metodología: revisión sistemática de ensayos clínicos, usando la metodología Prisma P, y formato PICO para definir la pregunta de investigación y las palabras claves. Se incorporaron Descriptores en Ciencias de la Salud (DeCS) y los Medical Subject Headings (Mesh) junto con operadores boleanos AND y OR; las fuentes consultadas fueron: EBSCO, Web of Science, Scopus, Science Direct, Redalyc, Oxford, MedRixv, NCBI, Cinhal y Lilacs. Posterior a la recolección se procedió a una revisión documental y una lectura crítica utilizando herramienta SIGN 50 (Scottish Intercollegiate Guidelines Network), estableciéndose el nivel de evidencia y grado de recomendación de cada estudio seleccionado.

Resultados: la búsqueda inicial generó 798 resultados, disminuyendo a 55 al considerar el resumen, y finalmente se efectuó lectura completa de cada estudio, identificando criterios de inclusión y exclusión, seleccionando ocho estudios.

Conclusiones: los tres métodos pueden ser efectivos en el mantenimiento del ajuste cuantitativo de los respiradores; sin embargo, depende de los modelos de respiradores a usar y la cantidad de ciclos de descontaminación a realizar.

Palabras clave:

descontaminación ; dispositivos de protección respiratoria ; eficacia ; métodos

Title:

Systematic review on the efficacy of the process for decontaminating n95 ventilators in the quantitative fit factor

Abstract:

Introduction: the current COVID-19 pandemic has generated an excess demand for high-efficacy N95-type ventilators, and the decision to reuse them after a decontamination process, with limited knowledge about the effect on the fit factor of ventilators.

Objective: to summarize the scientific evidence on the quantitative fit factor of N95 ventilators after being subject to decontamination processes using hydrogen peroxide, moist heat, and ultraviolet light.

Methodology: a systematic review of clinical trials, using the PRISMA P methodology and PICO format to define the research question and key terms. Health Sciences Descriptors (DeCS) and Medical Subject Headings (Mesh) were incorporated, with Boolean operators AND OR. The sources consulted were EBSCO, Web of Science, Scopus, Science Direct, Redalyc, Oxford, MedRixv, NCBI, Cinhal and Lilacs. After collection, there was bibliographic review as well as critical reading using the SIGN 50 tool (Scottish Intercollegiate Guidelines Network), in order to determine the level of evidence and degree of recommendation for every study selected.

Results: the initial search generated 798 results, which were reduced to 55 when the summary was considered; and finally, each study was fully read, inclusion and exclusion criteria were identified, and eight studies were selected.

Conclusions: the three methods can be effective to maintain the qualitative fit of ventilators; however, this depends on the models of the ventilators used and the number of decontamination cycles conducted.

Keywords:

decontamination; respiratory protection devices; efficacy; methods

Portugues

Título:

Revisão sistemática sobre a eficácia do processo de descontaminação do respirador n95 no fator de ajuste quantitativo

Resumo:

Introdução: a atual pandemia de COVID-19 gerou uma demanda excessiva por respiradores de alta eficiência do tipo N95 e a decisão de reutilizá-los antes do processo de descontaminação, seus efeitos sobre o fator de ajuste dos respiradores são pouco conhecidos.

Objetivo: sintetizar as evidências científicas sobre o fator de ajuste quantitativo de respiradores N95 após serem submetidos a processos de descontaminação com Peróxido de Hidrogênio, Calor Úmido e Luz Ultravioleta.

Metodologia: revisão sistemática de ensaios clínicos, utilizando a metodologia Prisma P e formato PICO para definir a questão de pesquisa e palavras-chave. Descritores em Ciências da Saúde (DeCS) e Medical Subject Headings (Mesh) foram incorporados junto com os operadores booleanos AND e OR; as fontes consultadas foram: EBSCO, Web of Science, Scopus, Science Direct, Redalyc, Oxford, MedRixv, NCBI, Cinhal e Lilacs. Após a coleta, foi realizada a revisão documental e a leitura crítica por meio da ferramenta SIGN 50 (Scottish Intercollegiate Guidelines Network), estabelecendo o nível de evidência e o grau de recomendação para cada estudo selecionado.

Resultados: a busca inicial gerou 798 resultados, diminuindo para 55 quando considerado o resumo e, por fim, foi realizada a leitura completa de cada estudo, identificando os critérios de inclusão e exclusão, selecionando 08 estudos.

Conclusões: Os três métodos podem ser eficazes na manutenção do ajuste quantitativo de respiradores, entretanto, depende dos modelos de respirador a serem usados ​​e do número de ciclos de descontaminação a serem realizados.

Palavras-chave:

descontaminação; dispositivos de proteção respiratória; eficácia; métodos

Introducción

Actualmente el mundo entero se está viendo afectado por la pandemia de COVID-19, causada por el virus SARS-CoV 2, descubierto por primera vez en diciembre de 2019 en una localidad de China llamada Wuhan. La evidencia científica ha demostrado que este nuevo virus se transmite a través de gotitas de secreciones humanas expelidas al aire mediante la respiración, la tos, el estornudo o al hablar. Además, la transferencia de aerosol y fómites, presentes en el entorno cercano de persona infectada, puede promover la transmisión del virus (1).

Los/as enfermeros/as han sido parte de los profesionales protagonistas en el combate de esta enfermedad, y para el cumplimiento de su labor requieren de una política de gestión del trabajo, salud y seguridad de los trabajadores de salud, a fin de identificar y evitar los riesgos ocupacionales que se presentan y que caracterizan al sector de la salud relacionado con los procesos y procedimientos a los que están expuestos (2).

En este aspecto, es relevante para la labor segura de los/as enfermeros/as, y equipos clínicos en general, disponer de elementos de protección personal (EPP), dentro de los que se cuentan elementos de protección respiratoria como mascarillas y respiradores de alta eficacia. Durante la actual pandemia por COVID-19 se ha observado sobredemanda de elementos de protección respiratoria en el ámbito mundial, lo cual ha ocasionado quiebres de stock de estos elementos y, por ende, falta de disponibilidad para la labor diaria de los enfermeros/as que cuidan a personas contagiadas y bajo sospecha de la enfermedad, motivo por el cual se ha debido llevar a cabo prácticas no habituales, relacionadas con la racionalización en su uso (3).

El Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) indica que el respirador N95 forma parte del equipo de protección recomendado para la atención de personas con COVID-19 (4).

El respirador N95 es uno de los respiradores de alta eficacia más conocidos y utilizados en la actualidad en el ámbito clínico de establecimientos hospitalarios. Constituye un estándar estadounidense administrado por el NIOSH (Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional), que forma parte del Centro para el Control de Enfermedades (5).

En relación al proceso de descontaminación y la reutilización de los respiradores, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que estos "no se pueden limpiar sin perder sus propiedades" y que "los métodos para el reprocesamiento de máscaras o respiradores no están bien establecidos ni estandarizados, por lo que deben considerarse solo cuando hay escasez crítica de EPP o falta de EPP" (6).

En Europa, el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC) ha elaborado un documento que analiza una serie de métodos de descontaminación de respiradores, recalcando que esta opción se considerará como último recurso en caso de escasez de estos EPP (7).

De acuerdo a la CDC, la irradiación germicida ultravioleta (UVGI), el vapor de peróxido de hidrógeno (VHP) y el calor húmedo son los métodos de descontaminación de respiradores más efectivos. Además, recomienda que el fabricante del respirador debe ser consultado sobre el impacto del método de descontaminación a usar en estos antes de considerar el uso de cualquier método, de manera de comprender mejor el impacto en el rendimiento del respirador, incluyendo el impacto en la capacidad de filtración y el ajuste requerido para mantener la seguridad del operador (8).

La CDC define que para que un respirador sea eficaz debe cumplir tres criterios:

  • El filtro del respirador debe ser altamente eficaz para captar las partículas que pasen a través de él.
  • El respirador ha de ajustarse bien a la cara del usuario (es decir, crear un sellado hermético) para minimizar la cantidad de partículas que sorteen el filtro a través de espacios existentes entre la piel del usuario y el sello del respirador.
  • El respirador se debe poner y quitar correctamente antes de la exposición, y se usará durante todo el tiempo que dure la exposición (9).

El Departamento del Trabajo de Estados Unidos y su Unidad de Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) han establecido una norma que establece el procedimiento para la prueba de ajuste de respiradores N95 (10).

Esta prueba de ajuste debe realizarse obligatoriamente para identificar el respirador que mejor se adapte al rostro del operador, para ello, el empleador ha de presentar varios modelos para que el trabajador tenga la posibilidad de optar por el más seguro para él. Esta prueba de ajuste puede ser cuantitativa o cualitativa, y tiene que efectuarse, además, al cabo de un año desde la prueba inicial para establecer que el modelo del respirador elegido aún sigue siendo el más adecuado para el trabajador, si no es así, se deberá realizar la prueba con otros modelos hasta encontrar el más apropiado (11).

Durante la prueba de ajuste el trabajador llevará a cabo una serie de ejercicios con el respirador puesto (11):

  • Respiración normal.
  • Respiración profunda.
  • Girar la cabeza de lado a lado.
  • Mover la cabeza hacia arriba y hacia abajo.
  • El trabajador debe hablar en voz alta lentamente y lo suficientemente alto como para ser escuchado claramente por el conductor de la prueba.
  • Mueca: sonreír o fruncir el ceño (este ejercicio aplica solo a las pruebas cuantitativas y no a las cualitativas).
  • El sujeto de prueba se doblará por la cintura como si él/ella se tocara los dedos de los pies. Este ejercicio se sustituirá por trotar en el lugar en aquellos entornos de prueba que no permiten doblarse por la cintura.
  • Respiración normal. Igual que el ejercicio inicial.

Las pruebas cuantitativas usan una máquina para medir la intensidad de la filtración en la máscara y no dependen de su sentido del gusto, olfato o de su irritación para detectarla, como ocurre en el caso de las pruebas cualitativas. El equipo más utilizado y validado por OSHA es un contador de núcleos de condensación (CNC), Portacount (marca TSI), el cual emplea una tecnología de conteo de núcleos de condensación para contar partículas individuales y, de esta manera, lograr una estimación cuantitativa del ajuste del respirador. Se utiliza una sonda cuyo extremo distal se conecta al equipo y el extremo proximal, al respirador evaluado (11).

Durante la realización de cada uno de los ejercicios protocolizados se realiza una medición cuantitativa. Cada segmento produce un factor de ajuste cuantitativo y un factor de ajuste general, que se calcula como la media geométrica de estos puntajes. Se otorga un puntaje de aprobación por un factor de ajuste general ≥ 100, incluso si una categoría individual está por debajo de 100. El rango del sistema está limitado a un puntaje máximo de 200 (11).

El factor de ajuste se calcula de la siguiente manera (12):

FF: (Cb+Ca) /2Cr.

FF: factor de ajuste (fit factor).

Cb: concentración de partículas en la muestra ambiental antes de la muestra del respirador.

Ca: concentración de partículas en la muestra ambiental después de la muestra del respirador.

Cr: concentración de partículas en la muestra del respirador.

El factor de ajuste para las pruebas dinámicas de componentes individuales se calcula para cada ejercicio.

El factor de ajuste general se calcula de la siguiente:

FF x: factor de ajuste para el ciclo de prueba.

N: número de ciclos de prueba (ejercicios).

Un respirador con FF general ≥100 se considera que ha pasado positivamente la prueba de ajuste. Un resultado inferior no es satisfactorio.

El objetivo del estudio es sintetizar la evidencia científica respecto a la efectividad del proceso de descontaminación de respiradores N95 en el factor de ajuste cuantitativo.

Metodología

Revisión sistemática de ensayos clínicos, estudios clínicos aleatorizados y estudios de casos-control, relacionados con los efectos sobre el proceso de ajuste de respiradores de tipo N95, tras procesos de descontaminación (peróxido de hidrógeno, calor húmedo y luz ultravioleta).

El trabajo se estructuró bajo la metodología Prisma P (13), la cual consta de una lista de comprobación con 17 ítems, clasificados en siete secciones que permite planificar la revisión sistemática de manera adecuada y bien protocolizada, disminuyendo, además, la probabilidad de sesgo en la selección de los estudios.

Para la definición de la pregunta de investigación y palabras claves se estableció el formato PICO, incluyéndose como estrategia de búsqueda combinaciones de las palabras claves definidas para el estudio e incorporando Descriptores en Ciencias de la Salud (DeCS) y los Medical Subject Headings (Mesh) junto con operadores boleanos AND y OR (Cuadro 1).

La estrategia de búsqueda consistió en la consulta de las bases de datos EBSCO, Web of SCience, Scopus, Science Direct, Redalyc, Oxford, MedRixv, NCBI, Cinhal y Lilacs, entre el 14 de mayo de 2020 y el 5 de junio de 2020. Se definió como periodo de búsqueda según el año de publicación entre el año 2010 y 2020.

La búsqueda inicial generó 798 resultados. En una segunda instancia se realizó una preselección, considerando título y resumen de interés, reduciéndose los resultados a 55 documentos; y en última instancia se efectuó lectura completa de cada estudio, identificando criterios de inclusión definidos previamente.

La selección final de los estudios se realizó mediante la construcción de una matriz decisional, caracterizando cada documento de acuerdo al cumplimiento o no de los criterios de inclusión definidos.

Los criterios de inclusión considerados fueron los siguientes:

  • Tipo de estudio: ensayo clínico controlado, ensayo clínico controlado aleatorio, estudio caso-control.
  • Tipo de intervención: evaluación de, al menos, uno de los tres procesos de descontaminación en estudio (peróxido de hidrógeno en estado vapor o plasma, calor húmedo y/o luz ultravioleta).
  • Tipo de medida de resultado: resultados de pruebas cuantitativas de ajuste del respirador N95, según normativa OSHA.

Los criterios de exclusión considerados fueron los siguientes:

  • Estudios relacionados con otros métodos de descontaminación.
  • Estudios que contienen solo pruebas cualitativas de ajuste del respirador N95.

De esta manera la selección final de los estudios consistió en ocho estudios de caso control para el problema de estudio (Tabla 1).

Después de la recolección y la revisión documental se inició una lectura crítica utilizando herramienta SIGN 50 (Scottish Intercollegiate Guidelines Network), la cual enfatiza en el análisis cuantitativo y facilita la evaluación objetiva de posibles sesgos metodológicos y de resultados; además, esta herramienta permite establecer el nivel de evidencia y el grado de recomendación de cada estudio (14).

Esta herramienta metodológica dispone de distintos checklist específicos para cada tipo de estudio científico. De acuerdo a ello, se utiliza el checklist N°4 destinado para estudios de tipo caso control, el cual permite ordenar la información entregada por cada estudio, como las características de los casos y los controles, los factores condicionantes de las pruebas realizadas y los resultados cuantitativos del factor de ajuste de los respiradores estudiados.

Con lo anterior se lleva a cabo un análisis de cada estudio y se determina su nivel de evidencia y grados de recomendación.

Posteriormente se elabora una síntesis narrativa sistemática con información presentada en el texto y la confección de tablas para resumir y explicar las características y hallazgos de los estudios. La síntesis narrativa permite determinar la relación y los hallazgos, tanto dentro como entre los estudios incluidos, respecto de los resultados de los test de ajuste de los respiradores (Tabla 2).

Resultados

De los estudios seleccionados, tres evalúan efectos de descontaminación en test de ajuste de respiradores N95 con peróxido de hidrógeno; cinco de ellos miden efectos con luz UV, y otros tres, los efectos con calor húmedo en autoclave.

Todos los estudios evalúan respiradores N95 de diferentes modelos y marcas.

Factor de ajuste tras descontaminación con peróxido de hidrógeno

En cuanto a los estudios que analizaron el efecto del peróxido de hidrógeno vaporizado en el factor de ajuste de los respiradores, un estudio indicó que los respiradores evaluados (3M VFlex 1804, Aura 1870 - 1860 - 8210 y 9210, AO Safety 1054S) pasan exitosamente los test de ajuste hasta después de 10 ciclos de descontaminación (15). En tanto, otro estudio que analiza los efectos del mismo método de descontaminación indica que los respiradores evaluados (3M 1860 y 3M 1870) solo pasan exitosamente el test de ajuste hasta un segundo ciclo de procesamiento (16). Ambos estudios analizan dos modelos de respiradores similares (3M 1860 y 3M 1870), por lo tanto, es posible inferir que estos respiradores, tras dos ciclos de procesamiento con peróxido de hidrógeno vaporizado, no ven alterado su factor de ajuste, siendo este > 100; se necesitan más estudios para evidenciar efecto de diez ciclos.

Un tercer estudio analiza el respirador 3M Aura 9211, determinando que su test de ajuste no se alteró, siendo > 100 tras cada uno de los tres ciclos de descontaminación (18). No existen más estudios que analicen este mismo modelo de respirador y mismo método de descontaminación.

Solo uno de estos estudios menciona la efectividad del test de ajuste tras procesamiento de respiradores con gas plasma de peróxido de hidrógeno. Este estudio utiliza un equipo Sterrad 100NX que genera peróxido de hidrógeno al 59% con un tiempo de exposición de 47 minutos. Según este estudio, los respiradores analizados (3M VFlex 1804, Aura 1870 - 1860 - 8210 y 9210, AO Safety 1054S) solo pasan exitosamente el test de ajuste tras un ciclo de descontaminación, tras un segundo ciclo, el test de ajuste disminuye bajo el umbral aceptable (15).

En general, los estudios indican la efectividad de la descontaminación con peróxido de hidrógeno vaporizado; sin embargo, el estudio que determina efectividad del test de ajuste tras 10 ciclos no es confiable debido a errores metodológicos en la aplicación del test de ajuste (Tabla 3).

Factor de ajuste tras descontaminación con calor húmedo

Un estudio que analizó el test de ajuste para respiradores 3M VFlex 1804, 3M Aura 1870 - 1860 - 8210 y 9210, AO Safety 1054S determinó que la gran mayoría de estos logra mantener su factor de ajuste > 100 tras diez ciclos de descontaminación; sin embargo, los modelos 3M 1860 y 8210 (ambos modelos moldeables) no logran pasar satisfactoriamente el test con el primer ciclo (15). En este estudio se utiliza un equipo Amsco Lab 250 a 121 °C de temperatura, con una exposición de los respiradores de 15 minutos. Se emplea un equipo TSI Portacount 8038 para el test de ajuste realizado en humanos, quienes solo efectuaron dos ejercicios de los ocho definidos por OSHA y no se hizo una prueba de sellado previamente. El estudio no considera factores ambientales al momento de llevar a cabo el procedimiento.

Un segundo estudio, que también analiza el respirador 3M 1870, realizó pruebas de ajuste para cinco ciclos de descontaminación, logrando obtener un resultado aceptable (test de ajuste >100), no se sometió el respirador a más ciclos de descontaminación como en el estudio anterior. Sin embargo, para respirador 3M 1810 no logra pasar test tras el primer ciclo (18). En este estudio se utilizó el equipo Gettinge 533LS a 121 °C, con un tiempo de exposición de los respiradores de 20 minutos. Se emplea un equipo TSI Portacount 8038 para el test de ajuste, realizado en humanos, quienes previamente efectuaron una prueba de sellado; se llevaron a cabo cuatro ejercicios definidos por OSHA para el Protocolo Modificado del test de ajuste. No se definen condiciones ambientales durante el procedimiento.

El tercer estudio realiza exposición a calor húmedo con autoclave, para los siguientes respiradores: 3M 1805, 3M 1870 y 3M 1860. El respirador 3M 1860 no logra resultados aceptables en el test de ajuste para un ciclo en las siguientes condiciones: 115 °C por una hora, 121 °C por 30 minutos, 130 °C por dos minutos y 130 °C por cuatro minutos de exposición. En el caso del respirador 3M 1805, logra obtener resultados aceptables de test de ajuste tras tres ciclos de descontaminación a 115 °C por una hora y a 121 °C por 30 minutos de exposición; no se lleva a cabo un estudio con más ciclos de descontaminación. El último respirador en estudio, 3M 1870, logra resultados aceptables tras tres ciclos de descontaminación a 115 °C (por una hora) y 121 °C (por 30 minutos); se hacen nuevas pruebas tras un quinto ciclo en donde no logran pasar la prueba de ajuste. En este estudio no se identifica el equipo de autoclave utilizado (19). Para el test de ajuste se emplea un equipo Fit Portacount 8030, es efectuado en humanos, quienes no realizan previamente prueba de sellado y se ejecutan cuatro definidos por OSHA en su Protocolo Modificado de test de ajuste. No se definen condiciones ambientales durante el procedimiento.

En general no se puede concluir la efectividad del ajuste de los respiradores sometidos a calor húmedo (121 °C) para diez ciclos de procesamiento dado que el procedimiento realizado carece de rigurosidad. Por otro lado, es posible indicar que los respiradores 3M 1805 y 3M 1870 mantienen su factor de ajuste para, al menos, tres ciclos. Para el caso de los respiradores 3M 1860 y 3M 8210 no obtienen resultados favorables en test de ajuste para un ciclo de procesamiento (Tabla 4).

Factor de ajuste tras descontaminación con luz ultravioleta

Un estudio que analiza el test de ajuste para respiradores 3M 1860, 3M Aura 1870 y 3M 8511 determina que el factor de ajuste tras dos ciclos de descontaminación se mantiene > 100, aunque se evidencia deterioro del respirador (16).

Este estudio utilizó el equipo General Electric 30W Germicidal T8 a 254 nm, con una dosis UV de 18,4 J/cm2 durante 16 horas, no se trata de un equipo cerrado, sino de un equipo que se ubica en pared para irradiar un espacio abierto. Las pruebas fueron realizadas en humanos sin prueba de sellado previo, considerando solo seis ejercicios definidos por OSHA. No define condiciones ambientales al momento de la realización del test de ajuste

Un segundo estudio analiza respiradores diferentes al estudio anterior, considerando los modelos: 3M 8511, 3M 8200, KN95 4C Air, Jackson R20; estos respiradores fueron sometidos a 10 ciclos de descontaminación con irradiación germicida con luz ultravioleta (UVGI), determinando que el test de ajuste final no logra ser >100; los tratamientos con UVGI para los modelos de respiradores estudiados disminuyen el factor de ajuste en un promedio de 77,4%. Este estudio no realiza mediciones de test de ajuste al término de cada uno de los diez ciclos de descontaminación, solo al final de la totalidad de los diez ciclos. El respirador 3M 8200 rompió su correa inferior al término del primer ciclo, por lo cual no fue posible realizar el test de ajuste (20).

El equipo utilizado en este estudio es CHS 208A a 254 nm con tiempo de exposición de 30 minutos. Para el test de ajuste se usó el equipo Portacount Pro 8038, se hicieron las pruebas en humanos con prueba de sellado previo, considerando los ocho ejercicios definidos por OSHA. No define condiciones ambientales al momento de la realización del test de ajuste.

Un tercer estudio analiza los modelos de respiradores 3M 1860, 3M 1870, KC PFR95- 270 y Jackson 20 N95. Todos los modelos obtienen resultados aceptables en test de ajuste para cuatro ciclos de descontaminación con UVGI. Este estudio utiliza un gabinete Sterilgard III 40W a 254 nm durante 15 minutos de exposición. El equipo empleado para realizar test de ajuste es un Portacount 8020A Plus. Se llevó a cabo test sobre humanos seleccionados y entrenados previamente, realizando solo seis de los ocho ejercicios definidos por OSHA, además el tiempo ocupado fue de 10 segundos para cada ejercicio, inferior a lo establecido en la normativa. El estudio define condiciones ambientales óptimas para el desarrollo del test de ajuste (21).

Un cuarto estudio analiza el respirador 3M Aura 9211, determinando que su test de ajuste no se alteró, siendo > 100 tras cada uno de los tres ciclos de descontaminación. No se indica el equipo utilizado para la descontaminación, solo menciona que el procedimiento se efectúa a longitud de onda efectiva entre 260 -280 nm, tampoco existe claridad del tiempo de exposición. Se emplea un equipo Portacount 8038 (TSI) para el test de ajuste realizado en humanos, quienes usaron respiradores durante dos horas antes de realizar prueba de ajuste; se llevaron a cabo cuatro ejercicios definidos por OSHA en su Protocolo Modificado de test de ajuste y no se hizo una prueba de sellado previamente. El estudio no considera factores ambientales (17).

Un quinto trabajo analiza los modelos de respiradores 3M 8210, 3M 8000, Moldex 2200, KC PFR95-270, 3M1870 y 3M 1860 (22). Este estudio determinó que todos los modelos obtienen promedio de factor de ajuste entre 100 y 178 para dos ciclos de procesamiento, no se evidenció una reducción significativa en el ajuste de cada respirador. Se utilizó un equipo Gabinete Sterilgard III 40W con periodo de exposición de respiradores de 30 minutos. Se efectúa una selección de sujetos para la realización del test de ajuste, considerando conocimiento previo y experiencia en el procedimiento, igualmente recibieron entrenamiento previo y se trabajó en ellos sesgo de discriminación entre respiradores prístinos y descontaminados. Para la realización del test de ajuste se empleó equipo TSI Portacount 8020A, considerando condiciones ambientales idóneas. Solo en pruebas iniciales de respiradores se consideraron los ocho ejercicios definidos por OSHA para el test de ajuste, en las pruebas post ciclos de descontaminación, solo se realizaron seis ejercicios y por menor tiempo al estipulado (Tabla 5).

Discusión y conclusiones

Los estudios analizados determinan la efectividad de los tres procesos de descontaminación; sin embargo, esto depende del modelo de respirador N95 estudiado.

Los objetivos propuestos en el presente estudio se cumplen demostrando evidencia científica en la efectividad del factor de ajuste de los respiradores tras ser descontaminados con peróxido de hidrógeno vaporizado, calor húmedo y luz ultravioleta; pese a ello, la cantidad de ciclos a los cuales pueden ser sometidos dependerá del modelo de respirador utilizado. En relación a esto, se evidencia que los respiradores moldeables (p. ej.: 3M 1860 y 3M 8210) no toleran la descontaminación con calor húmedo, este método parece ser más efectivo en respiradores de tipo plegables (p. ej.: 3M 1870, 3M 1805). En el caso de la descontaminación con peróxido de hidrógeno vaporizado no se observa diferencia entre la efectividad en ambos tipos de mascarilla, demostrando que el factor de ajuste no se ve alterado tras dos ciclos. Se observa como un método prometedor de descontaminación la luz ultravioleta, siendo efectiva para todo tipo de respiradores por lo menos tras dos ciclos; sin embargo, hay evidencia de respiradores que toleran hasta cuatro ciclos de descontaminación sin afectación de su factor de ajuste.

Existen varias limitaciones en esta revisión sistemática para determinar la efectividad del ajuste de los respiradores tras los procesos de descontaminación indicados, partiendo por la escasa cantidad de estudios encontrados que cumplieran con los criterios de inclusión y exclusión determinados. Dentro de las limitaciones encontradas se destacan las siguientes:

  • La mayoría de los estudios describe los equipos de descontaminación utilizados; sin embargo, solo uno de ellos hace mención a pruebas de funcionamiento del equipo previas al estudio (18). De igual manera, todos los artículos indican que se rigen por normativa OSHA para la realización de los test de ajustes, en ese sentido todos los estudios utilizan equipos validados por esta institución para realizar la medición cuantitativa; pese a ello, solo uno de ellos lleva a cabo el procedimiento ejecutando los ocho ejercicios que el operador del respirador debe realizar durante cada test y por el tiempo estipulado para cada ejercicio (19) y otros tres estudios hicieron el Protocolo Modificado de test de ajuste con cuatro ejercicios (16-18).
  • Solo tres estudios mencionan las condiciones ambientales del lugar en donde se realizarán los test de ajustes, considerando temperatura ambiental y humedad relativa del aire, esto puede afectar los resultados (15, 20, 21).
  • Ningún estudio aborda la evaluación del posible sesgo y tampoco indican la metodología para su disminución. En relación a lo anterior, solo dos estudios realizan una correcta selección de los sujetos participantes del estudio, considerando experiencia previa en el procedimiento (20, 21).
  • Únicamente dos estudios incorporan preparación de los sujetos previo al procedimiento (20, 21) y tres hacen mención a la realización de la prueba de sellado del respirador necesaria antes de la ejecución del test de ajuste (17, 20, 21).
  • Solo un estudio indica que los sujetos se encuentran cegados, es decir, que desconocen si evalúan un respirador prístino o uno descontaminado (21).
  • Ningún estudio realiza el test de ajuste usando respiradores expuestos previamente al ambiente clínico. En ese sentido habría sido un gran valor agregado al estudio, haber incorporado respiradores previamente utilizados por personal clínico y que los sujetos participantes del estudio fuesen también personas que están habituados al uso de los respiradores en un ámbito clínico.

En el futuro, es necesario el desarrollo de estudios de costo-efectividad de estas metodologías de descontaminación que oriente a los establecimientos en la toma de decisiones para optimizar la gestión de abastecimiento y compras.

Esta investigación ha demostrado, además, que las pruebas de ajuste de los respiradores son un componente esencial en la protección de los trabajadores. Por lo anterior, resulta necesario plantearse la posibilidad de establecer un Programa de Seguridad Respiratoria que integre las políticas ministeriales de salud ocupacional.

Lo anterior implica un desafío para la Enfermería como profesión, considerando la responsabilidad que tiene en la gestión de los recursos y en el cuidado de sus pacientes y equipos de salud a su cargo. Este desafío constituye también una oportunidad para el fortalecimiento de la Enfermería ocupacional, considerando las competencias disciplinares y prácticas necesarias para la definición, diseño e implementación de este programa.

El logro de este desafío permitiría a los equipos de salud, usuarios de respiradores N95 utilizar equipos de alta calidad y acordes a sus características individuales, como ocurre en otros países, definiendo la obligatoriedad de los empleadores a entregar los respiradores que se ajusten perfectamente al rostro del usuario, para la prevención de enfermedades respiratorias en el entorno laboral.

Financiación

Ninguna.

Conflicto de intereses

Ninguno.

Bibliografía

  1. Ling-Pu Z, Meixian W, Yanping W, Jun Z, Nannan Z. Focus on a 2019-novel coronavirus (SARS-CoV-2). Rev. Future Microbiology; 2020. Doi: https://doi.org/10.2217/fmb-2020-0063
  2. Organización Panamericana de la Salud (OPS). Salud y Seguridad de los trabajadores del sector Salud. Manual para gerentes y administradores [internet]. Washington DC: OPS; 2005 [citado 28 dic 2021]. Disponible en: https://iris.paho.org/handle/10665.2/51600
  3. Raurell-Torredà M, Martínez-Estalella G, Frade-Mera MJ, Carrasco Rodríguez-Rey LF, Romero de San Pío E. Reflexiones derivadas de la pandemia COVID-19. Rev. Enfermería Intensiva. Doi: https://doi.org/10.1016/j.enfi.2020.03.002
  4. Center of Disease Control and Prevention (CDC). Conozca su respirador: Su salud podría depender de ello [internet]. Atlanta: CDC; 2020 [citado 28 dic 2021]. Disponible en: https://www.cdc.gov/spanish/niosh/docs/2013-138_sp/default.html
  5. Center of Disease Control and Prevention (CDC). Instituto Nacional para la seguridad y salud ocupacional [internet]. Atlanta: CDC; 2020 [citado 28 dic 2021]. Disponible en: https://www.cdc.gov/spanish/niosh/index.html
  6. Organización Mundial de la Salud (OMS). Rational use of personal protective equipment for coronavirus disease 2019 (COVID-19) [internet]. Ginebra: OMS; 2020 [citado 28 dic 2021]. Disponible en: https://www.who.int/publications/i/item/rational-use-of-personal-protective-equipment-for-coronavirus-disease-(covid-19)-and-considerations-during-severe-shortages
  7. European Centre for Disease Prevention and Control (ECDP). Cloth masks and mask sterilisation as options in case of shortage of surgical masks and respirator [internet]. Estocolmo; ECDP; [citado 28 dic 2021]. Disponible en: https://www.ecdc.europa.eu/sites/default/files/documents/Cloth-face-masks-in-case-shortage-surgical-masks-respirators2020-03-26.pdf
  8. Occupational Safety and Health Administration (OSHA). Guía de cumplimiento sobre la descontaminación de respiradores de máscara con filtro en la atención médica durante la pandemia de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) [internet]. Washington DC: OSHA; 2020 [citado 28 dic 2021]. Disponible en: https://www.osha.gov/memos/2020-04-24/enforcement-guidance-decontamination-filtering-facepiece-respirators-healthcare
  9. Center of Disease Control and Prevention (CDC). Uso adecuado del respirador N95 para estar preparado para la protección respiratoria [internet]. Atlanta: CDC; 2020 [citado 28 dic 2021]. Disponible en: https://blogs.cdc.gov/niosh-science-blog/2020/04/15/n95-preparado/
  10. Occupational Safety and Health Administration (OSHA). Protocolos de prueba de ajuste aceptados por OSHA [internet]. Washington DC; OSHA; 2020 [citado 28 dic 2021]. Disponible en: https://www.osha.gov/laws-regs/regulations/standardnumber/1910/1910.134AppA
  11. Occupational Safety and Health Administration (OSHA). Prueba de ajuste de los respiradores [internet]. Washington DC; OSHA; 2020 [citado 28 dic 2021]. Disponible en: https://www.osha.gov/video/respiratory_protection/fittesting_sp_transcript.html
  12. Occupational Safety and Health Administration (OSHA). Pruebas de ajuste respiratorio [internet]. Washington DC; OSHA; 2020 [citado 28 dic 2021]. Disponible en: https://www.osha.gov/video/respiratory_protection/fittesting.html
  13. Moher D, Shamseer L, Clarke M, Ghersi D, Liberati A, Petticrew M, et al. Preferred Reporting Items for Systematic Review and Meta-Analysis Protocols (PRISMA-P) 2015 statement. Syst Rev [internet]. 2015 [citado 28 dic 2021]; 4(1):1-25. Disponible en: https://systematicreviewsjournal.biomedcentral.com/articles/10.1186/2046-4053-4-1
  14. SIGN 50. A guideline Developer´s Handbook [internet]. Edimburgo: Healthcare Improvement Scotland; 2011. [citado 28 dic 2021]. Disponible en: https://www.sign.ac.uk/assets/sign50_2011.pdf
  15. Kumar A, Kasloff S, Leung A, Cutts T, Strong J, Hills K, Vazquez-Grande G, et al. N95 Mask Decontamination using Standard Hospital Sterilization Technologies. MedRxiv 2020. Doi: https://doi.org/10.1101/2020.04.05.20049346
  16. Smith J, Hanseler H, Welle J, Rattray R, Campbell M, Brotherton T, et al. Effect of various decontamination procedures on disposable N95 mask integrity and SARS-CoV-2 infectivity. MedRxiv. 2020. Doi: https://doi.org/10.1101/2020.04.11.20062331
  17. Fischer R, Morris D, Van Doremalen N, Sarchette S, Matson M, Bushmaker T, et al. Assessment of N95 respirator decontamination and re-use for SARS-CoV-2. medRxiv. 2020. Doi: https://doi.org/10.1101/2020.04.11.20062018
  18. Meisenhelder C, Anderegg L, Preecha A, Ngooi CH, Liao L, Xiao W, et al. Effect of Dry Heat and Autoclave Decontamination Cycles on N95 FFRs. medRxiv 2020. Doi: https://doi.org/10.1101/2020.05.29.20114199
  19. Bopp N, Bouyer D, Gibbs C, Nichols J, Ntiforo C, Grimaldo M. Multicycle Autoclave Decontamination of N95 Filtering Facepiece Respirators. ABSA International [internet]. 2020 [citado 28 dic 2021]. Disponible en: https://journals.sagepub.com/doi/full/10.1177/1535676020924171
  20. Price A, Cui Y, Liao L, Xiao W, Yu X, Wang H, et al. Is the fit of N95 facial masks effected by disinfection? A study of heat and UV disinfection methods using the OSHA protocol fit test. MedRxiv 2020. Doi: https://doi.org/10.1101/2020.04.14.20062810
  21. Bergman M, Viscusi D, Palmiero A. Impact of Three Cycles of Decontamination. Treatments on Filtering Facepiece Respirator Fit. Journal of the International Society for Respiratory Protection [internet]. 2011 [citado 28 dic 2021]; 28(1):48-59. Disponible en:   https://www.isrp.com/the-isrp-journal/journal-public-abstracts/1135-vol-28-no-1-2011-pp-48-59-bergman-open-access/file
  22. Viscusi D, Bergman D, Novak D, Faulkner K, Palmiero A, Powell J, et al. Impact of Three Biological Decontamination Methods on Filtering Facepiece Respirator Fit, Odor, Comfort, and Donning Ease. Journal of Occupational and Environmental Hygiene [internet]. 2011 [citado 28 dic 2021]; 8:426-36. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21732856/