Las enfermeras andaluzas se unen para dar respuesta común a cuestiones de dimensión ética y con conflictos como la eutanasia

Martes, 2 de noviembre de 2021

Hace unos días se celebraron las I Jornadas de las Comisiones de Ética y Deontología organizadas por el Consejo Andaluz de Enfermería (CAE) en Jaén. Unas jornadas en las que participaron tanto enfermeras, como expertos en bioética, juristas, profesores de Enfermería de Andalucía, Valencia y Madrid; así como miembros de las distintas Comisiones de Ética y Deontología de los Colegios Oficiales de Enfermería de las provincias andaluzas.

Foto de las jornadas |CAE
Foto de las jornadas |CAE

Fue allí donde los Colegios Oficiales de Enfermería de las provincias andaluzas han abogado por sumar esfuerzos y trabajar conjuntamente para dar una respuesta común, desde un punto de vista deontológico y profesional, a cuestiones con una clara dimensión ética y con posibles conflictos de derechos como la eutanasia, en cuya regulación aprobada este año en España la profesión enfermera ha sido la gran olvidada.

Los participantes coincidieron en la necesidad de trabajar conjuntamente para dar una respuesta conjunta en este ámbito, tanto a los profesiones como a la ciudadanía en general, con el fin de garantizar una buena praxis de la profesión enfermera, ofrecer una formación de calidad a las enfermeras en materia de bioética, divulgar a la sociedad los principios éticos de la profesión, resolver posibles conflictos, y establecer un marco común de infracciones y sanciones en toda Andalucía. Todo ello en el marco de las competencias de los Colegios Profesionales y del Código Deontológico de la Enfermería Española, que actualmente se encuentra también en fase de revisión y actualización, pues las bases del vigente datan de 1989, tras registrar una pequeña modificación en 1998. Además, se planteó la posibilidad de que Andalucía pueda contar, como otras Comunidades Autónomas como la Valenciana, con su propio código deontológico en un futuro.

Previamente, la segunda de las mesas se centró en el debate y análisis de la propia Ley Orgánica 3/2021, de 24 de marzo, de regulación de la eutanasia; y del reciente Decreto andaluz que regula el Registro de Profesionales Sanitarios Objetores de Conciencia a la prestación de ayuda para morir en Andalucía y la Comisión de Garantía y Evaluación para esta prestación, en vigor desde el pasado 21 de octubre. Durante el debate quedó patente que la profesión enfermera ha sido la gran olvidada por el legislador en esta ley orgánica, un olvido de la Enfermería por parte de las autoridades sanitarias, en éste y otros temas, que también quedó patente a lo largo de las jornadas.

Entre otras reflexiones y críticas, se recordó que mientras que la ley define la figura del médico responsable y del médico consultor, tan solo se habla de un indeterminado equipo sanitario responsable; y que los profesionales de enfermería tan solo aparecen mencionados en dos ocasiones en esta normativa. De igual manera, se señaló que la verificación previa de que concurren los requisitos para solicitar y recibir la prestación de ayuda a morir recae en dos miembros de la Comisión de Garantía y Evaluación, un médico y un jurista, que tienen capacidad de decisión si esta es favorable a la realización de la prestación.

Por otro lado, en esta misma mesa en torno a la Ley reguladora de la eutanasia se presentaron los resultados de la encuesta de Percepción y actitudes de los enfermeros y enfermeras del Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA) sobre la legislación de la eutanasia y la objeción de conciencia, realizada por el Colegio de Enfermería de Jaén entre una muestra muy representativa de enfermeros de esta provincia.

El vicepresidente del Colegio jiennense y coordinador de ética y legislación en cuidados nefrológicos, Antonio Barranco, expuso que, según los datos de esta encuesta, el 60% de los enfermeros está a favor del derecho a la eutanasia “y ven la eutanasia moralmente aceptable”; y solo uno de cada cuatro (concretamente el 26%) tiene pensado declararse objetor de conciencia ante casos de eutanasia. Se trata de un porcentaje similar al de otros países en los que el derecho a la eutanasia está implantado, como es el caso de Bélgica y Canadá, recordó Antonio Barranco, que afirmó que los datos de esta encuesta “se pueden extrapolar a otros territorios”. Asimismo, añadió que un amplio porcentaje de encuestados coincide en destacar el impacto emocional que supone la eutanasia, y que otro 14% no tiene todavía una postura definida al respecto.

Noticias relacionadas

Andalucía, CAE, ética, Eutanasia, Jornadas Enfermería

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*