¿Cómo influye la dieta en la calidad seminal?

Martes, 28 de noviembre de 2017

La revista Metas de Enfermería ha publicado un artículo, titulado «Influencia de la ingesta alimentaria en la calidad seminal», en el que sus autores tratan de establecer una relación entre los componentes de la alimentación y la dieta seguida por la población estudiada y la cantidad y la movilidad de los espermatozoides de los hombres participantes en la investigación.

Para elaborar este trabajo, Concepción del Pino, enfermera del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Reyes Velázquez, especialista en obstetricia y ginecología en el mismo centro, y los ginecólogos Julio A. Gobernado, Ana Belén Casas, Laura Barrero y Luis Rodríguez-Tabernero, también del Clínico de la capital vallisoletana, han desarrollado un estudio de los hábitos alimentarios y el análisis de la calidad seminal de los voluntarios.

Método de realización

Para llevar a cabo esta investigación, se procedió a analizar la dieta de un total de 50 hombres, derivados a la Unidad de Reproducción Asistida, a la que acudían para iniciar un tratamiento de fecundación in vitro junto con su pareja, entre enero y junio del año 2015.

A dichos pacientes se les entregaba un documento en el que debían dejar registrada su alimentación cada dos días, tanto en aspectos de contenido como de preparación, incluidos los productos precocinados. Los datos consignados se trasladaron a la aplicación informática Dietsource 3.0, que establece la composición completa de la dieta, una herramienta de uso extendido en las consultas de nutrición.

Al mismo tiempo, se evaluaron las muestras de semen, en diversos aspectos empleando diferentes técnicas de análisis existentes a este respecto, que los participantes habían proporcionado para el tratamiento antes mencionado.

Resultados

Una vez estudiados estos parámetros, los autores de esta investigación hallaron que el consumo calórico de los sujetos analizados se correspondía con las recomendaciones habituales en este sentido, presentando una media de 2.700 kilocalorías por día. Por otro lado, los resultados del proyecto pusieron de manifiesto un exceso en la ingesta en lípidos y proteínas; en cuanto a los valores del seminograma, se encontró una gran dispersión tanto en cantidad como en movilidad.

Así, este trabajo constató únicamente existe una relación estadísticamente significativa entre el consumo de proteínas y la calidad seminal, y que esta relación es directamente proporcional, es decir, que cuanto mayor es la ingesta de este componente, mayor es el recuento de espermatozoides.

Por último, los autores señalan que existe una gran evidencia científica que relaciona los hábitos de la dieta con la calidad seminal, y que lo que hace original esta investigación es el análisis exhaustivo de la alimentación de los participantes para poder conectar cada elemento de esta con los parámetros de cantidad y movilidad del esperma, mediante la aplicación informática antes mencionada.

Este artículo se encuentra disponible en la web de Metas de Enfermería, y se puede acceder al mismo a través del siguiente enlace:

https://www.enfermeria21.com/revistas/metas/articulo/81145/

Calidad seminal, dieta, Influencia, revista Metas de Enfermería

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*