Día Mundial para la Prevención del Suicidio: “El suicida no quiere morir, quiere dejar de sufrir. Es preocupante que el número de casos vaya en aumento en la población joven”

Viernes, 2 de septiembre de 2022

por Natalia Hernández Manjón

El porcentaje de suicidios es muy alto. De hecho, en España es una de las principales causas de muerte. Un problema que hay que atajar y que no solo afecta a la persona que lo lleva a cabo, la OMS nos dice que cada suicidio afecta de manera más directa al menos a seis personas del entorno del suicida. El 10 de septiembre se celebra el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, hablamos con Juan Carlos Palomo Lara, profesor de Enfermería de Salud Mental en el Centro Universitario de Enfermería San Juan de Dios, coordinador de Cuidados de Enfermería y docente universitario de Enfermería de Salud Mental en Cruz Roja Sevilla, para adentrarnos en este problema y recordar que “el suicidio es evitable y se puede prevenir. Hay que acordarse del problema no sólo el 10 de septiembre, sino el resto del año”.

Juan Carlos Palomo Lara explica la importancia de la Enfermería y la necesidad de prevenir para evitar el suicidio
Juan Carlos Palomo Lara explica la importancia de la Enfermería y la necesidad de prevenir para evitar el suicidio

-Pregunta: El 10 de septiembre se celebra el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. Según la OMS, cada año se suicidan cerca de un millón de personas en el mundo, de hecho, es una de las principales causas de muerte. ¿A qué crees que se debe este aumento de casos?

-Respuesta: El suicidio es un síndrome multifactorial. Asociado habitualmente a la enfermedad mental, eso es un factor de riesgo importante, pero también el sufrimiento emocional, la infelicidad, el dolor crónico, la falta de recursos económicos o la capacidad para el abordaje de los problemas… El aumento de casos obedece, entre otras causas, a que hacemos muy poco para prevenirlo. Influye también una peor capacitación de la sociedad en general a enfrentarse a las dificultades que nos van surgiendo. El suicida no quiere morir, quiere dejar de sufrir. Es preocupante que el número de casos vaya en aumento en la población joven.

-Pregunta: Para atajar este problema es necesario el área de Salud Mental. ¿Cuál es el papel y la función de los enfermeros y cómo ayudan para acabar con el suicidio?

-Respuesta: La Enfermería tiene un papel importante, como en todos los problemas de salud en los que es necesaria una prevención, y en el caso del suicidio apenas se hace. Existen enfermeros y enfermeras especialistas en salud mental que forman parte de los equipos de esta especialidad, con un papel más cercano a la persona con un trastorno mental. La capacitación de las enfermeras en Atención Primaria en la detección de este problema es un factor a tener en cuenta a la hora de abordar el disminuir su incidencia. Pero esta, lejos de disminuir, aumenta con los años.

-Pregunta: Han sido varios años duros debido a la pandemia que provocó el cierre completo de todo el mundo y, por ende, la disminución de consultas o que se realizaran por vía telefónica. Hace poco que se lanzó el número 024, un servicio de alcance nacional, gratuito, confidencial y que está disponible las 24h todos los días del año, ¿qué opina de este nuevo servicio? ¿Es un buen método para prevenir el suicidio?

-Respuesta: Sin duda, las experiencias en las comunidades autónomas que han hecho algo en materia de prevención (no existe un plan nacional al respecto como, p. ej. para la violencia de género) o de otros países así lo indican. Existen iniciativas desde los servicios sanitarios, p. ej. en el seguimiento telefónico de pacientes con gestos suicidas o intentos de suicidio que han pasado por urgencias y también asociaciones de usuarios que ofrecen un servicio de este tipo.

Dado el colapso de la asistencia sanitaria especializada en esta área, tener una línea ágil donde poder consultar, donde alguien te escuche, aconseje, intervenga y oriente es el primer paso.

-Pregunta: Otro de los datos preocupantes que descubrimos estos meses tras la macroencuesta realizada por el Consejo General de Enfermería de España (CGE), en coordinación con el resto de la Organización Colegial al completo (colegios provinciales y consejos autonómicos), la pandemia por COVID-19 ha extenuado a la profesión enfermera: el 85% ha visto afectada su salud mental y la mitad se ha planteado abandonar la Enfermería. ¿Qué se necesita para frenarlo?

-Respuesta: Creo que mejorar las condiciones laborales en todos los sentidos: ratios enfermera-paciente adecuados para dar unos cuidados de calidad, recursos materiales suficientes, conciliación de la vida laboral con la familiar, remuneración económica acorde a la capacitación profesional; somos graduados pero cobramos menos que otros graduados del sistema sanitario y apoyo psicológico para manejar el cuidado en áreas donde se trabaja a diario con el sufrimiento humano. La vocación de cuidar a los demás ha de acompañarse de otras muchas cosas.

-Pregunta: ¿Cómo se puede concienciar y movilizar a la población en este sentido?

-Respuesta: El papel de la Enfermería ha salido algo más a la luz en la pandemia. Somos el colectivo que más ha estado junto al paciente, en Atención Hospitalaria y en Primaria, donde no hemos dejado de ir a los domicilios ni en los peores momentos de la pandemia. La labor de las enfermeras suele ser bastante invisible. Hay muchos usuarios que cuando te ven haciendo programas de salud o cualquier otra actividad más allá de poner fármacos o realizar curas te llaman Dr. o Dra. porque creen que es un médico quien les está atendiendo. Hay que visibilizar más el papel y las competencias enfermeras.

-Pregunta: El suicidio no solo afecta a la persona que lo lleva a cabo, también a su familia y círculo cercano. Como enfermero, ¿cuáles son los síntomas que pueden ayudar a un familiar o amigo a detectar rápido que una persona necesita ayuda/una conducta suicida?

-Respuesta: Sin duda, la OMS nos dice que cada suicidio afecta de manera más directa al menos a seis personas del entorno del suicida. Más que hablar de síntomas lo que hay que hacer es empezar a visibilizar el problema hablando de él y sacándolo a la luz pública. Cualquier persona puede suicidarse si se dan determinadas circunstancias. Ahora mismo es un tabú, el que lo ha intentado o lo está pensando se calla porque suicidarse “es de cobardes”, y si se calla y no lo vemos, no le podremos ayudar.

Campañas sobre los accidentes de tráfico no han aumentado los accidentes sino que han disminuido el número de sucesos y víctimas. Hablar de la violencia de género no supone que se dé más, si hay más casos son por otros factores que hay que atajar pero una sociedad sensibilizada con un determinado problema porque se habla de él con asiduidad, es más proclive a interesarse por aquel que está triste, que sufre acoso, sufre por una enfermedad, que está solo, que no tiene recursos o que no sabe enfrentarse a sus problemas.

-Pregunta: ¿Tenéis algún programa o protocolo de prevención de suicidio en el hospital?

Respuesta: Los hay pero a nivel local o autonómico; como he comentado anteriormente, hace falta un plan nacional de prevención del suicidio.

-Pregunta: La tendencia en nuestro país en la última década es de un aumento en el número de casos, ¿qué podemos hacer?

Respuesta: Campañas de sensibilización a nivel nacional: de lo que no se habla, no existe. Hay que visibilizar el problema. Que una persona se suicide en el mundo cada 40 segundos o que por cada caso que conocemos haya 20 que lo han intentado, son datos a considerar.

Planes de prevención, la principal estrategia en el abordaje de los problemas de salud, y la más económica, es prevenir y el suicidio se puede prevenir.

Mejorar los recursos que destinamos a la salud mental. Tenemos una ratio de enfermeras de salud mental, psiquiatras y psicólogos por debajo de la media europea. De cada 100 euros en gasto sanitario, sólo 5 se destinan a la salud mental.

Para concluir decir que el suicidio es evitable y se puede prevenir. Hay que acordarse del problema no sólo el 10 de septiembre, sino el resto del año.

Noticias relacionadas

ayuda, Día Mundial para la Prevención del Suicidio, enfermería, prevención del suicidio, salud mental, suicidio

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*