«El ronquido puede afectar a funciones vitales»

Jueves, 11 de febrero de 2016

dra-ana-arenas-unidad-sueno-policlinica-gipuzkoa_originalEn palabras de Ana Arena, neurofisióloga de Policlínica Gipuzkoa, los ronquidos pueden tener consecuencias ya que «deterioran la calidad de vida tanto si es ronquido aislado como si se acompaña de aumento de la resistencia de la VAS u obstrucción de esta. Un mal descanso nocturno nos condicionada nuestra calidad de vida” y también para el acompañante, afectando a su calidad de sueño.

Para solucionar este problema, Ana Arena explica que «lo primero que hay que valorar es si el ronquido es algo aislado o si está asociado a un trastorno respiratorio. Hay que valorar dónde está el origen del ronquido y que tejidos son los que vibran durante el sueño. El origen puede ser nasal, nasofaríngeo (adenoides), cavidad bucal (paladar blando, amígdalas, uvula), orofaríngeo (base de lengua) o faríngeo».

Para ello, asegura la especialista, «es importante hacer una exploración directa y con fibroscopio. Las pruebas de imagen también ayudan a valorar espacio faríngeo. La fibrosomnoscopia hace un examen de vía aérea superior bajo sueño inducido, en quirófano, y ayuda a localizar el punto exacto de origen del ronquido o de obstrucción en caso de que hubiera. Una vez localizado el origen del ronquido se puede decidir el tratamiento idóneo».

«En el caso de tener un trastorno respiratorio del sueño –explica Ana Arena-, la prueba más fiable es la polisomnografía nocturna hospitalaria, que registra no solo variables respiratorias, también neurológicas, de calidad de sueño, cardíacas, de movimiento y las relaciona con las distintas fases de sueño o posición».

Ana Arena también ha destacado que «el ronquido simple es signo de una, aunque sea leve, obstrucción de la VAS. No solo molesta al compañero de cama, sino que también provoca una peor calidad de sueño al que lo padece ya que puede causarle pequeños microdespertares y síntomas al día siguiente de sequedad de boca, cuando el ronquido es asociado a otros signos como pausas respiratorias, ronquido que se interrumpe y reinicia más intenso, nicturia, sudoración importante y/o síntomas diurnos como mala calidad del sueño, hipersomnolencia, irritabilidad, alteración de la memoria o concentración,… es cuando sospecharemos un trastorno respiratorio durante el sueño, SAHS».

descansar, dormir, neurofisiologa, policlínica gipuzkoa, ronquidos

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*