Enfermeros participan en el proceso de trasplante de médula ósea en domicilio del Regional de Málaga

Lunes, 24 de junio de 2019

Profesionales enfermeros participan en el proceso de trasplante de médula ósea en el domicilio que ha puesto en marcha el Hospital Regional de Málaga, con el que se pretende promover el restablecimiento y reforzar la calidad de vida de los pacientes. De esta forma, el personal de enfermería se encuentra al cargo de los cuidados que se llevan a cabo en su lugar residencia, a través de visitas diarias y evaluaciones integrales.

© Hospital Regional de Málaga

Así, de acuerdo con lo expuesto por el propio centro malagueño en un comunicado, sus labores principales en este campo pasan por establecer un plan específico de cuidados para cada persona, la toma de constantes y registros, análisis de sangre, hemocultivos y recogida de muestras, administración de los fármacos prescritos, así como la programación, a través de bombas elastoméricas, de antibióticos, en caso de ser necesarios.

Además de estas intervenciones, los pacientes pueden ponerse en contacto con su enfermera, que se encuentra en comunicación permanente con el médico responsable del trasplante, que establece los tratamientos adecuados para cada situación, en horario de 8 a 22 h, los siete días de la semana; fuera de este intervalo, cualquier contingencia es atendida por el hematólogo de guardia.

Vítor Baena, director gerente del hospital, ha querido poner de manifiesto durante el acto de presentación, recogen en la citada nota informativa, que este procedimiento para trasplantes de médula ósea se basa en el abordaje domiciliario de la etapa de bajada de defensas que sucede tras la quimioterapia en caso de trasplante de progenitores hematopoyéticos, que, hasta el momento, se realizaba mediante ingreso, en el que el afectado pasaba dos semanas en aislamiento, de media.

Este plan está indicado para pacientes con diagnóstico de mieloma, amiloidosis, linfoma u otras enfermedades autoinmunes, y para que se lleve a cabo el domicilio debe reunir una serie de requisitos, como que su ubicación se encuentre a menos de una hora del centro y contar ciertas condiciones de higiene y seguridad o el cuidador ha de estar disponible para la ayuda y el control del afectado todo el día.

En este sentido, la inclusión en el programa se realiza en la consulta de pretrasplante, en una decisión que atañe tanto al personal médico como enfermero, valorando, en caso de admisión, la casa en la que va a permanecer y ofreciendo consejos para el traslado. En esta etapa, la enfermera se encarga de realizar una entrevista en la que consigue información sobre el cuidador principal, la capacidad de autocuidados o la proximidad del domicilio.

El protocolo, informan desde el Regional de Málaga, fue recientemente presentado en un acto que contó con la presencia de Jesús Aguirre, consejero de Salud de Andalucía, el propio Baena, Manuel Isidro, director de la Unidad de Hematología y Hemoterapia, María Jesús Pascual, hematóloga responsable del programa de trasplantes de médula ósea, Esther Manotas, supervisora de Enfermería de Hematología, y Eloy Díaz, paciente incluido en el programa y dado de alta el pasado mes de mayo.

Noticias relacionadas

Cuidados domiciliarios, enfermeras, Hospital Regional de Málaga, Trasplante de médula ósea

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*