José López (Cs): “Es imprescindible que desde el Gobierno se retome el liderazgo en el análisis, control y supervisión del sistema sanitario”

Martes, 23 de abril de 2019

José López Mellado es enfermero, profesor y político. Llevaba dedicándose a la Enfermería 20 años hasta que un día decidió ir por otro camino para “transformar España”, y se afilió a Ciudadanos, convirtiéndose en concejal en la región de Murcia donde asesora en materia de sanidad. Tiene claro que la política sociosanitaria tiene que cambiar, así como crear nuevas iniciativas que favorezcan el empleo, acaben con la precariedad, la temporalidad y la rotación de plantillas, y que Ciudadanos que tiene las claves para conseguirlo. Hablamos con él para que nos cuente qué hará su partido si gana las próximas elecciones en materia de sanidad.

José López | Ciudadanos

-Pregunta: ¿Por qué se decidió primero, por la Enfermería o por la política?

-Respuesta: Llevo en el ejercicio de la profesión 20 años y los últimos como profesor asociado en la Universidad de Murcia. Soy uno de tantos compañeros en Ciudadanos que un día decidimos hacer algo más para transformar España y di el paso.

-P: ¿Cómo comenzó su andadura política? Háblenos de sus primeros pasos en la espera pública.

-R: En alguna ocasión había visto a Albert Rivera en televisión, su mensaje me llegó: hablaba directamente a los ciudadanos, tenía un discurso nuevo, limpio, y de futuro. Era acorde con los planteamientos de transformación que la sociedad necesita y con la defensa de la igualdad y la protección de las libertades individuales y colectivas. Me informé de qué principios y valores defendía un partido liberal y progresista, de centro y europeísta. Sin dudarlo, me afilié a través de la web a finales de 2012.

A partir de ahí asistí a reuniones, se organizaron grupos de trabajo, empecé a conocer a mucha gente motivada y con ganas de cambio. En esos momentos, Ciudadanos no era tan conocido, pero teníamos la misma ilusión que compartimos todos ahora. Participé en las elecciones europeas y obtuvimos un gran resultado. Catalanas, andaluzas, generales, diversas autonómicas… y siempre viviéndolas con entusiasmo y empeño. En 2015 se presentó la gran oportunidad, tras unas primarias, de ir en la lista por Alcantarilla, el municipio donde viví mi infancia y juventud. Tuve el gran honor de ser cargo público como concejal, y siendo coordinador regional de Sanidad, junto a un gran equipo de expertos y profesionales, confeccionar nuestro programa autonómico. Posteriormente me incorporé al grupo nacional desde donde hemos podido apostar de forma decidida por una sanidad más transparente, más accesible y -sobre todo- más equitativa.

 Poder participar con mi visión como enfermero de la primera línea municipal de las políticas sociales y el bienestar, proponer modificaciones legislativas o que mejoren la vida de los murcianos desde la Asamblea Regional o plantear propuestas para los programas nacionales en materia de sanidad  para mi profesión y los españoles está siendo muy intenso, pero plenamente satisfactorio.

-P: En algún momento, a lo largo de su carrera, ¿ha tenido que compaginar su labor política con el desempeño de la profesión enfermera?

-R: Durante estos 4 años he seguido con mi labor asistencial y docente, y al tiempo desempeño funciones desde una oposición constructiva como concejal, mientras asesoro en materia de sanidad a nuestro grupo parlamentario en la Región de Murcia. Es mucho el esfuerzo que numerosos compañeros estamos realizando para ayudar a cambiar las cosas y vamos a cambiarlas.

-P: Desde su perspectiva como enfermero y político, ¿cuál es la situación de la sanidad en España?

-R: El análisis del Sistema Nacional de Salud está demostrando que la peor financiación se corresponde con los peores resultados. El 7% del PIB es la media de la OCDE y tendríamos que colocarnos por encima. Los presupuestos autonómicos están por debajo de lo que realmente se gasta, deberíamos crecer más de un punto para recuperar en parte lo perdido. Auditar la gestión de los servicios de salud para poder posteriormente operar analizando cómo estamos y cómo podemos crecer  en la prestación de los servicios diarios, en la fijación de precios o en la innovación nos marcará el margen de mejora.

El Sistema Nacional de Salud (SNS) es una herramienta imprescindible en el modelo de estado del bienestar. Sin duda, durante estos últimos años, el deterioro que ha sufrido ha sido importante. Los profesionales han soportado de forma ostensible  y en detrimento de los niveles de calidad, de equidad y de justicia. Es imprescindible que desde el Gobierno de España se  retome el liderazgo en el análisis, control y supervisión de nuestro sistema sanitario. Debemos  retomar competencias abandonadas por el Gobierno. Debemos impulsar una tarjeta sanitaria única para que cualquier español pueda ser atendido en cualquier lugar del país sin trabas y con la misma cartera de servicios, algo que ni los gobiernos del PP ni del PSOE han querido impulsar, ayudando a blindar esas diferencias con las que nosotros queremos acabar.

Nuestro sistema sanitario, en su actual configuración, no garantiza la equidad y la cohesión entre todos los usuarios y entre los diferentes territorios de España: las diferencias demográficas, económicas y sociales no deben incidir en proporcionar diferentes respuestas en calidad y tiempo de los tratamientos, intervenciones quirúrgicas,  pruebas diagnósticas, cobertura de atención primaria o cartera de servicios.

Un aumento de la calidad asistencial es primordial y para ello necesitamos herramientas. Saber en qué fallamos y cómo lo podemos mejorar, proporcionando sostenibilidad al sistema. Para ello acabar con el clientelismo forjado durante décadas, mejorar la gestión desde la excelencia eliminando la libre designación, en puestos directivos y de gestión, y promoviendo el mérito y la capacidad como fuentes de mejora a nuestro sistema debe ser nuestra piedra angular.

Desde un enfoque multidisciplinar no se está aprovechando el potencial de nuestros profesionales sanitarios, ni de los que están ni de los que se deben incorporar taxativamente. La merma que ha producido en ellos, la crisis económica y la ausencia de un modelo resolutivo y eficiente ha sido de un impacto notorio en los servicios sanitarios y del que sin la ayuda de los profesionales  hubiese afectado más aún a los pacientes.

-P: Como político, ¿qué planes le gustaría llevar a cabo para mejorar la situación de la sanidad? ¿Cree que Ciudadanos podría ayudar a la Sanidad?

-R: Debemos  mejorar la gestión y el rendimiento. El Sistema Nacional con sus diferentes autonomías gasta más de un tercio de los presupuestos , pero no se rinden cuentas, no se conoce la actividad de los profesionales, el rendimiento o el número de pruebas diagnósticas, la frecuencia de complicaciones, la morbilidad, etc. Y si existen son parciales y adulteradas. Lo vemos en el flagrante caso sobre listas de espera en Andalucía que solo hemos podido destapar una vez Cs ha llegado al Gobierno andaluz tras casi 40 años de monopolio del PSOE: medio millón de andaluces no aparecían.

Necesitamos  indicadores que nos permitan  hacer la revolución pendiente en el sistema de salud de instalar la transparencia, la profesionalización de la gestión y la rendición de cuentas. Dar explicaciones.

La rendición de cuentas en la política tiene que ser de obligado cumplimiento, en Ciudadanos lo es. Si usted es responsable de gestionar  dinero público,  usted tiene que explicar públicamente lo que ha pasado con ese dinero: transparencia. Para ello promoveremos los cambios normativos y legislativos necesarios para que todo esto se produzca.

La política sociosanitaria debe cambiar. Tenemos un Ministerio de Sanidad y de Bienestar Social (y Consumo), pero en muchísimas CC AA tenemos una consejería de Sanidad (o Salud) y una consejería de Servicios Sociales (o Política Social). La estructura de las consejerías debería reformularse y deberíamos reorientar el sistema hacia una atención más centrada de los pacientes. La población cada vez está más envejecida y necesitada de atención simultánea de políticas sociales y servicios sanitarios. Aquí la labor de la enfermera gestora de casos y potenciar y dotar a nuestras compañeras de atención primaria es prioritario.

-P: ¿Cómo ha vivido desde la esfera política y como profesional enfermera los recortes en sanidad que se han producido en los últimos años?

-R: He podido comprobar en primera persona cómo hemos tenido que asumir mayores cargas asistenciales, el despido de compañeros que llevaban años trabajando de forma continuada, el aumento de la temporalidad con la consecuente inestabilidad en la continuidad de los cuidados basados en la experiencia que vamos adquiriendo, la merma económica en salario, la falta de productividad, etc

Desde Ciudadanos hemos instado al desarrollo de iniciativas llevadas a parlamentos autonómicos y al Congreso de los Diputados  para favorecer la estabilidad en el empleo de los profesionales, acabando con la precariedad, el abuso de la temporalidad y la excesiva rotación de plantillas, así como incentivar la creación de plazas en atención hospitalaria y primaria redimensionando las áreas de salud  para proporcionar la mayor accesibilidad a los ciudadanos.

-P: Y por otro lado, ¿cómo abordaría en la próxima legislatura si Ciudadanos gana las elecciones las principales reivindicaciones actuales de la profesión (especialidades, prescripción, ratios enfermera/paciente…)?

-R: Ciudadanos es un partido que actúa con responsabilidad y valentía y afrontará los cambios normativos necesarios para que una profesión como la nuestra llegue a las cotas necesarias para una mejora orientada a la excelencia en el cuidado.

El desarrollo de las especialidades enfermeras debe ser inminente y debe llevar aparejada una recatalogación de puestos de trabajo, incremento de plazas en unidades docentes y mejora en la formación teórico práctica. La inversión que hacemos en formar a nuestros especialistas debe redundar en los cuidados que ofrecemos: para ello es necesario generar esos espacios.

La prescripción enfermera: seguimos a merced del gobierno de turno, a base de decretos y desarrollo por parte de cada autonomía. Esto no proporciona estabilidad en la profesión, ni nos equipara a nuestros compañeros europeos sino todo lo contrario. No puede ser que una matrona en la Comunidad Valenciana realice intervenciones basadas en un decreto y en Madrid otras; o que las competencias prescriptivas de una enfermera de atención primaria gallega estén más limitadas que las de una profesional andaluza .

Para gestionar cada vez mejor debemos buscar los mejores gestores y esto sólo se producirá desde la base del mérito y la capacidad. Y en esa gestión debemos reinventar la forma de equiparar número de profesionales necesarios vs atención sanitaria. Hacen falta más enfermeras, sin duda, pero debemos hacer el esfuerzo de, mediante indicadores, adaptar estos profesionales a las necesidades de la población , su envejecimiento, su dispersión geográfica, fragilidad, etc. En un barrio  de una ciudad en expansión con una población joven y con hijos, la concordancia entre ‘número de cartillas’ y profesionales necesarios será distinto a una pedanía con un proceso de envejecimiento, dependencia y necesidades sociales crecientes. Existen herramientas, utilicémoslas y mejoremos.

Para que la Atención Primaria encuentre la esencia para lo que fue creada, debemos ayudarla. Para ello el presupuesto debe y tiene que ser para ella. Y la atención domiciliaria debe empoderarse, asumir espacios aún por desarrollar y conectar al individuo desde allí con su entorno y la comunidad. Los olvidados cuidados paliativos y nuestra bloqueada Ley de Derechos y Garantías de las Personas ante el Proceso de la Muerte. La coordinación de los dispositivos extrahospitalarios y las urgencias en los hospitales mediante planes integrales. Somos pieza clave.

Una adecuada regulación de los convenios de prácticas pregrado y formación EIR, una mejora del reconocimiento de los profesionales que asumen la docencia en centros sanitarios, promover la creación de nuevas plazas de titulares y ayudantes doctor en nuestras facultades para proporcionar estabilidad contando con la mejora de las condiciones de los profesores asociados que tanto están aportando desde su experiencia a nuestros estudiantes están en la hoja de ruta de Ciudadanos.

 -P: En este sentido, ¿cree que los profesionales enfermeros deberían contar con mayor reputación en puestos directivos? ¿Qué medidas tomaría para incentivar su presencia en cargos de relevancia pública?

-R: Reputación tenemos, basta con ver la última encuesta America´s Most & Least Trusted Professions de Forbes. Lo que nos falta es que nos den la oportunidad, una oportunidad real pero también  las enfermeras tenemos ya la obligación de mostrar y demostrar de qué somos capaces.

La enfermería se ha estado preparando durante años para afrontar el liderazgo y el desarrollo de las competencias que ya a nivel académico y profesional se nos han otorgado. Este es el momento. Desde la política y la administración pública debemos realizar los cambios necesarios para que esta preparación se consolide y obtenga sus frutos. Se deben revisar ,desde los planes de ordenación de recursos humanos, las plantillas de catalogación de los puestos directivos de los servicios de salud para que los mejores gestores gestionen. De nuevo mérito y capacidad, con una despolitización de la gestión sanitaria. Vamos a ello.

 -P: ¿Se plantearía dejar la política después de tanto tiempo para dedicarse en exclusiva a la Enfermería?

-R: En mi caso es justo al contrario. Vengo del mundo profesional y me incorporé a este proyecto convencido de que se pueden cambiar las cosas, que desde la aportación de lo profesional la dimensión de los procesos mejora, que se puede gestionar mejor y que se puede acercar más aún la sanidad a los ciudadanos… y así esta siendo. He adquirido un compromiso con este gran equipo, con un ambicioso  programa y con mi profesión. Si un día hay que dar el paso, lo daré. Vamos.

Noticias relacionadas

28A, elecciones generales, gobierno, José López Mellado, Partido Ciudadanos, políticas sanitarias

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*