La Editorial DAE lanza una nueva edición de Enfermería del niño y el adolescente

Martes, 9 de julio de 2019

“Cualquier intervención sobre la salud desarrollada en el ámbito de la infancia contribuye, de una manera notable, no solo en la salud en esta etapa de la vida, sino que ejercerá un efecto protector hasta el final de la misma”, de este modo explica María Ascensión Rodríguez López en el prólogo de la nueva edición de Enfermería del niño y el adolescente (Editorial DAE) la importancia de la especialidad pediátrica enfermera.

La obra, coordinada por María Ascensión Rodríguez López, Carmen Tamara González Fernández y David Megías Plata, está compuesta por dos volúmenes donde se abordan y dan las principales claves en el cuidado del menor basadas en las últimas actualizaciones en evidencia científica.

En esta tercera edición se incluyen, además, nuevos temas como los beneficios de la ludoterapia durante el tratamiento y recuperación del niño, la importancia de la vacunación o la atención a los menores con problemas de salud mental y sus familias. De esto, de la importancia de la enfermera pediátrica dentro del equipo interdisciplinar, así como de su papel en la promoción de la salud entre adolescentes, charlamos con Rodríguez López.

Pregunta.- Acaba de salir publicada una nueva edición de la obra Enfermería del niño y el adolescente, ¿qué nos vamos a encontrar en ella?

Respuesta.- Esta nueva edición pretende, humildemente, convertirse en manual de referencia para la enfermería pediátrica. A lo largo de la obra se abordan los cuidados del niño desde su nacimiento hasta la adolescencia, centrando el interés en el modelo de atención biopsicosocial basado en actividades de promoción, prevención, educación sanitaria, asistencia y recuperación de la salud. Deseamos que los lectores de esta obra disfruten tanto del libro como nosotros lo hemos hecho escribiendo cada uno de los capítulos.

P.- En esta actualización se han incluido nuevos capítulos en los dos volúmenes que componen la obra. ¿Qué temas abordan y en qué se han basado para su inclusión?

R.- Se han incluido diversos capítulos como el de “Aspectos éticos y legales de la atención a la infancia”, donde damos a conocer dichos aspectos, enmarcados en la ética del cuidado, y en el marco legal español, un capítulo tan imprescindible que no podía faltar en este manual.

Por otro lado, el capítulo de “Vacunación infantil” cobra especial importancia. En esta edición se ha destacado como capítulo independiente por múltiples motivos, como  el creciente aumento de enfermedades como el sarampión, casi erradicadas gracias a las vacunas y que sufren un repunte por brecha inmunizaría, o por la necesidad de educación para la salud en dicha materia o el peso específico que la vacunación infantil.

Otro capítulo novedoso es el de “Atención a niños con problemas de salud mental y sus familias”, de máximo interés en el contexto de la pediatría, ya que, según las estadísticas, cuando un menor de 6 años padece una enfermedad psiquiátrica, posiblemente se verán afectados el desarrollo emocional, cognitivo y físico del futuro; siendo, por tanto, de imprescindible abordaje según nuestro criterio.

En el capítulo de “Triaje en urgencias pediátricas” se pretende dar a conocer el proceso y las herramientas de triaje en pediatría como método normalizado y sistemático de clasificación de pacientes, siempre teniendo en cuenta que en el triaje se valoran síntomas y signos, mediante los que discriminar los casos realmente urgentes de las patologías más banales. En el capítulo de cuidados paliativos en la edad infantil se aborda este tema tan sensible como duro de afrontar tanto por familias como por los profesionales de la salud. A lo largo del mismo se desmontan algunos mitos que pueden resultar un obstáculo para el correcto abordaje, que estará siempre centrado en la excelencia del cuidado.

Además, se añade un capítulo sobre ludoterapia en el que se aborda el juego como elemento natural de interacción con el ámbito de la infancia y herramienta terapéutica de inestimable ayuda.

P.- Hoy en día, tanto la evidencia científica como la humanización cuentan con un gran respaldo a la hora de definir una nueva forma de llevar a cabo los cuidados. Uno de los capítulos incluidos, como ha comentado, explica el concepto de “ludoterapia” y su aplicación en la práctica profesional, ¿qué resultados se observan en los pacientes pediátricos?

R.- Nadie duda hoy en día que el juego es una herramienta fundamental para el desarrollo del niño; además, en el contexto de una enfermedad, el juego cumple una doble función lúdica y terapéutica, convirtiéndose en un recurso con el que poder afrontar situaciones dificultes. El juego es un fantástico coadyuvante terapéutico y una herramienta de inestimable ayuda para la enfermera pediátrica.

P.- Además del abordaje de las principales situaciones de urgencia pediátrica, en Enfermería del niño y el adolescente se recoge un capítulo dedicado al maltrato infantil. ¿Cuáles son los principales indicadores de la existencia de abuso o maltrato? ¿Qué protocolos han de seguir los profesionales enfermeros tras la detección de algún caso?

R.- Los profesionales de la salud hemos de estar alerta y sospechar ante signos como: lesiones físicas no explicadas, un intervalo excesivo entre la producción de las lesiones y la realización de la consulta o ante signos de abandono o suciedad. Igualmente la observación del comportamiento del niño se convierte para el ojo entrenado en una extraordinaria herramienta que ofrece datos de interés; así, un niño que esboza gesto de defensa cuando alguien se acerca a él debe hacernos sospechar de maltrato infantil.

En caso de detectarse un maltrato, la enfermera ha de comunicarlo al facultativo responsable y a la unidad de trabajo social para tramitar la correspondiente notificación al juzgado y a la Delegación provincial de Asuntos Sociales.

P.- Actualmente ha habido un repunte de casos de enfermedades de transmisión sexual en adolescentes debido al menor uso del preservativo. ¿Qué papel tiene la/el enfermera/o en la educación sexual del adolescente? ¿De qué manera se podría fomentar la prevención entre los jóvenes?

R.- El repunte de infecciones de transmisión sexual es un hecho constatado por las estadísticas, que demuestra que los jóvenes han perdido el miedo a contraer una ITS, lo que sin duda es alarmante. Cualquier actividad de formación y concienciación del riesgo puede resultar de ayuda para los jóvenes, y la profesión enfermera tiene un papel fundamental en este ámbito; recursos como la realización de talleres en los institutos o las consultas de asesoría individual pueden ayudar a los jóvenes a tomar conciencia del riesgo. No obstante, no hay que perder de vista que se trata de un problema social en el que padres, educadores, sanitarios y la sociedad en general deben tomar partido.

P.- A su entender, ¿qué características y cualidades deberían de tener los profesionales sanitarios que se dediquen a la salud de los más pequeños?

R.- La formación, sin duda, es fundamental para realizar con seguridad cualquier intervención sobre la salud del ser humano; si esta además se lleva a cabo en el ámbito de la infancia, cobra especial relevancia, ya que cualquier intervención sobre la salud en la infancia repercutirá no solo sobre esta etapa, sino que tendrá efecto hasta el final. Por ello, la formación de la enfermera pediátrica se constituye como el pilar sobre el que se dispensan los cuidados excelentes que determinarán, a la larga, la salud de las futuras generaciones.

Además, la enfermera pediátrica adquiere, en el desarrollo de su profesión, una responsabilidad especial, pues atiende en situaciones muchas veces muy adversas y en el contexto de enfermedades graves o crónicas, a lo más preciado de otro ser humano (los hijos), que vive, posiblemente, los peores momentos de su vida. Esa situación suele ser de enorme tensión y, aunque el conocimiento y manejo de la situación es fundamental, se requiere además grandes dosis de empatía y sensibilidad. Por ello, no basta con una formación básica en Enfermería, se requiere una formación de alta especialización para dar cuidados de calidad.

adolescente, cuidado del menor, Enferteca, libro, niño, salud mental

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*