“La enfermería y la agricultura ecológica buscan un mismo fin: cuidar la salud de la gente y del medio donde vivimos”

Lunes, 18 de marzo de 2019

Cristóbal Hevilla es enfermero en el Centro de Salud de Coín, en la provincia de Málaga. Compagina la vocación sanitaria con su otra pasión: la agricultura ecológica; a través de su empresa, Familia Hevilla, distribuye los productos de su huerta por la región. Nos atiende para hablar de su proyecto y de la importancia de una buena alimentación en la salud.

Pregunta. ¿Qué fue primero, la vocación enfermera o la dedicación por el cultivo agrícola?

Respuesta. La dedicación agrícola es algo que normalmente, y en mi caso así es, te viene de tradición familiar. La vocación enfermera apareció cuando comencé a ejercer la profesión y a atender a la gente; quizás se incluya en otra más amplia, que es la del trabajo con las personas, el compromiso con la comunidad y con el medio ambiente.

P. Según comenta, la explotación agrícola le viene de familia, ¿siempre supo que quería dedicarse a ambas profesiones?

R. No, para nada. Cuando trabajas en el campo de joven, la obligación y la dureza de las tareas agrícolas te hacen huir hacia otras oportunidades, y cuando empiezas en una profesión distinta, esta te parece mucho más cómoda. Pero después me volvió a picar el gusanillo de la tierra. Los valores que representa, junto con la propuesta de mi hermano y las circunstancias laborales más idóneas, me hicieron regresar y comenzar esta nueva andadura campesina, en este caso, agroecológica

P. En este sentido, ¿cómo las compagina? ¿Encuentra alguna dificultad para conjugar las labores enfermeras con las exigencias de la agricultura?

R. El principal obstáculo es el tiempo, que siempre es limitado. Lo peor es que siempre se lo robas a los que más te quieren: tu familia y tus amigos. Y hasta a ti mismo. Se compagina trabajando mañanas, tardes, noches y fines de semana.

P. ¿Cómo es su día a día?

R. El turno laboral en mi centro de salud es de mañana o de tarde, y en el campo, viceversa. Más alguna que otra guardia mensual y fines de semana en los mercadillos ecológicos por toda Málaga, labores de promoción, formación, organización…

P. A través de su empresa, Familia Hevilla, venden los productos que cultivan. Háblenos de ella, de su historia y de sus objetivos.

R. Es la historia de una familia campesina de Coín, con su producción y sus pequeñas y laboriosas huertas con una biodiversidad increíble, hoy en constante pérdida, y un legado cultural y agrícola muy rico. Tras la presión de los mercados y de la gran agroindustria alimentaria tuvimos que adaptarnos, y los más jóvenes estudiamos e iniciamos nuestros proyectos profesionales, en mi caso, enfermería de familia.

Tras estabilizarnos y acercar nuestros puestos de trabajo a nuestra ciudad natal, decidimos comenzar una aventura y formar una empresa familiar para retomar la producción agrícola de nuestras fincas semiabandonadas, ya que mis padres, por su edad, no podían sustentarlas y se limitaban solo a mantenerlas. Lo hicimos con el convencimiento de volver a trabajar la tierra para vender nuestras propias verduras y frutas dignamente, de forma ecológica, respetando la salud medioambiental y la de las personas.

P. ¿Se relacionan, de alguna manera, la enfermería y la agricultura?

R. Sí, mi especialidad, la enfermería familiar, y la agricultura ecológica buscan un mismo fin: cuidar la salud de la gente y del medio donde vivimos. Ya sabemos de sobra, y acumulamos mucha evidencia científica para argumentarlo, que lo que comemos y el lugar de residencia son dos de los componentes más importantes que modulan la salud de las personas.

P. Desde su experiencia como profesional de la enfermería y de la agricultura, ¿qué importancia para la salud tiene una buena alimentación? ¿Qué papel juegan los profesionales enfermeros en la promoción de hábitos alimentarios saludables?

R. En el trabajo diario, la alimentación saludable ocupa cada vez más tiempo en mis actividades, ya sea en consulta de adultos o pediatría o en trabajos grupales o comunitarios. Problemas como la obesidad nos tienen desbordados, ya sea con consejos dietéticos en adultos o, por ejemplo, talleres en centros docentes.
En el centro de salud hemos creado, además, un grupo de trabajo de promoción de estilo de vida saludable, el grupo “Mondarina”, que está innovando y dando calidad a todo tipo de actuaciones: exposiciones, trabajos en la red y redes sociales… El rol de los enfermeros es fundamental: al menos en mi zona son los profesionales que más trabajan y que más esfuerzos vuelcan en estos temas.

Agricultura ecológica, alimentación saludable, enfermería, Familia Hevilla

4 Respuestas a ““La enfermería y la agricultura ecológica buscan un mismo fin: cuidar la salud de la gente y del medio donde vivimos””

  1. Muy real pero no deja de ser una hermosa nota mas alla que te deja poco tiempo para la flia. Reune la agricutura y la enfermeria como una manera saludable de vivir

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*