La realidad de muchos centros sanitarios en España que los pacientes tenéis que conocer

Viernes, 23 de noviembre de 2018

En España la salud de muchos pacientes está comprometida debido a las condiciones que soporta el personal de Enfermería en su día a día. Esta afirmación se justifica por dos hechos principales. El primero, que en nuestro país faltan más de 100.000 enfermeras para acercarnos al ratio medio de enfermeras/pacientes que se da en la mayoría de países europeos para garantizar una buena calidad asistencial (respecto a este tema, el Sindicato de Enfermería, SATSE, ha iniciado una recogida de firmas para que el Congreso de los Diputados debata una Iniciativa Legislativa Popular) . Y el segundo, es que, por si fuera poco, en muchos centros sanitarios, de gestión privada especialmente, y con el objetivo de ahorrar dinero y de obtener el máximo beneficio posible, las enfermeras y auxiliares (TCAE) son sometidas a una sobrecarga de trabajo brutal, que pone en peligro tanto su salud como la de los pacientes que están a su cargo.

No contentos con esa sobrecarga, además pagan unos sueldos lamentables que llevan a muchas compañeras/os a plantearse si les compensa tanta responsabilidad, formación y estrés. En esta entrada se muestran decenas de experiencias que se han recogido en la red social Instagram a raíz del hashtag #sanidadmileurista. Vais a leer condiciones que lamentablemente en nuestro sector son conocidas por los profesionales sanitarios, pero totalmente desconocidas para la mayoría de usuarios que acudís a consultas, hospitales, clínicas, residencias, etc.

Desde que comenzó la crisis en España, al igual que en muchos otros sectores, las condiciones laborales han ido a peor. No vamos a descubriros esto, pero sí a hacer hincapié en que varias empresas de la Sanidad privada no han dejado de expandirse y de aumentar su actividad y beneficios, gracias sobre todo a lo que esta crisis les ha permitido ahorrarse en sueldos.

Hay que tener en cuenta que por mucho que un hospital se deje millones de euros en maquinaria de última generación para cirugías, en eminencias de la Medicina, en habitaciones individuales con todas las comodidades, en tratamientos avanzados…por mucho que tengan una oferta espectacular, si tienen a enfermeras obligadas a doblar turnos para no contratar más gente; si tienen a enfermeras llorando literalmente porque no llegan a dar una buena calidad asistencial; si tienen ratios de más de 15-20 pacientes en plantas de hospitalización o más de 3 en una UCI; si tienen a su personal desmotivado porque además de unas condiciones de pena cobran unos sueldos miserables, etc. Por mucho que os lo pinten bonito no vais a recibir unos cuidados de calidad, y si los recibís es por el tremendo esfuerzo que tienen que realizar las compañeras y sobre todo por su vocación.

Aparte de poner la lupa en hospitales, tenéis que saber que en las residencias nos encontramos con situaciones muy graves. La sobrecarga llevada al máximo extremo aunque un residente tenga que pagar 1500-2000€ mensualmente. Hay que dejar claro que aquí no se generaliza con la sanidad privada en general. Hay muchos hospitales que hacen las cosas bien y proporcionan a su personal y pacientes condiciones dignas. Pero que la situación de miles de profesionales es precaria está bastante claro.

Otro tema aparte es que los profesionales sanitarios/as que trabajan en la sanidad privada no consiguen obtener puntuación para la bolsa pública de empleo (o si la obtienen es considerablemente inferior a la de centros de gestión pública). Este hecho no sólo les dificulta trabajar en hospitales públicos, sino que además les resta puntuación injustamente en las ofertas públicas de empleo para aspirar a ser personal estatutario.

Para finalizar quiero decir una cosa. El tema de humanizar la sanidad está en auge y muchas personas (gestores sanitarios incluidos) se suben al carro de escribir sobre la importancia de humanizar nuestra profesión. Pues bien, no podemos humanizar correctamente a nuestros pacientes si las condiciones no nos lo permiten. Por favor, dejad a un lado la hipocresía y el cinismo.

A continuación se muestran decenas de experiencias contadas por enfermeras y TCAE principalmente. He tenido que seleccionar muy bien lo que subía porque había testimonios demasiado duros y hechos graves que podían poner en un compromiso mayor a estas compañeras. Que estas situaciones no se produzcan más depende de todos: profesionales sanitarios, pacientes, sindicatos, políticos…

 

 

Javier Perdiguero – PerdiDUE

Para consultar la publicación original, puede acceder al siguiente enlace.

condiciones laborales, explotación laboral, falta de personal, ratio de pacientes, Satse

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*