“La sensación de ver que alguien viene y pasa por todo el proceso para salvar la vida a otra persona que no conoce no se puede describir con palabras”

Viernes, 18 de septiembre de 2020

El 19 de septiembre, como tercer sábado del mes, se celebra el Día Europeo del Donante de Médula Ósea, una jornada de “suma importancia para dar visibilidad a la donación de médula ósea y conseguir aumentar la sensibilización de la población en general con un problema tan importante: encontrar un donante compatible cuando se necesita un trasplante y no se tiene un familiar compatible”, según apunta Paloma Sánchez supervisora del Banco de Sangre, Donantes, Aféresis y Criopreservación del Hospital 12 de Octubre, de Madrid. Nos atiende para hablar de la labor enfermera en la donación de médula ósea y las necesidades de los pacientes y los donantes.

Foto: Hospital Universitario 12 de Octubre

Pregunta: De forma general, ¿cuáles son las labores de las enfermeras que se dedican a la donación de médula ósea?

Respuesta: Las funciones de la enfermera en el proceso de donación de médula ósea son múltiples. Tenemos que diferenciar si el proceso de obtención de las células madre va a ser por sangre periférica o por punción.

En el primer caso, el proceso comienza con la captación de los potenciales donantes. Aquí, el papel de la enfermera es fundamental a la hora de conseguir nuevos donantes, fomentando la donación e informándoles de todo el proceso y los requisitos necesarios. Una vez que la persona ha decido hacerse donante, acude a nuestro servicio, con cita previa o a demanda, para la realización de un análisis de sangre y su posterior inclusión en el Registro de Donantes de Médula Ósea (REDMO). En esta fase la enfermera, además de realizar la extracción de sangre, informa de todo el proceso de donación y resuelve cualquier duda que se le pueda plantear sobre dicho proceso.

Cuando el donante es compatible con un paciente, de cualquier parte del mundo, REDMO le informa de que se ha encontrado a un paciente compatible con él y el donante acude al hospital a realizar las pruebas de screening previas a la donación. En esta etapa la enfermera explica al donante todo el proceso de la donación y le entrega el tratamiento necesario para la obtención de células madre para el trasplante. Además, explica cómo debe autoadministrarse la medicación, posibles efectos adversos de la misma, valora los accesos venosos, periféricos y si esto no es posible la canalización de un acceso central, y fija el día de la colecta.

El día señalado, si la obtención de las células madre es por sangre periférica el donante acude a nuestra sección de aféresis donde se realiza la donación de progenitores hematopoyéticos. Este día el papel de la enfermera es crucial. Desde la obtención de los progenitores hematopoyéticos por aféresis, prestando todos los cuidados de enfermería que el donante necesite, hasta los cuidados de enfermería posdonación inmediata y concluyendo con los consejos enfemreros tras la donación.

En cambio, si las células se obtienen por punción, el procedimiento se realiza en quirófano y los cuidados de enfermería son los propios de un proceso quirúrgico.

P.: ¿Cómo es el día a día en unos servicios de este tipo?

R.: El día a día es muy variado, como se deduce por la actividad tan amplia que conlleva todo el proceso de donación de médula ósea. A veces la actividad es frenética. El año pasado hemos realizado 146 recogidas de progenitores hematopoyéticos para trasplante.

El hospital y el Servicio de Hematología y Hemoterapia han hecho una apuesta importante por el desarrollo de un programa de trasplante de médula ósea. Pero la sensación de ver que alguien viene y pasa por todo el proceso para salvar la vida a otra persona que no conoce no se puede describir con palabras y compensa sobradamente cualquier esfuerzo.

P.: ¿Qué técnicas o procedimientos de enfermería se aplican durante el proceso de donación?

R.: El proceso de donación comienza con la toma de constantes vitales del donante.

Una vez que se comprueba que el donante está en condiciones para la donación se le canalizan dos vías periféricas y le conecta a un separador celular que va a recoger las células necesarias para el trasplante. En esta fase, la enfermera, además de trabajar con el separador celular, realiza una vigilancia permanente del donante para detectar precozmente cualquier tipo de efecto secundario que se pueda presentar. En todo momento resuelve las dudas que se le presentan al donante, ya que a veces viene con incertidumbre ante un proceso que es totalmente desconocido para ellos.

Una vez acabada la donación, retira las vías periféricas y comprueba que el estado del donante sea óptimo.

Antes de que abandone la sección, le da consejo sanitario sobre qué debe hacer tras la donación y le facilita el teléfono de la unidad por si necesita contactar con nosotros. El día posterior a la donación se realiza consulta de enfermería telefónica, para la detección de cualquier efecto secundario y comprobar el estado del donante.

Tras la donación, la enfermera tiene que mandar el producto obtenido en condiciones óptimas al lugar donde se encuentre el receptor.

P.: ¿Qué necesidades suelen presentar los donantes de médula ósea de forma previa a la donación?

R.: La necesidad más habitual de los donantes es la información, y la enfermera juega un papel primordial en la resolución de cualquier duda, para que no se pierda ningún potencial donante por desconocimiento del proceso o miedos ante el mismo.

P.: ¿Cómo dan respuesta las enfermeras a dichas necesidades?

R.: Siempre con cuidados de enfermería basados en la evidencia y estando a disposición del donante para todo lo que necesite.

P.: ¿Qué cuidados precisan los donantes cuando se ha completado el proceso? ¿Han de seguir alguna pauta de autocuidado o de educación para la salud?

R.: La vigilancia de la zona de punción, sobre todo si no se ha podido realizar la donación por vía periférica y se ha tenido que canalizar una vía central. No fumar en las dos horas posteriores a la donación. Si esta ha sido por vía periférica, al día siguiente puede retomar la actividad laboral. No realizar actividad física intensa el día de la donación. Contactar con nosotros si presenta cualquier tipo de efecto secundario o se le plantea cualquier duda.

Si la obtención de las células madre ha sido por punción se queda el donante ingresado 24 horas para su control y seguimiento. Los efectos secundarios son excepcionales. Le enfermera vigila la zona de punción, administra analgesia en caso de aparición de dolor, vigila la aparición de mareos que pueden estar asociados a un cierto grado de anemia que se resuelve en pocos días. Aparición de fiebre, en ocasiones unas décimas en las primeras horas posdonación. Y control de posible infección del lugar de punción, aunque es muy infrecuente.

P.: Desde su punto de vista, ¿qué importancia tienen jornadas como el Día Europeo del Donante de Médula Ósea para concienciar a la población sobre la importancia de la donación?

R.: Este tipo de jornadas es de suma importancia para dar visibilidad a la donación de médula ósea y conseguir aumentar la sensibilización de la población en general con un problema tan importante: encontrar un donante compatible cuando se necesita un trasplante y no se tiene un familiar compatible.

No podemos obviar que cada año en España, aproximadamente, unos 800 pacientes que necesitan un trasplante de médula ósea no tienen un familiar compatible. En la actualidad, con la disminución de la natalidad, encontrar un familiar compatible se hace cada vez más difícil, por lo que el donante altruista adquiere cada día un papel más relevante en el proceso del trasplante de médula ósea.

Día Europeo del Donante de Médula Ósea, Donación de médula ósea, enfermera

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*