Los enfermeros pueden vacunar a los menores a pesar de la reticencia de los padres

Jueves, 15 de noviembre de 2018

César Tolosa, juez del Tribunal Supremo, ha puesto de manifiesto que los profesionales sanitarios podrán administrar vacunas a los pacientes menores aunque los padres sean reticentes. El magistrado ha expresado su conclusión durante la celebración, en el Hospital Universitario Central de Asturias, de la Jornada de Vacunas organizada por la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud y el Consejo General de Enfermería en colaboración con la Consejería de Salud de Asturias.

En este sentido, según lo expuesto por el CGE en una nota de prensa, ha querido puntualizar que los trabajadores de la salud tienen la capacidad de vacunar de forma inmediata en caso de que consideren que la inmunización es urgente, “y sin que recaiga sobre ellos responsabilidad” a este respecto.

En este sentido, Gloria Herias, directora de Enfermería del centro asturiano, ha destacado que en la actualidad los movimientos antivacunas están adquiriendo gran repercusión y difusión en las redes sociales, con lo que el “falso debate sobre la seguridad y eficacia de las vacunas crece a medida que desaparecen las enfermedades que previenen”, recalcando el papel que juegan los profesionales enfermeros en la promoción y la mejora de los índices de la inmunización entre la población.

Por su parte, Pilar Fernández, directora de la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud y vicepresidenta del consejo, ha enfatizado que la vacunación es un compromiso de todos, ya que las vacunas significan protección tanto para las personas que las reciben como para su entorno, ya que se dan casos de pacientes que, por su situación clínica, no pueden ser vacunados, y en los que la prevención de la “transmisión de agentes patógenos adquiere una especial relevancia”.

Según los datos aportados por el CGE en la citada nota de prensa, en España las tasas de inmunización pediátrica superan el 90%; pero, por otro lado, Fernández sitúa los índices entre los profesionales sanitarios en torno al 30%, lo que significa que “siete de cada diez trabajadores, si resultan infectados, pueden transmitir la gripe a sus pacientes. No olvidemos tampoco que la falta de profesionales y la presión asistencial nos lleva muchas veces a acudir a nuestro puesto de trabajo cuando deberíamos quedarnos en casa”.

Durante la celebración de esta jornada, informan en el mencionado comunicado, se han abordado diversos aspectos sobre las vacunas, como los peligros que entrañan en la actualidad las corrientes antivacunas. A lo largo de 2018, apunta, hay constancia de un total de 46.000 casos de sarampión y 36 fallecimientos, el último, el de una menor francesa.

Noticias relacionadas

Antivacunas, profesionales sanitarios, vacunas

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*