Mariam Hernández: “Los profesionales enfermeros son totalmente necesarios, realizan una labor que deberíamos valorar mucho más desde todos los puntos de vista, también el económico”

Viernes, 1 de octubre de 2021

Mariam Hernández es una actriz todoterreno, uno de los rostros más conocidos del panorama televisivo y cinematográfico en España, a la que hemos podido ver en series como La tira, Gym Tony, Amar es para siempre o la reciente Besos al aire, que aborda la pandemia de COVID-19, y en cine en No controles, ¿Qué te juegas? o Superagente Makey. Ahora vuelve a los escenarios, al Teatro Amaya de Madrid, para interpretar ¡Oh, mami!, una comedia que ella misma define como “trepidante, divertida” en la que “la gente va a conseguir reírse muchísimo, pero también pensar mucho”, sobre tres mujeres y su tienda de cupcakes, en la que las clientas encontrarán muchas sorpresas.

Nos atiende para hablar de la obra, de cómo ha afectado la pandemia al sector cultural, especialmente al teatro, y de la visión de esta actriz sobre el colectivo de enfermería, del que destaca “el papel tan importante que cumple en la sociedad, y que han cumplido obviamente durante estos meses, pero que ya lo hacían antes”.

© DAE

Pregunta: Durante su carrera ha trabajado tanto en cine como en teatro y televisión. ¿Es diferente la forma de preparar sus personajes en estos tres ámbitos?

Respuesta: Sí, es diferente. Todo requiere una preparación y ensayos y estar lista para el comienzo, pero es verdad que en teatro, que yo llevaba muchos años sin hacer, el proceso creativo y de ensayos es más largo, tienes mucho más tiempo, pero también hay que estar mucho más preparada, porque luego no puedes parar. No se puede cortar en medio del rodaje. Aquí empiezas y es hasta el final, con lo cual tiene que estar todo mucho más cerrado.

En televisión, cuando haces una serie y tienes un personaje fijo, el proceso creativo está mucho más abierto, porque a medida que van llegando guiones tú puedes ir desarrollando los personajes y se pueden ir transformando.

P.: Ha rodado e interpretado con alguno de los actores más conocidos de este país, ¿cómo es trabajar con profesionales tan reconocidos?

R.: Me siento muy afortunada, la verdad. Cada vez van siendo más años de profesión y voy trabajando con profesionales a los que admiraba mucho incluso antes de ser actriz, cuando era camarera. Y, de repente, te ves trabajando con ellos y piensas “¡guau!, qué maravilla, qué felicidad”. He aprendido mucho e intento disfrutar mucho de cada trabajo y de cada experiencia

P.: Estos meses se encuentra interpretando ¡Oh, mami! ¿Qué nos vamos a encontrar en la obra? ¿Por qué deberíamos ir a verla?

R.: Vais a encontrar una comedia trepidante, divertida… Yo creo que la gente va a conseguir reírse muchísimo, pero también pensar mucho. Es una comedia en la que hay un mensaje muy claro y muy potente. Una comedia que, bajo la excusa del “final feliz” y de la libertad sexual, en el fondo habla de una libertad personal y como seres humanos. Habla de ser capaces de elegir lo que queremos, de decidir en la vida, de tomar decisiones, de dar cambios a tu vida en cualquier momento. Habla de libertad, de feminismo, de empoderamiento… Un mensaje muy potente y que espero que llegue mucho y dé que pensar.

La gente va a pasar muy buen rato, porque va a estar durante una hora y cuarto dentro de una historia, en un viaje maravilloso, divertido, en el que seguro que se va a identificar con alguno de los personajes. Y luego probablemente se replanteen muchas cosas.

P.: ¿Cuál es su personaje?

R.: Mi personaje es Maribel, es la líder de las tres amigas, es la que toma las decisiones, la que ayuda a sus amigas a decidir, a elegir, a atreverse, a hacer lo que realmente las hace felices. Es un personaje muy potente, es capaz de hacer cualquier cosa con tal de que vaya bien todo, con tal de que le salgan bien las cuentas y el negocio funcione. Su único objetivo es ser feliz.

P.: Según su experiencia, ¿cómo ha afectado la pandemia al sector cultural?

R.: Obviamente, ha afectado mucho, pero por fortuna también, por ejemplo, la gente en plena pandemia veía muchas series y mucho cine, y eso ha hecho que después se esté produciendo muchísimo. A pesar del miedo inicial y de la incertidumbre ahora se está produciendo mucho.

Teníamos mucho miedo con respecto al teatro, pero también la gente está volviendo en masa al teatro. Por supuesto, con las medidas sanitarias que se exigen: los teatros están con aforo, asientos de por medio libres, desinfección, uso obligatorio de mascarillas, nosotros trabajamos y ensayamos y a cada momento nos hacen pruebas de antígenos… Quiero decir, todas las medidas sanitarias requeridas, pero la gente está volviendo al teatro y eso a mí me mucha alegría. Me crea mucha esperanza.

P.: Las enfermeras son un colectivo que ha adquirido una gran relevancia social a raíz de la COVID-19, y las series, películas y obras ambientadas en hospitales son muy comunes ¿cómo cree que han sido representados en el mundo de la ficción?

R.: Por ejemplo, yo justo hice Besos al aire, una producción de dos capítulos en la que hablábamos un poco de eso, de la pandemia. En ella se resaltaba mucho el papel de médicos y enfermeras. Estaba por ejemplo Nuria Herrero, que hacía un personaje de una enfermera maravillosa en esa serie.

Yo creo que la sociedad tiene ahora el colectivo de enfermería mucho más valorado. Creo que antes era un colectivo al que no se le daba la importancia que realmente tiene, y ahora lo valoramos mucho más, sabemos el trabajo que hace, lo importante que es de cara a los pacientes, al día a día; el papel tan importante que cumple en la sociedad, y que han cumplido obviamente durante estos meses, pero que ya lo hacían antes.

© DAE

P.: ¿Qué opinión le merecen los profesionales enfermeros?

R.: Me parecen profesionales, completamente profesionales, totalmente necesarios, realizan una labor que deberíamos valorar mucho más desde todos los puntos de vista, también el económico, obviamente. Los tengo en un valor muy alto.

P.: ¿En qué proyectos tiene previsto embarcarse en el futuro?

R.: Acabo de terminar de rodar dos películas y justo cuando termino la obra, que estará del 3 de septiembre al 7 de noviembre en el Teatro Amaya, el 18 de noviembre empiezo otra película fuera de España. Estoy muy contenta y disfrutando de esta época de trabajo y de proyectos.

PÍLDORAS

¿Cómo definiría la labor enfermera?
Esencial.

¿Qué no falta en su botiquín?
Tiritas®, Betadine®, Ibuprofeno y Paracetamol.

Ejercicio, ¿en un gimnasio o al aire libre?
Al aire libre siempre que puedo.

¿De qué alimento no podría prescindir?
Frutas.

De no haber sido actriz, ¿qué otra profesión habría escogido?
Surfista.

Noticias relacionadas

actriz, enfermería, Mariam Hernández

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*