“Me enamoré de la Enfermería y es lo mejor que me pudo pasar. Creo que si hubiese estudiado Medicina, no sería ni la mitad de feliz”

Lunes, 11 de noviembre de 2019

Gaditano y con familia enfermera, Antonio Jesús Rodríguez se fue a Hasselvika (Noruega) en busca de un trabajo con buenas condiciones. Tenía claro que no quería un destino típico, al que fueran todos los compañeros y, aunque al principio estuvo de un lado para el otro, acabó con un buen contrato entre sus manos que le permite disfrutar cada día. Ahora, totalmente instalado y asentado, dedica su tiempo a su blog para poder ayudar, aconsejar y acabar con todas las dudas de los que, como él, quieran iniciar una nueva vida.

Antonio Jesús Rodríguez

-Pregunta: Siempre has dicho que querías estudiar Medicina. ¿Qué te llevó a querer dedicarte a la enfermería?

-Respuesta: Bueno, es cierto que mi primera opción siempre fue medicina, pero terminé estudiando Enfermería por no entrar en Medicina, gracias al cambio que hubo en mi promoción del ciclo superior de técnico de laboratorio. Por culpa de esto me quedé fuera de Medicina y decidí estudiar Enfermería. Pero una vez dentro me enamoré de la profesión, y considero que es lo mejor que me pudo pasar. No soy ningún médico frustrado porque creo de verdad que si hubiese estudiado Medicina, no sería ni la mitad de feliz (ni, quizás, estaría donde estoy) de lo que soy ahora.

-Pregunta: ¿Por qué decidiste marcharte fuera de España?

-Respuesta: La situación en España la conocemos todos, y yo además tengo varios familiares que son enfermeros, así que veía de cerca lo que me deparaba el futuro. Condiciones penosas, contratos cortos, inestabilidad laboral… No era algo que quería para mí, pero tampoco me llamaba la atención irme a Reino Unido o Irlanda, como hace la mayoría de los enfermeros. Me gradué en 2015, y no encontraba ningún trabajo con condiciones aceptables por Cádiz. No me planteaba irme a otra parte de España, porque no tenía la capacidad económica para realizarlo y siempre tienes esperanzas de que salga algo por tu zona. Pero entonces apareció la opción de irme a Noruega.

-Pregunta: ¿Qué es lo que te llamaba de Noruega y de la ciudad en la que estás?

-Respuesta: Con la ciudad no tenía nada especial antes de venir. Sabía de su existencia y había visto fotos de Trondheim, pero he terminado aquí un poco de casualidad. Lo que te ofrecen al venir es «simplemente» un contrato como enfermero en Noruega. Es decir, no te ofrecen un trabajo fijo en un lugar concreto, sino de «vikar», como lo llaman aquí, que no es más que sustituyendo a alguien o un contrato que hacen porque necesitan personal extra durante 3 meses, por ejemplo. Así que he estado un poco de aquí para allá en Noruega, hasta hace poco que me ofrecieron quedarme aquí como fijo. Noruega es un país que sí tiene de verdad en cuenta a su trabajador, e intentan tenerlo contento y escuchar lo que tenga que decir.

-Pregunta:  ¿Cómo encontraste el trabajo? ¿Tenías experiencia previa en España como enfermero?

-Respuesta: Fue sin querer. Yo tenía perfiles en muchos portales de empleo: LinkedIn e Infojobs, principalmente. Un día me metí en Infojobs para ver si había algo más o menos interesante y si me habían aceptado en alguna de las ofertas a las que había postulado, y me encontré con un mensaje de que mi perfil le interesaba a una empresa. Miré la oferta de esa empresa y vi que buscaban enfermeros en Noruega y con unas condiciones irrechazables, así que me puse a investigar.

En España no había trabajado como enfermero, con la única experiencia que me vine a Noruega fueron mis prácticas en el hospital, en distintas unidades. Es complicado encontrar un contrato decente (ya no digo bueno) en España. Y yo, la verdad, es que no estaba dispuesto a hacerme responsable de más de 100 pacientes en una residencia privada, sin material, estresado y todo para cobrar 900-1000 euros. Lo siento, pero así es imposible trabajar.

-Pregunta: Algunos miembros de tu familia también son enfermeros. ¿Se han planteado ir allí contigo a ejercer?

-Respuesta: La verdad es que no, y no es porque no se lo haya ofrecido o no les insista, pero lo entiendo. Tienen ya hijos y todo asentado en España, y así es difícil moverse. Yo, por suerte, no tenía nada que me atase de esa manera cuando me apareció la oferta, así que la decisión fue mucho más fácil. Aun así, saben que si por lo que sea quieren venir, evidentemente me tienen para ayudarles en lo que necesiten. Si ayudo a gente que no es de mi familia, ¡imagínate a ellos!

-Pregunta: También tienes un blog (http://www.enfermeronoruega.com/) dedicado a los enfermeros que tengan pensado vivir y trabajar allí. ¿Qué te llevó a crearlo? ¿Te hubiera sido útil tener alguna información así a la hora de emigrar a otro país?

-Respuesta: ¡Y también tengo Instagram! Creé el blog justo porque en su día hubiese dado lo que fuese por tener toda esa información en un mismo sitio y tan «al alcance». El 90% de la información del blog no es tan fácil de encontrar, porque suele estar en noruego en las páginas oficiales del país. Pero me alegra mucho haber creado una pequeña página web/blog a la que la gente pueda acudir si quiere emigrar a noruega. Es gratificante saber que les resuelves dudas a golpe de un click, sin ni siquiera tener que contactar conmigo si no es necesario o no les apetece.

-Pregunta: ¿En qué se diferencia el sistema sanitario de allí del de España?

-Respuesta: Se diferencia en muchas cosas, aunque en el fondo se parecen más de lo que parece. Te lo voy a intentar resumir de forma muy general para no extenderme demasiado. Como paciente, si te pasa cualquier cosa y tienes que ir a la consulta de tu médico, tendrás que pagar esa consulta (unos 20 euros al cambio), las radiografías y ese tipo de cosas pequeñas. Todo esto se suma en común y tiene un máximo de 200 euros al año. A partir de ahí la asistencia es gratuita, por lo que es un sistema que ayuda a financiar los gastos sanitarios, pero que a su vez no perjudica a los enfermos crónicos. Digamos que es algo intermedio entre España y Estados Unidos, por resumirlo muchísimo.

Eso sí, los ingresos y operaciones son totalmente gratuitos. El paciente no paga ni un euro. Como sanitario pues toda la atención es mucho mas global, no hay tantos «límites» como en España. El médico siempre es la referencia, quien da permisos para la medicación y quien, digamos, tiene la última palabra. Pero no se siente como en España que es una figura por encima de ti, de autoridad.

Aquí se realizan reuniones para ver en qué se falla, qué es mejorable, qué se hace bien, cómo mejorar esos problemas, compartir opiniones, maneras de hacer las cosas…. Y así es como se consigue una calidad asistencial de verdad. Trabajo en equipo, y no cada uno por su lado como pollos sin cabeza, que además eso confunde muchísimo al paciente.

También se valora mucho la independencia del paciente, y se le ayuda lo mínimo posible (siempre que el paciente pueda hacer la actividad en cuestión, claro. Y se le anima a realizarla), y, si el paciente quiere estar en casa, se le envía a casa y se pasa «el caso» al enfermero de domicilios, que solo se encarga de los pacientes que viven en casa.

-Pregunta:¿Recuerdas alguna anécdota con algún paciente?

-Respuesta: Recuerdo muchas, aunque ninguna mala. Los hay más o menos simpáticos, como en todos los sitios del mundo, pero en general son muy amables, extremadamente educados y se sorprenden mucho de que, siendo español, estés por aquí. Les encanta el idioma y les parece increíble que hables noruego, en cuanto dices dos palabras seguidas.

Para concretar con una anécdota, recuerdo a una señora mayor en una residencia que trabajaba antes. Al principio la señora se pensaba que era sueco, y esa broma se alargó durante toda su estancia en la residencia. También me hizo algún regalo en forma de dulces, y cuando descubrió que mi segundo nombre es Jesús, todos los días iba diciendo por la residencia que a ella la cuidaban dos Jesús. Y yo no podía parar de reírme. Cuando se fue me dijo que estaba invitado siempre que quisiera a tomar café en su casa. Un encanto de señora.

-Pregunta: ¿Cuáles son los puntos positivos y negativos de vivir y trabajar allí?

-Respuesta: Positivos: Condiciones laborales, calidad de vida y visión de futuro como país.

Negativos: Lejanía con familia y amigos, clima (aunque para mí es un punto positivo) y horarios. No es que los horarios sea negativos, es cuestión de acostumbrarse, pero al principio cuesta ver que los supermercados están cerrados a las 8 de la tarde, por ejemplo.

-Pregunta: ¿Tienes pensado volver a España?

-Respuesta: La verdad es que no, aunque encontrase un contrato fijo (cosa muy improbable). Estoy demasiado bien aquí, las condiciones son geniales y cada día estoy mejor y más adaptado, y con un mejor futuro por delante. Dicho esto, tampoco puedo asegurar nada al 100%, porque la vida da muchísimas vueltas y quizás en unos años decido volverme. Pero no es ni fue mi pensamiento cuando me vine aquí. Es un país que, si bien también tiene su cosas (como todos), para mí es un país maravilloso para vivir.

Noticias relacionadas

Enfermeros por el mundo, Noruega, trabajo

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*