Monumento a la “dama de la lámpara”

Miércoles, 9 de diciembre de 2015

Monumentos enfermerosHablar de Enfermería es hablar de Florence Nightingale, aquella “dama de la lámpara” que con su genio matemático salvó tantas vidas. Nació en la ciudad italiana de Florencia, de ahí su nombre, fue criada al estilo de la clase media alta de la época, que incluía una extensiva educación impartida en casa por su padre, quien les enseñó a sus hijas los clásicos, filosofía y lenguas modernas. Florence pronto destacaría en matemáticas y ciencia, lo que le llevó a edad temprana a documentar su enorme colección de conchas del mar con listas y tablas diseñadas con mucha precisión.

Para 1844 ya había decidido que su vocación era la Enfermería y les propuso a sus padres que se entrenaría en Salisbury. Entre los 20 y los 30 años, hubo frecuentes conflictos con estos, ya que querían que Florence se casara, pero logró mantener tenazmente su independencia. En 1848 se inauguró el Queen’s College, en el que se ofrecía un nuevo tipo de educación superior para la mujer, pero Florence no mostró el menor interés; estaba buscando ya un campo de acción, un modo de aprovechar unos conocimientos que ya eran considerables. Dos años después, sus padres le permitieron formarse como enfermera en Alemania. En 1853 finalmente logró lo que quería: fue nombrada superintendente en un hospital de mujeres en Harley Street, Londres.

Florence Nightingale se hizo célebre curando a los enfermos y a los heridos durante la guerra de Crimea (1854-1856). Tras el conflicto bélico, Nightingale escribió unos doscientos libros, informes y opúsculos que tuvieron importantes repercusiones en la sanidad militar, la asistencia social en la India, los hospitales civiles, las estadísticas médicas y la asistencia a los enfermos.

Su libro «Notas sobre Enfermería» intentaba educar a la gente sobre la manera de atender a los familiares y vecinos enfermos, pero ella quería hacer más por los menos pudientes de la sociedad. Envió enfermeras entrenadas a las casas de trabajo para ayudar a darle tratamiento a los necesitados.

El resultado del intento de que el cuidado médico estuviera al alcance de todos, sin importar clase o sueldo, sirvió como precursor para el Servicio Nacional de Salud, el cual fue fundado 40 años después de su muerte.

Dame de la lámpara, enfermera, enfermería, Florence Nightingale, historia, monumento

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*