Navarra realiza una actualización del protocolo de atención en caso de agresión sanitaria

Viernes, 15 de marzo de 2019

Con motivo de la celebración, durante la jornada de ayer, del Día Nacional contra la Agresión en el Ámbito Sanitario, el Departamento de Salud de Navarra ha llevado a cabo una actualización del protocolo de actuación ante este tipo de situaciones, tanto para personal sanitario como ajeno, que contempla la inclusión de un interlocutor policial sanitario (IPS).

De esta forma, de acuerdo con lo expuesto por el Gobierno de Navarra en un comunicado, las principales funciones de esta figura será la de ser la referencia para casos de ataque a los profesionales de los hospitales y centros de salud, coordinar las medidas de prevención que se lleven a cabo y, en caso de que se produzca una agresión, asesorar a los afectados y emprender actuaciones para evitar que vuelva a sucecer.

En este sentido, otras de las competencias del interlocutor policial pasan por establecer las necesidades y problemas de cada centro sanitario, para poder realizar propuestas relativas a la seguridad pasiva y de los edificios, o consensuar acciones de prevención, como aumentar los efectivos en patrulla durante los días y horas más conflictivos o durante las consultas de pacientes con antecedentes de provocar agresiones o alteraciones en el desempeño diario.

Por otro lado, subrayan desde el Ejecutivo navarro, el IPS se encargará de facilitar la posibilidad de que, en caso de se dé una agresión, la Policía Foral, especialmente en las situaciones que revistan especial gravedad, lleve a cabo la notificación escrita de que al atacante se le ha cambiado de centro, y de empezar un proceso judicial en el mismo espacio sanitario o de establecer un día y una hora concretos, para poder ofrecer una atención más individualizada.

De forma paralela a estas medidas de actuación, destacan en la citada nota informativa, el plan de atención incluye acciones preventivas, que se encauzan a través de diversas vías de trabajo, como la implantación de sistemas de alarma, cámaras de vigilancia, reforma de mobiliario, la puesta en marcha de una aplicación informática de aviso en caso de agresión, la elaboración de campañas o el fomento de la formación en herramientas de autodefensa y prevención.

De acuerdo con los datos expuestos en el mencionado comunicado del Gobierno foral, en Navarra se notificaron, durante el año pasado, un total de 369 agresiones externas, de las que 261 fueron verbales, 107, físicas y una, escrita; números que superan los 286 ataques que se registraron en el 2017.

Noticias relacionadas

Agresiones sanitarias, Interlocutor policial, Navarra

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*