“Oportunidades como enfermera en Suecia hay todas las que te propongas. Los límites te los pones tú”

Miércoles, 20 de febrero de 2019

“Hemsjukvård Sjuksköterska”, así es como se escribe Enfermera de Atención a Domicilio en sueco. Una lengua compleja y más cuando vas de cero, con la vida hecha, buscando un trabajo en algún hospital. Aun así, la comunicación nunca fue un problema para Carmen Giménez, enfermera española que decidió dejar su vida en España y trasladarse junto a su familia a Suecia, un país que le ofreció buenas condiciones tanto laborales como de conciliación familiar y en el que encontró rápidamente su puesto. A pesar de todo lo bueno que le ha brindado, admite que la idea de volver está en el aire puesto que “por muy bien que te sientas, la tierra tira mucho”.

Carmen Giménez

-Pregunta: ¿Por qué decidiste marcharte de España?

-Respuesta: Cada momento vital tiene diferentes necesidades personales. A veces, lo que más te apetece es pasar más tiempo con los amigos, otras quieres hacer avanzar en tu carrera profesional, crecer a nivel personal y otras, como es mi caso ahora, en el que priorizas tu familia. En Suecia tengo unas condiciones laborales que se adaptan bastante bien a nuestro momento vital familiar. Tenemos dos niñas que tienen 7 y 5 años, nos apetecía compartir más nuestro tiempo con ellas.  En resumen, dedicar más horas a mi vida y menos a mi trabajo. No es que el trabajo no me importe, me encanta trabajar como enfermera, pero mi foco está ahora en mi familia.

-P: ¿Qué te llevó a elegir Suecia como destino?

-R: En primer lugar, por las buenas condiciones tanto laborales como de conciliación familiar se refiere. Como puntos a favor sumó el hecho de que Suecia es un país que tiene una gran necesidad de personal sanitario. La homologación de los Títulos tanto de Diplomatura como de Grado en Enfermería es directa. Por tanto, tras demostrar tus conocimientos de la lengua sueca obtienes trabajo de inmediato. Al principio puedes vivir con inglés perfectamente en el país, pues un alto porcentaje de la población lo habla, aunque para obtener un trabajo el dominio del sueco es imprescindible.

-P: ¿Cuál era tu trabajo soñado? ¿Algún área en especial? 

-R: Mi trabajo soñado lo tenía en España en Atención Primaria de Salud. En Suecia comencé en un Centro de Salud y posteriormente cambié voluntariamente al área de Servicios Sociales para dedicarme a Atención Domiciliaria y Paliativa, que aquí es responsabilidad de los ayuntamientos. Para mi, sentir que tienes el trabajo soñado es más una actitud tuya, intentar que lo que hagas te guste. Cuando adquieres experiencia en un campo de trabajo acaba gustándote. Si no es así pienso que hay que cambiar de trabajo, más que nada por tu propia salud.

-P: ¿Qué oportunidades te ha ofrecido Suecia en Enfermería? Con una vida hecha y con hijos tuvo que ser difícil tomar la decisión. ¿Fue duro empezar una nueva vida allí?

-R: Lo más duro fue el idioma. Integrar nuevas normas culturales y comprender el estilo de vida de los Países Nórdicos resultó ser un proceso más complejo de lo que imaginé.

Oportunidades en Suecia, hay todas las que te propongas.  Los límites te los pones tú. Por ejemplo, si quieres puedes especializarte sin tener que hacer pruebas de acceso selectivas, tienes la opción privada en la que asumes los gastos universitarios íntegramente (poco recomendable por su elevado coste), o bien acuerdas con la empresa que vas a especializarte, entonces asumen invertir en ti ya que beneficiará a todos a largo plazo.

-P: ¿Cuáles dirías que son los puntos positivos de vivir y trabajar en Suecia? ¿Y los negativos?

-R: Es muy individual y relativo, todo depende de lo que cada enfermera busque tanto a nivel personal, profesional o familiar. No podemos compararnos porque tu realidad no es la mía y viceversa. Sólo tú puedes decidir qué es bueno para ti en un determinado momento. Y por supuesto, en el futuro puede cambiar. Pero en grandes rasgos diría como puntos positivos: conciliación familiar y los negativos: oscuridad del invierno.

-P: ¿La sanidad sueca y la española tienen grandes diferencias?

-R: En Suecia el sistema sanitario es co-pago, por lo demás son iguales. Hay pequeñas diferencias en la forma pero el fondo, es el mismo. Como puntos en común tienen la falta de personal, en España por políticas de contención del gasto y en Suecia por falta de personal.

-P: ¿Qué es lo que más y lo que menos echas de menos de España? ¿Te ves viviendo en un futuro en Suecia o tienes pensado volver?

-R: Echo de menos a muchas personas con las que me gustaría poder compartir mi tiempo aunque ahora dedico mucho tiempo a mis hijas y eso allí no lo tenía. Echo de menos el calor del sol en la piel y la brisa de una noche de verano.

La idea de volver está en el aire. A principios de año, para ser sincera, quería regresar a España, tras la Navidad me entró “un no sé qué” que solo pensaba en volver. Saqué la balanza y llegué a la conclusión de que de momento me compensa más seguir aquí. Creo que todo el que emigra, por muy bien que se sienta, tiene momentos de altibajos y es que la tierra siempre tira.

-P: ¿Cómo conseguiste encontrar trabajo de enfermera? ¿Recuerdas tu primer día de trabajo? ¿Cómo fue?

-R: Los primeros días de trabajo fueron muy divertidos. Estudié sueco pero en la región de Småland donde vivo hablan un dialecto. En ocasiones no tenía nada que ver lo que decían los usuarios con lo que yo entendía… podéis imaginar los momentos chistosos que se generaban (y yo con esa cara de Millán de Martes y Trece)…

Así recuerdo también mis principios en España y me atrevo a decir que fue más duro ya que entonces me faltaban muchos conocimientos y experiencia. Sin embargo, aquí tan solo era que necesitaba  un poco de paciencia con el idioma.

Afortunadamente siempre he estado rodeada de magníficas compañeras que han estado dispuestas a ayudarme y doy gracias por ello.

-P: ¿Qué consejo le darías a un enfermero que quisiera salir de España para trabajar?

-R: Si es lo que sientes, adelante. Siempre puedes probar y volver si no es lo que buscabas. Pregúntate qué quieres tú, qué te ofrece ese país, qué dejas atrás y si te compensa.

Ser consciente de que hay cosas que dejas atrás, no es que las pierdas sino que es otra etapa, las cambias por otras nuevas. Si emigras con niños, mentalizarse de que fácil no es, hay que cargar bien las pilas.

Vivir en Suecia es caro, si vienes pregúntate qué quieres tú, qué te ofrece ese país y cuanto te cuesta conseguirlo.en pareja y con familia, hay que pensar en encontrar trabajo para los dos. Con el sueldo de una enfermera cubres gastos y poco más.

Cada trabajo requiere distinto nivel de sueco, a partir del nivel básico llamado SFI puedes conseguir trabajo no cualificado en muchas empresas. El español está de moda en Suecia por lo que una opción cómoda es dar clases de español.

-P: ¿Cuándo te fuiste ya tenías el trabajo o lo buscaste allí? ¿Conocías a otros enfermeros que trabajaran en Suecia?

-R: No, cuando vine yo no tenía trabajo aunque mi marido si. No conocía a ninguna enfermera española que trabajara en el país. Una cosa curiosa es que me apunté a la oficina de empleo para ver qué ofertas había y me dijeron: “no te conformes con lo que ofrecen, busca lo que tú quieres: ¿donde te gustaría trabajar? “y dije: en un centro de salud. Pues ve al que más te guste y pide entrevista con el jefe.

Así lo hice y la semana siguiente comencé a trabajar. Me pasé una noche en vela traduciendo el CV y cuando lo entregué me dijo: “no lo necesito”. En el siguiente mes vas a tener oportunidad de demostrar cuales son tus competencias. Son más importante unas buenas referencias que un extenso CV.

-P: ¿Cómo fue el cambio de idioma? ¿Tuviste alguna complicación a la hora de comunicarte con pacientes u otros compañeros?

-R: No resultó sencillo comenzar a hablar sueco, muchas horas de estudio y alta motivación al principio. Lo más duro, fueron los momentos de descanso con los compañeros, cuando todo el mundo hablaba. Yo quería intervenir pero cuando tenía construida la frase…. ya habían cambiado de tema jaja.

 -P: Qué requisitos se necesitan para trabajar como enfermero en Suecia?

-R: Homologar la titulación en Socialstyrelsen y nivel C de sueco. Hasta hace tres años las enfermeras necesitaban nivel B pero lo han aumentado recientemente.

-P: ¿Qué es lo que más te gusta de Atención Domiciliaria?

-R: Cada día es diferente. Tú te organizas el trabajo a tu ritmo y en función de las necesidades. En general, es gente de edad avanzada que viven solos, que esperan pacientes tu visita, sientes que haces algo que verdaderamente  es necesario.

Además de mis hijas, nada me ha hecho crecer más como persona que la oportunidad de estar cerca de personas que tienen aceptado que hoy hablan contigo y la semana siguiente ya no están. La posibilidad de cómo se envejece con una vida plena o con una incompleta y poder cuestionarte a ti misma… no siempre es una situación accesible.

Noticias relacionadas

Atención a domicilio, enfermeros, Enfermeros por el mundo, Suecia, trabajo

2 Respuestas a ““Oportunidades como enfermera en Suecia hay todas las que te propongas. Los límites te los pones tú””

  1. Me parece una buena labor y buenas oportunidades para brindar nuestros servicios a otras naciones . Soy licenciada en enfermería y dispuesta a ofrecer toda mi experiencia si me dan la oportunidad. Gracias

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*