Reproducción asistida: temores y dudas sobre la infertilidad

Viernes, 15 de abril de 2016

violencia_generoGracias a los avances tecnológicos cada vez son más las posibilidades existentes para que las personas con problemas de fertilidad puedan tener hijos. La reproducción asistida es cada vez más demandada y la investigación en este campo continúa avanzando. A pesar de que los tratamientos son cada vez más eficaces y las posibilidades más amplias, todavía el camino a recorrer es largo, especialmente en lo que se refiere a concienciación social.

“Uno de los objetivos de la Asociación Nacional para Problemas de Infertilidad (ASPROIN) es que a través de todos los medios de comunicación se trate la infertilidad tanto como sea posible para que llegue a todas las personas con esta problemática, que la sociedad se conciencie de que no es nada anormal padecer esta patología y conseguir que poco a poco se pueda exteriorizar y tratar este tema sin problema en nuestro entorno”, explica Encarnación Luzón Sánchez, presidenta de ASPROIN. “Se trata de que las personas sepan que les puede tocar a ellas y saber cómo actuar antes que la edad lo complique más, porque cada vez se está llegando más tarde a la maternidad y por ello, lo que intentamos es que las consultas ginecológicas sean un filtro para hablar de esta problemática y que los pacientes tengan la información necesaria. Actualmente, los ginecólogos no hablan mucho de este tema hasta que acudes a la consulta porque no consigues quedarte embarazada”, añade.

ASPROIN es una asociación de pacientes con problemas de infertilidad y tiene como objetivo principal informar, orientar y ayudar a aquellas personas con problemas de infertilidad. “Tenemos actividades enfocadas a que se tenga una mayor información de este proceso tan doloroso para las que lo padecen, contamos con médicos tanto de la sanidad pública como privada que nos ayudan en este camino”, explica.

En el objetivo de crear conciencia social acerca de la infertilidad, los medios de comunicación tienen un papel importante y para ello necesitan acercarse a las personas, tratar el lado humano. “Hacemos notas de prensa que mandamos a los medios de comunicación para que nos ayuden con la difusión de esta problemática, lo malo es que muchas veces se ponen en contacto con nosotros y lo que menos les interesa es el lado humano, el sentimiento de los pacientes, ni todo por lo que hay que pasar en este camino”, explica Luzón.

Muchas veces el camino a seguir es duro, sobre todo a nivel moral. Por ello, indica Luzón, en la asociación también cuentan con psicólogos especializados en infertilidad. ”El problema es que la sociedad no está concienciada con esta enfermedad y no la entiende, eso hace que se lleve oculto y en muchísimos casos no lo saben ni la familia ni los amigos”, resalta la presidenta de ASPROIN. “Esto es muy duro y se pasa muy mal psicológica y emocionalmente pero hay personas que pueden con ello y lo sobrellevan sin ayuda psicológica y, por otro lado, hay personas, sobre todo parejas que llevan mucho tiempo intentándolo, que sí necesitan ayuda para poder afrontarlo”, añade. “No podemos decir que en todos los casos sea necesario, si bien es cierto que en una gran mayoría, dependiendo de diferentes factores, aparecen emociones muy intensas, difíciles de sobrellevar por lo que sí puede ser oportuno un acompañamiento por parte de un profesional especializado”, afirma Natalia Valverde Mendizábal, psicóloga perinatal y directora del centro especializado CALMA: Centro de Psicología y Especialistas en Maternidad.

“La mayoría de las parejas piensa que podrán tener hijos hasta que se ponen a ello y no lo logran. Así, un deseo que puede llevar mucho tiempo gestándose en la cabeza de una mujer y de un hombre se ve de repente frustrado y esto supone todo un duelo a realizar”, comenta Valverde. Los miedos y preocupaciones pueden ser muchos y muy variados dependiendo de cada persona. Interrogantes como: ¿lograré algún día ser madre?, ¿y si no lo consigo?, ¿cómo será el tratamiento?, pueden ser causa de preocupación desde antes incluso de comenzar el tratamiento. “A esto hay que sumar el esfuerzo emocional y económico que supone llevar a cabo un tratamiento de fertilidad, con la incertidumbre correspondiente y el proceso físico al que la mujer se tiene que someter. Esto da como resultado un gran número de casos en los que aparece cierta ansiedad, angustia, tristeza e incluso irritabilidad”, añade Valverde.

Al hablar de infertilidad hablamos de un problema que “puede afectar a cualquier persona, no hay un tipo de paciente estándar” y los tratamientos son muy variados ya que “cada pareja, dependiendo del problema, recibe un tratamiento u otro, desde coito dirigido sin medicación o con ayuda de alguna medicación hasta la inseminación artificial, fecundación in vitro, ICSI (inyección intracitoplasmatica), ovodonación y donación de embriones, estos son los básicos, y luego pueden tener algunos giros dependiendo de la opinión del doctor que lo intenta conseguir que esa pareja consiga su sueño”, explica Luzón.

La complejidad del proceso acentuada por la falta de información, el pudor o la respuesta social hace que muchas personas deban enfrentarse a estos tratamientos con gran dificultad. Las dudas son muchas, la información poca y “muchas veces los médicos no te dan una explicación muy extensa y los pacientes salen con más dudas que con las que han entrado a la consulta”, explica Luzón. “El pudor es absoluto, yo creo que el 90% de las parejas no lo exteriorizan, por eso también parece que no existe este problema hasta que te toca”, añade.

Por su parte, la especialista en psicología de la maternidad explica que “renunciar a ser padres supone en muchos casos un tremendo duelo a asumir. La maternidad es para muchas personas un proyecto vital de tal magnitud que asumir una vida sin hijos se convierte en algo tremendamente doloroso”.

Investigar para avanzar en las oportunidades

“La reproducción asistida ha experimentado avances muy importantes en los últimos años. En la década de los noventa, la aparición de las técnicas de micromanipulación fue el avance más destacado y de mayor impacto, ya que estas técnicas supusieron la realización de los primeros casos tanto de microinyección espermática como de diagnóstico preimplantacional”, explica Montse Boada, presidenta de la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (ASEBIR). Se trata de una asociación científica sin ánimo de lucro que cuenta con la participación de cerca de mil profesionales del ámbito de la Biología de la reproducción. “La mayoría de nuestros socios —explica Montse Boada— trabajan en laboratorios de reproducción humana asistida, pero también en otros ámbitos como la genética o la investigación básica”.

Tras los importantes avances de la década de los noventa, “los avances en criobiología y especialmente la aplicación de la técnica de vitrificación permitieron criopreservar ovocitos humanos con éxito. Esto supuso la posibilidad de criopreservar ovocitos de forma preventiva para preservar la fertilidad para un futuro y comportó la aparición de los primeros bancos de ovocitos”, explica Boada. “Recientemente, la irrupción de las técnicas time-lapse, que permiten obtener imágenes de los embriones durante todo el periodo de tiempo que se encuentran en el laboratorio, han supuesto un cambio importante, ya que nos permiten disponer de mucha más información para analizar y poder seleccionar mejor el embrión a transferir”, añade.

Tanto Boada como Luzón coinciden en que España es un país de referencia en relación con la reproducción asistida, “de hecho —resalta Luzón— hay mucho turismo que viene aquí a recibir tratamiento”. “El nivel de los centros españoles es muy alto y somos país de referencia en múltiples técnicas. Prueba de ello es que numerosos pacientes de otros países vienen anualmente para ser tratados en nuestros centros”, coincide Boada. Paradójicamente, las ayudas estatales son cada vez menores. “Las ayudas a la investigación han experimentado fuertes recortes en todos los ámbitos y la reproducción asistida no ha sido una excepción”, critica Luzón.

La enfermera como parte de un equipo imprescindible

La reproducción asistida es un trabajo que llevan a cabo equipos multidisciplinares formados por ginecólogos, embriólogos, andrólogos, psicólogos, enfermeras… “ y cada uno de sus componentes juega un rol muy importante”, indica Luzón. “La Enfermería es esencial en distintos casos del proceso (información, monitorización, administración de hormonas, quirófano, etc.)”, añade.

“La enfermera es la que te recibe y, por consiguiente, con la primera que te encuentras al llegar a la consulta. Es una figura fundamental en una clínica”, concluye Boada.

 

 

embarazo, infertilidad, METAS de Enfermería, reproducción asistida

2 Respuestas a “Reproducción asistida: temores y dudas sobre la infertilidad”

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*