Tania Llasera: “El mejor consejo que me han dado fue que el instinto maternal no es ficción, existe. Las madres son muy sabias. Hay que escucharse primero a una misma y luego, si eso, a los demás”

Jueves, 1 de septiembre de 2022

por Natalia Hernández Manjón

Tiene miles de seguidores en las redes, ha escrito varios libros y ha presentado y colaborado en algunos de los programas de televisión más conocidos como La voz, Gran Hermano: El Debate o Tu cara me suena. Madre de dos pequeños y harta de ver cuánto se juzga a la mujer, Tania Llasera se dio cuenta de lo importante que es visibilizar un cuerpo, una maternidad y una vida “normal” y decidió escribir su nuevo libro Mujer tenía que ser… un llamamiento a quererse y valorarse y que de igual lo que opine la gente, y a la vez un instrumento para conseguirlo.

Tania Llasera
Tania Llasera

-Pregunta: ¿En qué momento decides plasmar toda esta visión en un libro? ¿Qué es lo que te llevó o el impulso que te llevó a escribir Mujer tenía que ser…?

Respuesta: En el momento en el que me lo ofrecen como la octava vez, porque han sido distintas casas las que me ofrecieron escribirlo. Estaba con mi otro libro de recetas y me llamó una chica para decirme “mira, quiero que escribas un libro sobre el cuerpo femenino y no se me ocurre nadie mejor que tú”, y la verdad que en ese momento, después de la pandemia, pensé “ahora sí” porque ya no solo es el cuerpo femenino, sino cómo las redes sociales nos están afectando. Después del confinamiento ha quedado muy patente que las expectativas de las mujeres no solo han cambiado, han empeorado, entonces me pareció el momento ideal para un libro como este.

¿Cuál fue el impulso? Me acuerdo que estábamos viendo el telediario mi marido y yo y volvieron a decir que quizás nos volvían a encerrar en casa porque parecía que el covid volvía a remontar, y me acuerdo que me entró una especie de temblor, ansiedad, estado de pánico y miré a mi marido y me preguntó “¿por qué te pones así? Si no es para tanto” y pensé que lo habíamos vivido tan distinto los dos y tenía que escribirlo. Qué diferente es ser hombre y mujer y más en un estado de alarma como el que vivimos. La gota que colma el vaso son esos 56 días encerrada con mi hijo de cuatro años y mi hija de dos años.

-Pregunta: A grandes rasgos, ¿qué situaciones has vivido que te han hecho estar harta como mujer?

-Respuesta: Dedicarme a ser imagen, dedicarme a la comunicación pero siempre apoyada en una imagen, me ha hecho darme cuenta de que al cambiar mi físico en 2014 de manera drástica se me juzgó, y no solo por redes sociales, sino por medio de la información. Ahí me di cuenta de que la sociedad está enferma porque si a mí no me importa mi cambio de físico, ¿por qué a la sociedad sí?

No fue solo eso, también a lo largo de la vida: la maternidad, cómo se te queda el cuerpo después, lo difícil que es ser madre y más en tiempos de redes sociales, no sabes por dónde tirar… Son problemas nuevos que acarrean las nuevas tecnologías que no sabes cómo afrontar porque somos pioneras las madres con redes sociales.

Portada del nuevo libro de Tania Llasera
Portada del nuevo libro de Tania Llasera

-Pregunta: En este libro das consejos y herramientas a las mujeres. Tienes dos hijos, entre ellos una niña. ¿Cómo habría que educar o qué consejos habría que darles para que crezca orgullosa de sí misma? ¿Y al niño?

Respuesta: Yo me paso la vida diciéndole que se puede querer a los abuelos, a los padres, hermano… a quien sea pero que sobre todo se tiene que querer a sí misma y que aunque las cosas salgan mal, no pasa nada porque las está haciendo a su manera y es lo importante, no hay que hacer nada a la manera de los demás.

También intento también criarle como me educó mi madre, evitando los atributos físicos de “qué guapa estás”, “qué guapa eres”. Yo prefiero decirle “pero qué curiosa eres”, “qué lista eres”, “pero qué bien corres”. Y al niño en tareas del hogar por supuesto igualdad absoluta, aunque aún son muy pequeños. Aunque sean niño y niña, soy una madre distinta para cada uno, me refiero a que aunque les pido lo mismo en cuanto a derechos e igualdades, sí que es verdad que por las personalidades que tienen mis hijos, tengo que tratarles de manera distinta porque mi hijo, por ejemplo, es más sensible, necesita más mano izquierda. Mi hija es como yo, más bruta, más directa, más transparente. Aunque la educación es la misma, tengo que ajustarla y amoldarla a cada niño.

-Pregunta: Después de todo lo vivido (covid), otro de los temas de los que sueles hablar y dar visibilidad es la maternidad. ¿Dirías que es importante el trabajo de los profesionales sanitarios y en concreto de las enfermeras?

-Respuesta: He tenido a los dos niños enfermos en un hospital maravilloso infantil hace unos años, antes de la pandemia, y tengo que decir que todo el mundo fue maravilloso, pero en especial quería hacer mención a las enfermeras, porque me parece que los médicos a final son los “coquitos” pero no necesariamente son gente empática o gente que se le dé bien el trato humano, hay muchos que sí está claro. Pero las enfermeras, que yo creo que mi madre hubiera sido una buena enfermera, no solo es el contacto con la persona, son los cuidados, la empatía, es el tocar, tranquilizar, acompañar… además de su trabajo diario.

Es fundamental que sea un trabajo vocacional, que la Enfermería es maravillosa siendo bien ejercida y terrible cuando es mal atendida. Realmente es lo que marca la diferencia de un niño ingresado en un hospital, por ejemplo, que además estás con el corazón en la mano porque tener un niño es la pesadilla de cualquier madre o padre.

-Pregunta: En tus libros das muchos consejos y herramientas pero, ¿cuál dirías que ha sido el mejor que te han dado a ti?

-Respuesta: El mejor consejo que me han dado a mí fue, sin lugar a dudas, uno que me dio mi madre el día que nació mi primer hijo. Me dijo: “El instinto maternal no es ficción, existe. No es tangible pero tú conoces mejor que nadie a tu hijo porque lo has llevado dentro de ti y porque le vas a estudiar desde el momento en el que nace, entonces, si en algún momento tu instinto te dice algo, no escuches a los demás, escúchate a ti”. Eso salvó la vida de mi hijo. Las madres son muy sabias. Hay que escucharse primero a una misma y luego, si eso, a los demás.

PÍLDORA

-¿Cómo definiríais la labor enfermera? Amor.
-¿Qué no falta nunca en tu botiquín? Apiretal.©
-Ejercicio, ¿en un gimnasio o al aire libre? No he entrado en un gimnasio en mi vida. Al aire libre.
-¿De qué alimento no podríais prescindir? El huevo frito.
-De no haber sido presentadora, ¿qué profesión habríais escogido? Psicóloga o artista.

Noticias relacionadas

consejos, enfermeras, enfermería, libro, maternidad, mujeres, redes sociales, Tania Llasera

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*