“Todos los profesionales sanitarios hemos trabajado con un objetivo común donde el paciente ha sido y es el pilar más importante”

Jueves, 13 de mayo de 2021

Cada año, en mayo, se celebra el Día Internacional de la Enfermería. En el 2020, además, se celebraba el Año Internacional de la Enfermera y Matrona, una proclamación que la OMS acogió con alegría argumentando que “son profesionales invaluables para la salud de las personas en todas partes” y que sin estos profesionales sanitarios sería imposible conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Realmente ellos han sido los protagonistas, pasando por momentos muy duros, sin fuerzas, luchando por salvar todas las vidas posibles y acompañando al paciente cuando no tenía a ningún familiar a su lado en sus últimos momentos. Hablamos con Tania María Campaña, enfermera de Hospitalización del Hospital Ramón y Cajal. ¿Qué es lo que más le ha marcado durante este año?

Profesionales sanitarios frente al coronavirus |iStock
Profesionales sanitarios frente al coronavirus |iStock

-Pregunta: Este año se conmemora el Año Internacional de la Enfermería. ¿Se lo esperaba así?

-Respuesta: No me lo esperaba así. A comienzos de año pensé que serían unos meses llenos de conferencias, ponencias o eventos de EPS entre otros donde se diera a conocer más la enfermería y el papel que tiene esta en la salud del paciente y en la sanidad. Jamás habría imaginado que el Año Internacional de la Enfermería y la Matrona consistiría en hacer frente a una pandemia de semejante envergadura durante tantos meses.

-Pregunta: ¿Qué es lo que ha marcado su año? ¿Le ha quitado la pandemia el protagonismo a la profesión?

-Respuesta: Mi año lo ha marcado la enfermería; todos estos meses de pandemia, e inicialmente la primera ola, implicaron muchísimas horas de trabajo, mucho desgaste físico y emocional. Ha supuesto la dedicación completa a la profesión sin cesar en el empeño, lo cual no permitía desconectar de todo lo que sucedía en el hospital.

Al contrario de lo que podríamos imaginar, la COVID ha hecho más visible el papel de los profesionales sanitarios y de la enfermera tanto en el ámbito asistencial como en el de la gestión. La necesidad de buscar, crear nuevas ubicaciones y transformar otras para pacientes en hospitalización, UVI o VMNI no habría sido posible sin el papel fundamental de los supervisores de enfermería que conseguían hacer malabares y trasformar un gimnasio en una unidad de cuidados respiratorios intermedios en menos de 24 horas, siendo este un ejemplo de tantos otros. Nos hemos apoyado los unos en los otros para conseguir el objetivo que compartíamos, sacar el paciente adelante.

-Pregunta: ¿Qué importancia han tenido y tienen los profesionales enfermeros? ¿Su papel ha sido importante? ¿El mejor y peor recuerdo como enfermera durante este año?

-Respuesta: El personal de enfermería es el que se encuentra a pie de cama las 24 horas del día, ve la evolución del paciente y se adelanta a posibles complicaciones, comunicándolas al equipo médico cuando es necesario. En cuanto a la investigación, que está siendo clave para el conocimiento de la enfermedad y el avance de los tratamientos, también hemos tenido un papel importante, y como podemos observar, en los últimos meses, la enfermera es determinante en el proceso de vacunación, sin ella no sería posible conseguir el objetivo propuesto de vacunar a toda la población, teniendo por tanto un protagonismo incuestionable en el ámbito de la Salud Pública.

Otro de los papeles relevantes en los que la enfermera ha sido importante es en cuestiones relativas a la EpS, a pesar de la situación desbordante a la que hubo que hacer frente en la primera ola, la enfermera siguió atendiendo aspectos relativos a la situación emocional de pacientes y familiares, trató de reducir la inquietud y ansiedad de éstos facilitando información, ayudando al paciente a identificar signos de alarma, explicando el por qué aparecían esos signos y síntomas y qué debían o no hacer para que estos no fueran a más. Acompañamos a los pacientes en su proceso de enfermedad y a sus familiares en su duelo anticipado; Éramos en muchas ocasiones el nexo de unión entre ambos mediante IPAD o incluso videollamadas con nuestros propios móviles y seguimos a día de hoy estando junto a ellos.

Los mejores recuerdos de este año son los momentos en los que se conseguía dar el alta hospitalaria a pacientes que habían estado varias semanas ingresados con mal pronóstico y venían sus familiares a recogerlos.

Y los peores momentos siguen siendo a día de hoy ver a los pacientes fallecer solos sin poder estar rodeados de los suyos o incluso el momento en el que un paciente tiene que despedirse de sus familiares por una videollamada porque le trasladan a la U.V.I. para intubarle y no sabe si volverá o no a despertar de la sedación.

“Los supervisores de enfermería que conseguían hacer malabares y trasformar un gimnasio en una unidad de cuidados respiratorios intermedios en menos de 24 horas. Nos hemos apoyado los unos en los otros para conseguir el objetivo que compartíamos, sacar el paciente adelante»

-Pregunta: ¿Ha cambiado la COVID-19 la forma de tratar/atender a los pacientes?

-Respuesta: Particularmente en mi servicio el paciente siempre ha sido el centro de los cuidados y la COVID no ha cambiado esta prioridad en nuestro trabajo. Lo único que modificamos fue la forma de trabajar en función de la presión asistencial; trabajamos por funciones en determinados momentos y siempre en equipo. Al mismo tiempo teníamos comunicación con el equipo médico e intentábamos coordinarnos todos para realizar todas las técnicas y pruebas que se precisaban en cada momento.

-Pregunta: Realmente ha sido el año de todos los profesionales sanitarios que han estado en primera línea. ¿Crees que el esfuerzo ha sido suficientemente reconocido?

-Respuesta: No, el primer aplauso de toda la población a primeros de marzo dando las gracias al trabajo que se estaba realizando en la sanidad se agradeció. Desde mi punto de vista el mayor reconocimiento por parte de los ciudadanos habría sido el cumplimiento de las normas; a día de hoy conocemos cuál es la vía de transmisión y qué medidas se deben llevar a cabo para disminuir la exposición a este virus y sin embargo vamos camino ya de una cuarta ola. El verdadero reconocimiento para los profesionales sanitarios por tanto sería conseguir con el esfuerzo de todos y a través del cumplimiento de las medidas recomendadas doblegar la curva y recuperar cierta normalidad.

-Pregunta: ¿Qué te ha enseñado este año?

-Respuesta: La importancia del trabajo en equipo y el trabajo interdisciplinar donde todos los profesionales sanitarios hemos trabajado con un objetivo común donde el paciente ha sido y es el pilar más importante.

Durante la pandemia los equipos médicos en las unidades Covid estaban formados por facultativos de diferentes especialidades médicas y quirúrgicas, endocrinos, dermatólogos, cardiólogos, neumólogos, otorrinos, cirujanos maxilofaciales, cirujanos plásticos, traumatólogos etc… y los equipos de enfermería por enfermeras de diferentes unidades, consultas externas, extracciones, centros de especialidades….en aquel momento fue clave tanto en enfermería como en medicina el posicionamiento de diferentes profesionales, teniendo que convivir por tanto diferentes grados de expertía en las plantillas. En este sentido, tanto compañeros médicos como enfermeras confiaban en nuestro criterio y se tomaban decisiones teniendo en cuenta el mismo. El trabajo en equipo cobro su sentido más que nunca, todo el mundo de manera generalizada se sentía parte de él.

-Pregunta: ¿Qué crees que debe cambiar todavía?

-Respuesta: Impulsar las diversas competencias que tiene la enfermería y sus diferentes especialidades. Hay que dar una respuesta eficiente al paciente y es aquí donde la enfermería tiene un papel muy relevante; un ejemplo de ello es la figura de la enfermera de enlace o gestora de casos que permite llevar a cabo una continuidad de los cuidados y la atención sanitaria entre el hospital y el centro de salud una vez dada el alta médica al paciente.

Otro de los campos donde debemos seguir trabajando es en la necesidad de desarrollar y dar mayor importancia a la Educación Para la Salud para poder empoderar al paciente, haciéndole conocedor y protagonista de su propio proceso y de esta forma conseguiremos alcanzar la equidad en materia de calidad de vida.

-Pregunta: ¿Saldrá la Enfermería reforzada?

-Respuesta: Espero y deseo que sí, aunque debemos seguir trabajando para potenciar el papel de la enfermera y el impacto que tiene ésta sobre el paciente y la comunidad. Es importante que las personas aprendan a asumir su proceso y así puedan tomar decisiones ante el mismo.

-Pregunta: ¿Ha notado más ansiedad, preocupación o miedo? ¿Y en los pacientes? La Enfermería es una de las profesiones más cercanas con el paciente.

-Respuesta: Personalmente durante todo este tiempo no sentí miedo, siempre he pensado que hay más posibilidades de contagiarse fuera del centro hospitalario que dentro de él. Sin embargo ese miedo si pude observarlo entre mis compañeros; enfermeros y enfermeras que atendían a pacientes de sus mismas edades y veían las complicaciones que podía llegar a provocar esta enfermedad en tan solo unos días.

En los primeros meses el sentimiento de preocupación estaba latente entre todos los trabajadores al enfrentarnos a algo desconocido donde era difícil prever la evolución de la enfermedad y las posibles complicaciones que podría tener esta sobre los pacientes; nos encontrábamos a pacientes desaturados que no avisaban para ser atendidos porque no percibían esa disnea que debería existir asociada a esos parámetros de oxígeno en sangre; no entendíamos cómo un paciente que habíamos estabilizado podía fallecer horas más tarde sin él percibir ese malestar general.

Nunca podré olvidar la mirada de terror que reflejaban muchos pacientes cuando subían de urgencias o cuando eran conscientes que su enfermedad no estaba evolucionando favorablemente, pero sin embargo me alivia pensar en los momentos en los que los profesionales permanecíamos con ellos tratando se suplir a los familiares que no podían apoyarles en esos cruciales momentos.

-Pregunta: Por último, como profesional enfermera, ¿diríais que es la situación más difícil o dura a la que os habéis enfrentado como profesionales sanitarios? ¿Cree que terminará pronto?

-Respuesta: Creo que el atentado del 11 de Marzo en Madrid fue una situación muy difícil que muchos de mis compañeros tuvieron que vivir. Son sucesos totalmente distintos y por tanto creo que no pueden ser comparables, pero la dureza de ambos en este sentido tuvo que ser similar. Esta pandemia está siendo muy dura para el personal sanitario por la duración de la misma lo que implica un desgaste físico y psíquico.

Espero y deseo que la vacunación masiva sea un punto de inflexión en todo esto y podamos empezar a ver un poco más de luz al final de este largo túnel.

Noticias relacionadas

COVID-19, Día Internacional de la Enfermería, enfermeras, entrevista, Hospital Ramón y Cajal, pandemia

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*