Un día cualquiera de una enfermera voluntaria en Sanfermines

Jueves, 7 de julio de 2016

SF 2015- AyuntamientoUno de enero, dos de febrero…siete de julio. Llegan las fiestas de San Fermín, una de las más conocidas en España. Muchos piensan en ellas, pocos se dan cuenta de lo que hay detrás de la diversión. Día y noche, durante estos días, trabajadores se dedican a velar por la seguridad de los miles de personas que acuden a disfrutar de la celebración. Entre estos trabajadores se encuentran los dispositivos especiales en los que enfermeros y enfermeras voluntarios dedican todo su esfuerzo y conocimientos para dar asistencia sanitaria a aquellos que la necesiten. Una de estas enfermeras es Ruth Reinaldo Iriso, diplomada en Enfermería por la Universidad de Navarra en 2007 y voluntaria en la Cruz Roja desde 2010. Nos dirigimos a ella para conocer este mundo que se encuentra tras el telón de la diversión festiva.

La primera pregunta que realizamos a Ruth es cómo es una jornada cualquiera de una enfermera que trabaja en el dispositivo especial del encierro de San Fermín. Ella nos facilita un pequeño diario de uno de sus días de trabajo en las fiestas.

Screenshot_2015-07-19-22-18-00El diario de Ruth: Un día cualquiera en el dispositivo de San Fermín empieza a las 05:20 am cuando suena el despertador, otro día que toca infundirse en el traje de voluntaria de Cruz Roja para volver a vivir uno de los mejores momentos de mi trayectoria como enfermera voluntaria, los encierros de San Fermín. A las 06:00 am es la hora acordada en la sede de Cruz Roja Pamplona para reunirnos y empezar a trabajar. Son momentos de encuentros entre compañeros, algunos habituales y otros a los que hace un año que no ves. Tras los saludos acudimos a los listados y descubrimos el puesto asistencial que se nos ha asignado en el encierro de este día, después nos reunimos para que nuestro responsable de puesto nos dé unas nociones básicas sobre organización y peculiaridades de ese tramo, protocolo de actuación y aclarar dudas. ¡Es momento de poner en práctica todo lo aprendido hasta el momento sobre el paciente politraumatizado!

Bajamos al salón de actos donde revisamos nuestro material, yo como enfermera, junto al médico asignado en mi puesto, me aseguro que en mi maletín avanzado no falta lo más imprescindible: material de vía aérea, venosa y hemostasia. Otros compañeros serán los encargados de controlar los maletines de primera intervención e inmovilización.

Sobre las 07:00 am se nos da la salida hacia el tramo del encierro asignado, todos juntos nos dirigimos charlando sobre lo acontecido el día anterior, experiencias… hemos llegado. Es el responsable quien nos indica dónde dejar el material y dónde colocarnos una vez de comienzo el encierro, aunque es un puesto que conozco, considero importante atender en todo momento las explicaciones a pie de calle. Con tranquilidad observo el reloj y tengo la sensación de que no se mueve, todavía quedan 30 minutos para que suene el cohete tan esperado por todos los presentes. Seguimos observando lo que nos rodea, los nervios empiezan a surgir al ver que cada vez falta menos, no sabemos qué nos va a deparar el encierro de hoy. Son las 07:45 y ya me he colocado en mi posición, junto al médico que me acompaña está mañana. Las barreras de seguridad se retiran, a los corredores con calzado inadecuado, afectados por el alcohol o que incumplen las normas se les retira del recorrido. Saco mis guantes del bolsillo y una vez puestos, para no perder tiempo, me subo a la zona del vallado que se me ha asignado. Las caras de los corredores lo dicen todo, por lo que los nervios se mantienen hasta el último momento. Se oye el cántico a San Fermín. Las 08:00 am, ¡ahora sí! Todos los nervios mantenidos han desaparecido y la adrenalina me hace mantenerme alerta y capacitada para todo lo que ocurra. ¡Acaba de sonar el cohete que anuncia la salida de los toros! Se oyen gritos, carreras… Continuamente aconsejamos a los corredores que sigan hacia adelante y no se amontonen en los vallados para evitar las caídas y montones…”¡¡no os quedéis aquí!!” “¡¡sigue hacia adelante!!”, entre todo este jaleo y sin parar de controlar el estado de los corredores, se ve cómo la manada se aproxima y rápidamente se aleja de nosotros, ¡prácticamente sin enterarme!

Miro a mi compañera de comunicaciones, nos avisa con gestos de que hay un herido en el recorrido que precisa atención médica y que la manada ya ha pasado, podemos saltar del vallado y aproximarnos hacia el herido. Se trata de un traumatismo, una de las patologías más comunes con las que nos encontramos. Junto con el médico realizo una valoración primaria y una secundaria, se aplica el tratamiento correspondiente. El resto de compañeros están localizados en el puesto fijo asignado para curas leves atendiendo a los corredores que acuden por su propio pie. ¡Han levantado la mano! Por lo que sabemos que precisa atención médica, acudimos y realizamos la atención. Hoy no hemos tenido que atender ninguna herida por asta de toro.

Una vez terminadas las asistencias, recogemos el material y esperamos a que se nos indique la finalización del dispositivo y la vuelta hacia la sede con todo el material.

Con la alegría por el trabajo realizado y la satisfacción de haber ayudado de la mejor forma que sé a pesar del cansancio acumulado conforme se acerca el día 14, nos despedimos con un ¡hasta mañana!, donde comienza otro día cualquiera.

Pregunta-. ¿Con qué dificultades específicas os encontráis?

Respuesta-. Uno de los inconvenientes con los que nos encontramos en el dispositivo de Sanfermines es el exceso de alcohol y otras sustancias que influyen en el comportamiento de las personas: falta de colaboración en la atención y en la comunicación…

Otra de las dificultades son los diferentes idiomas, algunos de ellos los desconocemos, haciendo muy dificultosa la comunicación. La aglomeración de gente en ciertos puntos de la ciudad nos dificulta el rápido acceso en ambulancia.

P-.Al conocer la realidad del riesgo que muchos corredores toman, ¿nos podrías dar tu opinión personal acerca de estas fiestas?

R-. Hay un porcentaje de corredores que durante todo el año se preparan para ese momento, donde también juega un papel importante la tradición, la devoción…

Por el contrario, la otra parte son corredores que no son conscientes del riesgo que tienen y las consecuencias de “esta carrera”. No es solo el riesgo para sí mismos de su inexperiencia y su falta de conocimiento, sino para todos los que comparten tramo con ellos.

P-. Cada vez se les da más voz a los casos de acoso contra mujeres. El último, la denuncia que ha interpuesto una joven que fue violada en el baño de un bar de Pamplona durante los encierros de este año 2015. ¿Habéis tenido que atender a alguna chica en relación a estos casos?

R-. No dispongo de datos específicos pero desde nuestra asamblea, en colaboración con Cruz Roja Juventud, se han repartido lazos morados durante todas las fiestas sumándonos a la iniciativa del Ayuntamiento de Pamplona en contra de las agresiones sexistas. Yo he colaborado llevando uno de ellos.

Cruz Roja, Dispositivo especial, enfermera, enfermeras, enfermería, enfermeros, San Fermín, San Fermines, Voluntaria

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*