El ambiente de estudio

Viernes, 26 de octubre de 2018

El sitio en el que los alumnos deciden estudiar es importante, ya que incide en el rendimiento del trabajo realizado. En primer lugar, es recomendable elegir siempre la misma ubicación, a ser posible, y si aglutina características que promuevan la concentración, el orden y el silencio, la habitación de cada uno.

Pautas para elegir la ubicación de estudio

Entorno ordenado

Sobre todo en lo que se refiere a los muebles de estudio, en los que estén presentes recursos de consulta, los materiales necesarios y herramientas, como lápices o subrayadores, y que eviten elementos capaces de distraer.

Mobiliario adecuado

Una mesa y una silla adaptadas a la altura del estudiante, es decir, que permitan apoyar los brazos y mantener recta la espalda, y de colores claros y que no resalten, son lo más correcto.

Bibliotecas, salida de emergencia

En caso de que no se pueda estudiar en casa, son habituales los desplazamientos a las bibliotecas, en las que impera un ambiente silencioso y cuentan con multitud de materiales de consulta, incluidos aquellos que se encuentran online.

La postura

La posición del cuerpo influye en el resultado de los estudios; la postura más adecuada pasa por apoyar los pies en el suelo con las piernas formando un ángulo de 90º, el tronco erguido y utilizar un atril en el que situar los papeles, a unos 30 centímetros de los ojos.

Importancia de la luz

Una mala iluminación de la sala de estudio redunda en un mayor cansancio y una peor concentración, por lo que lo ideal es trabajar en una ubicación que cuente con luz natural, o, en caso contrario, la de un flexo, que provenga del lado contrario al de la mano con la que se escribe.

El silencio: ese gran desconocido

Es importante aislarse de los ruidos a la hora de comenzar una sesión de estudio, evitando la televisión, la radio o el teléfono y haciendo saber a los familiares que se va a empezar.

Si se estudia en una biblioteca, los móviles deben estar apagados; en casa, y si es imposible eliminar todos los sonidos, es recomendable escuchar música clásica como elemento de apoyo.

Contenido extractado de:

Acebes Seisdedos E. El ambiente de estudio. En Arroyo Gordo MP, Acebes Seisdedos E, Giménez Maroto AM, Serrano Gallardo P. Guía de iniciación a los estudios de Enfermería. Soluciones prácticas. Madrid: Difusión Avances de Enfermería (DAE); 2002. p. 82-87.