La nueva era de los currículums digitales

Jueves, 23 de mayo de 2019

Al finalizar los estudios de grado, se abre una nueva e importante etapa en la vida de todo estudiante: la incursión en el mundo laboral. De todos es sabido que una buena tarjeta de presentación donde se muestren todas las cualidades profesionales es fundamental a la hora de buscar empleo. Dicha tarjeta son los currículums vitae que, junto con la carta de presentación, de la que se hablará más adelante, son las únicas dos vías de representación que van a tener las diferentes empresas e instituciones públicas que están realizando la selección de personal para conocernos inicialmente.

Atrás quedaron los tiempos en los que la presentación del currículum se reducía a la redacción de dos páginas impresas. Se trata de un formato estático, con información actualizada y concisa de nuestra formación y experiencia, con pocas posibilidades de adaptarse a la  (cada vez más rápida) manera de comunicarnos, a las nuevas vías de gestión de la oferta y la demanda, en definitiva, a la nueva era digital en la que vivimos. Hoy en día las redes sociales tienen un papel fundamental que no puede ser ignorado a la hora de poner en contacto personas y empresas.

Consejos para presentar el CV

Hay muchas cosas que hay que tener en cuenta a la hora de realizar un currículum vitae:

  • La información ha de ser veraz. Piensa que en la red es mucho más sencillo comprobarla.
  • Cuenta aquello destacable, tus logros. El objetivo es compartir información valiosa que permita valorar tu formación y aptitudes. Por ello, indica solo aquello que tú mismo consideres más sobresaliente. Si cuentas con evidencia documental como diplomas, presentaciones o vídeos, no dudes en subirlos a la plataforma para así enriquecer aún más tu perfil.
  • Apuesta por mensajes concisos, mantén tus datos y tu experiencia permanentemente actualizados, prima lo visual a lo escrito y aprovecha los múltiples recursos que te ofrecen las redes sociales, sobre todo las especializadas. Ten en cuenta un dato muy importante: actualmente un 80% de los procesos de selección se realiza a través de Internet.
  • Sé original. Una de las claves en todo proceso de selección de personal es destacar sobre el resto con una carta de presentación original y que, además, defina con un solo vistazo. Hay varias webs con plantillas disponibles para personalizar tu currículum.
  • La identidad digital debe estar bien cuidada, procurando utilizar siempre el mismo nombre en todas las redes. El 86% de los reclutadores reconoce que rastrea internet en búsqueda de información sobre los potenciales candidatos. Por tanto, incluir las cuentas o blogs personales facilitará el trabajo de los encargados de personal.
  • Es recomendable adaptar el CV a cada oferta de empleo, resaltando las capacidades y experiencia laboral previa que sea más acorde con el puesto para el que se trata de optar. Puedes incluir una breve descripción sobre la empresa, en el encabezado de la hoja.
  • Apuesta por un formato sencillo y limpio. Un buen formato de texto es clave para que el reclutador reconozca tus puntos fuertes y no se quede en lo accesorio. Los espacios en blanco que dividen en bloques tu trayectoria profesional son de gran ayuda. Es recomendable prescindir de los colores y utilizar una fuente de letra estándar. Las imágenes accesorias, los encabezados o los pies de página también sobran.
  • No te olvides de hacer un resumen. Un resumen es esencial para un perfil y no tiene que ser algo mucho más que unas líneas. Con trabajos anteriores, logros, experiencias vividas, las metas de forma más extensa, escribiéndolo en primera persona, para que suene más creíble y personal.
  • No esperar a que llamen a tu puerta. Eres el primer interesado en crear oportunidades, atrévete y sé el primero en contactar con los profesionales y empresas que te interesen.

Cómo presentar el currículum

En este sentido, desde el portal web del BBVA se ofrecen una serie de consejos encaminada a lograr que se cause una buena impresión durante la entrevista de trabajo y, de esta forma, conseguir el empleo. En este sentido, coinciden con las directrices expuestas hasta el momento en lo referente a la claridad y la concisión que habrán de primar en el documento, dado el volumen de CV que un empleador puede llegar a ver al día. Además de esta recomendación, entre los consejos del banco destacan:

  • Enfatizar los datos en función de su importancia en relación con la oferta. Subrayar lo más relevante utilizando la negrita como formato, por ejemplo.
  • Organizar el currículum en categorías. En la parte superior del texto tienen que ir incluidos los datos personales y una fotografía.
  • La fotografía debe reflejar una actitud profesional por parte del candidato. A pesar de que se puede optar por excluirla, lo más aconsejable es incorporar una imagen en el documento, ya que ayuda a establecer una relación empleador-futuro trabajador.
  • Otros detalles, como la fecha de nacimiento, la información de contacto o, en caso de tenerla, una página web personal, pueden añadirse más abajo que el nombre y la foto.
  • En el apartado de formación académica, además de los títulos de educación secundaria o superior, se pueden señalar los logros en otros ámbtitos, como la ofimática o el conocimiento de otros idiomas.
  • Para el de experiencia laboral se añaden tanto las prácticas como los empleos propiamente dichos. En caso de que la carrera haya estado caracterizada por múltiples trabajos de escasa duración, es recomendable anotar únicamente aquellos que estén relacionados con el puesto al que se está aspirando.
  • Si los periodos de actividad están separados por franjas de tiempo significativamente grandes, hay que destacar las ocupaciones que se han mantenido durante dichas franjas. Por ejemplo, se pueden incluir cursos de formación, en su correspondiente apartado.
  • Una forma correcta de ordenar la experiencia laboral es mediante orden cronológico inverso, ya que destacar trabajos concretos puede llegar a transmitir una imagen de inactividad si sus fechas están muy alejadas.

Carta de presentación

La carta de presentación, como indican en el portal Primer Empleo (https://www.primerempleo.com/), no solo es una herramienta para complementar el currículum, sino una técnica apropiada para que el ponr de manifiesto al empleador el puesto concreto al que se desea aspirar, los conocimientos acerca de la empresa o el sector con los que se cuenta o la motivación para optar a un trabajo determinado. Hay varias clases de carta de presentación, en función del tipo de candidatura:

  • A modo de respuesta a una oferta: tiene la principal ventaja de que la empresa está esperando recibir CV.
  • Candidatura espontánea: demuestra interés. Es recomendable contactar previamente con la empresa para saber a quién dirigir el currículum y la carta y, por otro lado, comprobar posteriormente que este profesional los ha recibido.
  • Candidatura declara: es común que algún familiar o allegado recomiende enviar el CV para dterminado puesto de trabajo vacante en la empresa en que trabaja.

Una vez sabido esto, es necesario desacar que las cartas de presentación deben ser únicas para cada puesto de trabajo, no hay que redactar un texto estándar para todas las candidaturas, ya que las empresas a las que las dirijas serán diferentes. En caso de no contar con experiencia laboral, lo más importante es resaltas las capacidades y la educación que pueden llegar a destacar una opción por encima del resto.