“Campana de los Sueños”, el nuevo proyecto para celebrar el fin de los tratamientos de los pacientes con cáncer

Lunes, 8 de abril de 2019

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) inauguró hace unos meses la primera ‘Campana de los sueños’, una iniciativa que consiste en instalar en la planta de oncología una campana que se tocará cada vez que un paciente haya superado la enfermedad. De esta manera el sonido expresará la alegría, la felicidad y el bienestar del paciente como símbolo de triunfo al acabar una etapa dura, además de transmitir esperanza y apoyo al resto de ingresados.

Campaña de los sueños

La iniciativa se introdujo por primera vez en 1996 en el Centro MD Anderson (Houston) cuando el almirante Irve Le Moyne, agradecido por haber finalizado su tratamiento de radioterapia, le regaló la campana de bronce de su barco al centro hospitalario y se instaló en el campus principal. A partir de ese día,, los pacientes que querían celebrar una buena noticia o la finalización de su tratamiento, tocaban tres veces la campana.

El Hospital Virgen de la Victoria ha querido sumarse a este proyecto convirtiéndose así en el primer centro público de Málaga que se une a esta iniciativa con la instalación de tres de estos instrumentos musicales en las áreas asistenciales de oncología. “Con la colocación de estas campanas, cada vez que un paciente complete o finalice un tratamiento en cualquiera de nuestras áreas de Oncología, se dará un toque para anunciar así la buena noticia, y animar a los pacientes de esta índole, y poder trasmitirles de esta manera tan original un mensaje de esperanza y positividad a todas las personas implicadas en la lucha contra el cáncer”, ha explicado la directora de Procesos del centro y coordinadora del proceso asistencial en Oncología Radioterápica y Radiofísica, Yolanda Lupiañez.

Durante la presentación de este proyecto en el Hospital Virgen de la Victoria, la madre de una paciente ha recordado que en el blog “Psicocina de Ideas”, su hija relató así su experiencia el 13 de febrero de 2016: “Lo primero os pongo en situación. Una vez a la semana voy a quimioterapia y allí una campana que se llama “The Bravery Bell”, la Campana de la Valentía, la cual cada vez que alguien termina su última sesión toca, las enfermeras aplauden y le desean a esa persona no volver a verla nunca por allí. Es algo muy significativo y muy simbólico y yo, la primera vez que lo presencié, con esa vía puesta y ese veneno sanador recorriendo mis venas me emocioné mucho y lloré mucho también. La semana que viene será mi turno de acercarme a ella y hacerla sonar hasta que resuene en las 23 plantas del hospital”.

Noticias relacionadas

AECC, cáncer, Hospital Virgen de la Victoria, Oncología

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*