Catalina García (PP): “Los trabajadores sanitarios, con su vocación y profesionalidad, han garantizado una asistencia segura y de calidad en los últimos años”

Viernes, 26 de abril de 2019

Catalina García es enfermera y la viceconsejera de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. Como candidata del Partido Popular (PP) fue la alcaldesa, durante una década, de su pueblo natal, Jimena, en Jaén; siendo la primera mujer en ser elegida para el cargo y la más joven de España, tenía 24 años, en desempeñar un puesto al frente de un ayuntamiento. Nos atiende para hablar de su trayectoria en la esfera pública, de su labor para mejorar la sanidad de la región y de su vocación enfermera.

Pregunta: ¿Por qué se decidió primero, por la enfermería o por la política?

Respuesta: Mi primera gran vocación fue y sigue siendo ser enfermera.

P.: ¿Cómo comenzó su andadura política? Háblenos de sus primeros pasos en la esfera pública.

R.: Justo al acabar la diplomatura de Enfermería comencé mi vida laboral, que me llevó a casi todos los rincones de mi provincia, Jaén. Pero eran contratos esporádicos que hicieron que decidiera buscar fuera de Andalucía mayor estabilidad; y “dicho y hecho”. Me marché a Madrid con una interinidad en un consultorio.

Con el paso del tiempo me di cuenta de que, a pesar de la estabilidad, Madrid no era mi ciudad, por lo que renuncié y volví a mi pueblo, Jimena, y también a los contratos de corta duración. Este hecho fue el que me llevó a comenzar un nuevo camino en la política, ya que el ofrecimiento fue encabezar la lista del Partido Popular (PP) a las elecciones municipales del año 1996, precisamente por tener tiempo libre a lo largo del año y, por otro lado, por llevar años colaborando en actividades relacionadas con el

P.: A lo largo de su carrera ha desempeñado diversos cargos políticos. Fue alcaldesa de la localidad jienense de Jimena, parlamentaria en Andalucía, también ha formado parte de comisiones y portavocías… ¿Qué experiencias ha vivido a lo largo de su carrera política?

R.: Las experiencias vividas han sido muchas, y darían para una entrevista única. Mi vida profesional, política y personal han ido de la mano durante muchos años y ha sido complicado en algunos momentos, pero soy una mujer muy positiva y siempre aprovecho lo bueno de cada momento y situación; y alejo todo lo demás.

Si tengo que quedarme con algún momento de mi experiencia política, ya que no me gusta llamarla carrera, porque la mía es la enfermería, sin duda alguna me quedaría con ser alcaldesa de mi pueblo, que ha sido el mayor orgullo y satisfacción por poder ayudar y prestar un servicio a mis vecinos.

Después, tengo que reconocer que mi última etapa como parlamentaria andaluza y portavoz de Sanidad me ha dado la oportunidad de conocer la realidad de la sanidad en cada rincón de Andalucía, y mantener un contacto con los diferentes profesionales; esto me ha enriquecido y preparado para poder continuar prestando un servicio a todos.

Siempre he considerado que la política es una labor de servicio a los demás, de detectar, conocer y solucionar problemas. Con esta convicción entré en política y con ella intacta continúo en ella. La mayoría de los compañeros que he conocido en mi camino así lo piensan también.

P.: Hablando de su puesto al frente del Ayuntamiento de Jimena, fue la primera mujer en ser elegida alcaldesa de la localidad. ¿Cómo vivió ese momento? ¿Qué significó para usted?

R.: La verdad es que cuando me presenté como candidata a la alcaldía de Jimena por el Partido Popular (PP) con 24 años, no entraba en mis cálculos ganar. Sí entraba ser concejala y poder aportar y trabajar para mejorar la vida de mis vecinos, pero ellos fueron los que decidieron que fuese la alcaldesa; y de este modo me convertí en la primera mujer alcaldesa de mi pueblo y, a su vez, en la más joven de España.

Los sentimientos acumulados en aquellos momentos eran una mezcla de orgullo, responsabilidad, ilusión, vértigo y, sobre todo, agradecimiento por la confianza depositada. Ese momento cambió el camino de mi vida de forma definitiva, ya que, a partir de aquel día, quedó atrapado en dos claras vocaciones de servicio público: la enfermería y la política.

P.: ¿Cómo ha compaginado, a lo largo de su carrera, su labor política con el desempeño de la profesión enfermera?

R.: Compaginar dos vocaciones es complicado porque a ambas les quieres dedicar el mayor tiempo posible. Durante 10 años fui alcaldesa, enfermera y madre. Normalmente, trabajaba de tarde, para poder estar en el Ayuntamiento por las mañanas. La juventud e ilusión me permitían estas jornadas maratonianas, pero cuando fui parlamentaria tuve que pedir excedencia por incompatibilidad.

P.: Desde su perspectiva como enfermera y política, ¿cuál es la situación actual de la sanidad en España y en Andalucía? ¿Cuáles son sus puntos fuertes y débiles, según su punto de vista?

R.: La situación actual de la sanidad en España, y especialmente en Andalucía, es de recuperación después de los últimos años, en los que la inversión no ha sido una prioridad. A la vez, nos encontramos con una planificación cortoplacista y que no atendía necesariamente a las necesidades asistenciales reales de los andaluces.

El punto fuerte de la sanidad está claro que son sus excelentes trabajadores, ya que, gracias a su vocación y gran profesionalidad, han garantizado una asistencia segura y de calidad en los últimos años. Las debilidades tienen que ver con la falta de planificación, desmantelamiento progresivo de la Atención Primaria, una sanidad basada en curar pero no en prevenir la enfermedad y en promocionar la salud y un modelo que no se ha adaptado a las nuevas necesidades asistenciales.

P.: Desde su puesto como viceconsejera, ¿qué planes tiene proyectado emprender para mejorar la situación de la sanidad?

R.: En la actualidad, la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía realiza un análisis de la situación y las necesidades asistenciales en cada una de las provincias. Se realizará una planificación seria y rigurosa a corto, medio y largo plazo que permita recuperar un sistema de Atención Primaria resolutivo, con una papel fundamental en la prevención y en la promoción de la salud y en el abordaje de la cronicidad; caminar hacia un modelo sociosanitario que haga posible actuar ante una población de mayor edad, y en muchas ocasiones pluripatológica, que facilite la prevención de episodios agudos y que evite ingresos innecesarios; poner en marcha todas las medidas y sistemas para garantizar la atención en procesos tiempo-dependientes; aumentar los recursos para garantizar una asistencia digna a los andaluces con problemas de salud mental; garantizar el acceso a los cuidados paliativos; evaluar y ampliar la cartera de servicios; y apoyar la investigación.

Pretendemos realizar junto a profesionales y andaluces una gestión eficaz y eficiente que nos permita, además de una mayor inversión, una redistribución de los recursos, con la consiguiente ampliación de cartera de servicios.

P.: Como cargo público y como enfermera, ¿cómo ha vivido los recortes en sanidad que se han producido en los últimos años?

R.: Los recortes realizados en Andalucía han afectado, principalmente, a los profesionales, que han asumido recortes directos a su masa salarial y a sus derechos; además de una reducción del personal en más de 7.000 personas. Esta disminución ha influido en la asistencia prestada, en el colapso del sistema y en el aumento de las listas de espera.

P.: Y, por otro lado, como enfermera en un puesto dirigente, ¿cómo abordará las principales reivindicaciones actuales de la profesión (especialidades, prescripción, ratios enfermera/paciente…)?

R.: La enfermería tendrá un papel clave en el modelo sanitario en Andalucía. Se pondrá en valor, se protegerá y se impulsará la labor que desarrollan los profesionales. Avanzaremos en la implantación de las especialidades, la enfermera escolar, la ratio enfermera/paciente y en nuevas competencias.

P.: En este sentido, ¿cree que los profesionales enfermeros deberían contar con mayor representación en puestos directivos? ¿Qué medidas tomaría para incentivar su presencia en cargos de relevancia pública?

R.: Existen profesionales de enfermería muy cualificados para poder desarrollar labores de dirección; de hecho, en Andalucía es una realidad en la actualidad. En cuanto a cargos de relevancia pública, demostramos que es posible, y una prueba de ello que hoy la viceconsejera de Salud y Familias es enfermera.

Noticias relacionadas

28A, Catalina García, elecciones generales, Enferera especialista, enfermera, enfermería, PP

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*