Centro de Nacimientos: un acompañamiento continuo y humanizado de la matrona en el parto

Jueves, 18 de marzo de 2021

La forma convencional del parto está cambiando, o más bien, se están ampliando las maneras de llevarlos a cabo. Con el paso del tiempo se han ido humanizando y dando más protagonismo a los progenitores, que sean ellos los que puedan decidir cómo desean que sea ese momento tan especial de sus vidas.

Vista general Centro de Nacimientos FHSJDM
Vista general Centro de Nacimientos FHSJDM

El parto puede ser de muchos tipos, muchas alternativas, desde el parto natural, la cesárea, el parto en el agua, el parto vertical, el parto Leboyer… una gran variedad en los que la mujer y el bebé son los protagonistas. Otro de los lugares que más éxito está teniendo, y que cada vez son más solicitados, son los Birth Centre o Centros de Nacimientos. Se trata de unos centros para el parto que están dentro o al lado del edificio hospitalario, pero fuera de la unidad obstétrica convencional. Un lugar que oferta un servicio que acompaña a las mujeres, familias y entorno de forma holística e integral. “La mujer es acompañada durante el embarazo y durante todo el trabajo de parto y nacimiento por una matrona, que realiza un cuidado personalizado, promoviendo un parto fisiológico y el bienestar de la madre y sus acompañantes”, explica Roser Palau, matrona referente de la Fundació Hospital Sant Joan de Déu de Martorell.

Los Centros de Nacimientos

No todos los futuros padres pueden llevar a cabo esta forma de parto. Aunque son lugares totalmente seguros, solo aquellas mujeres con embarazos sin complicaciones o de bajo-medio riesgo podrán elegirlo. “Son espacios para favorecer el proceso normal del parto, similar a lo que podríamos encontrar en un hotel o en una habitación de casa, con el material médico presente pero escondido. Los cuidados se caracterizan por ser de baja intervención, sin una vía en la mano, con auscultación intermitente del bebé, sin estar atada a una cama o a un monitor, sin intervencio nes innecesarias, dejando los tiempos necesarios para la evolución normal del parto, comiendo, bebiendo, con movi miento o descansando, totalmente individualizado a los deseos y necesidades de cada familia”, explica Roser.

Actividad en el Centro de Nacimientos FHSJDM
Actividad en el Centro de Nacimientos FHSJDM

Son lugares que tienen gran éxito y son modelo de referen cia en otros países, como Reino Unido, pero en España tan solo dos son de titularidad pública, el de Martorell y el de Baetulo, ambos en Barcelona. Un lugar al lado del hospital, liderado por matronas, que serán las que atiendan el parto, pero a la vez en coordinación con el resto de profesionales del hospital. “Sin el trabajo en equipo, este proyecto no sería posible”, afirma esta matrona.

El instrumental en este tipo de lugares es básico: un soni caid y unas manos experimentadas. Son unidades que se caracterizan por ser de baja intervención, aunque todo el material médico está igualmente disponible en la sala. La habitación consta de un espacio central amplio para favorecer el movimiento, una cama por si la madre quiere descan sar, una bañera, un baño propio con ducha, una liana para poder cogerse y verticalizar posiciones liberando el peso del cuerpo; una pelota, una colchoneta, silla de partos, velas, luces tenues, altavoz con música…

El proceso es el siguiente: primero habrá una consulta donde los profesionales realizan la primera visita y seguimiento de las mujeres y sus parejas o acompañantes, poniendo a la mujer en el centro, conociendo las especialidades de cada una de ellas, sus miedos y sus necesidades. Posteriormente facilitan un teléfono que está disponible 24 horas para las que inician el trabajo del parto. “Hacemos triaje telefónico, y cuando es el momento se dirigen al centro. Allí llevamos a cabo una valoración e ingreso. Durante el trabajo de parto hacemos un cuidado, una matrona a una mujer, realizando seguimiento clínico y acompañamiento físico y emocional de la mujer durante todo el proceso de dilatación, parto y postparto.

Después de estar aproximadamente dos horas más en el Centro de Nacimientos, iniciando la lactancia y comprobando que todo está bien, la familia pasa a la habitación de postparto, donde estará normalmente 24 horas más antes de irse de alta a su domicilio, donde acudirá la matrona de la Atención Comunitaria para continuar con el seguimiento”, apunta.

La importancia de las matronas

A simple vista puede parecer un trabajo muy similar a un parto convencional, pero estos centros están diseñados para dar a luz de forma natural, con apoyo del acompaña miento de una matrona, de terapias complementarias o incluso del óxido nitroso, pero si la mujer gestante desea una analgesia epidural tiene que ser trasladada a la sala de partos convencional. “Para tener un parto más humanizado hace falta que pongamos a la mujer en el centro de todo, pensemos en sus necesidades, sus deseos dependiendo de su cultura, entorno, conocimientos… Todos somos humanos, ¿cómo humanizamos un proceso? El cuidado de por sí ya debería ser humano. Si realmente escuchamos lo que nos dice la mujer y la ponemos en el centro, todo el cuidado cambia”, admite Palau.

Roser Palau, matrona referente del FHSJDM
Roser Palau, matrona referente del FHSJDM

La matrona será la encargada de acompañar y respetar a la madre en sus decisiones, informando en todo momento del proceso, tanto si se desarrolla todo con normalidad como si el embarazo o parto se complica. Durante el embarazo, el papel de la matrona es el de escuchar a la mujer, seguir el embarazo, realizar educación sanitaria y preparar tanto a la madre como a los acompañantes física y emocionalmente para todo el proceso.

Una vez se inicia el trabajo del parto se continúa con el cui dado personalizado, promoviendo el seguimiento de un parto fisiológico y acompañando las necesidades de la madre. Mientras la matrona acompaña, en su mente tiene presente las posibles complicaciones y cómo resolverlas. Es la primera persona al lado de la mujer en caso de emergencia, así que debe tener el conocimiento y habilidades técnicas para resolverlas, además de habilidades de comunicación con el resto del equipo para que este proceso sea más ágil y tenga mejores resultados. “Se necesita un buen trabajo en equipo para que todo esto sea posible. En el momento del parto siempre somos dos profesionales, la matrona principal y una segunda matrona, enfermera o TCAE, para dar apoyo en caso de producirse una emergencia obstétrica. Ante esta situación entrarían en juego también los profesionales indicados para cada emergencia: camillero, pediatra, obstetra o anestesista”, explica Roser Palau.

Las emergencias son mínimas, pero en caso de que se produzca una complicación, en todo momento habrá un tras lado a la Unidad Obstétrica o sala de partos. “Cuando se creó el Centro de Nacimientos en la Fundació Hospital Sant Joan de Déu de Martorell se organizaron los circuitos correspondientes a cada emergencia obstétrica que se puede producir tanto para la madre como para el recién nacido. Algunas de las complicaciones se pueden resolver en el Centro de Nacimientos (con personal bien entrenado) y otras requieren de traslado a la Unidad Obstétrica”, afirma.

Miedo y rechazo

Según un estudio que se llevó a cabo por la Universidad Ramón Llull, los servicios de maternidad encabezados por matronas consiguen partos más centrados en la mujer y con menos necesidad de intervención. “Las madres debe rían conocer estos datos antes de elegir el centro donde irán a dar a luz si tienen un embarazo sin complicaciones. Estamos viendo un gran descenso en la intervención en la Unidad Obstétrica, con muchas menos cesáreas, menos partos instrumentados y muchos más partos normales. Las madres tienen una mejor experiencia del parto y eso es muy importante para su salud, tanto física como mental, más allá del parto”. Y es que en muchas ocasiones hay miedo o incertidumbre hacia este tipo de centros, que son un modelo desconocido en España. “Se relaciona el hecho de dar a luz fuera del hospital con partos sin acompañamientos, cuando realidad no es así. Las matronas tienen la formación y competencias para acompañarlas en el espacio en el que las mujeres se sientan más seguras”, concluye.

Hay mucha variedad de opiniones, mucho miedo, incertidumbre, pero también muchos datos científicos que avalan su seguridad y muchas opiniones positivas de aquellos que han optado por ello, y es que finalmente serán las futuras madres las que decidan dónde dar a luz y qué método y lugar desean para recordar con buen sabor de boca el día en el que conocerán a la persona más importante de sus vidas.

Noticias relacionadas

Casa de partos, Centro de Nacimientos, Hospital Sant Joan de Déu de Martorell, matronas, parto, Roser Palau, tipos de parto

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*