Diabetes, ¿qué es y qué tipos de enfermedad hay?

Martes, 6 de noviembre de 2018

El 14 de noviembre se celebra, como cada año a iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Día Mundial de la Diabetes, una enfermedad crónica que, según datos del propio organismo, en el año 2014 afectaba a más de 420 millones de personas en el mundo, frente a los 108 millones de pacientes que había a nivel global en 1980; en 2012, fue el motivo directo de la defunción de un millón y medio de personas.

El objetivo que se marcó la ONU con el establecimiento del 14 de noviembre como fecha de conmemoración de esta efeméride se basa en la implicación de los países miembros de la entidad en el desarrollo de políticas encaminadas a la prevención y el tratamiento de la diabetes, fortaleciendo la vida saludable en todas las etapas de la vida de las personas.

Diabetes: definición y tipos

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes es una serie de trastornos del metabolismo de diversos tipos, desde la hiperglucemia crónica a desarreglos en la asimilación de distintos nutrientes, como los hidratos de carbono, las proteínas o las grasas, causada por complicaciones relacionadas con la insulina.

Esta dolencia, como se ha dicho, crónica, puede llegar a desembocar en problemas cardiovasculares; esto es así, hasta el punto de que la American Heart Association califica esta patología como una enfermedad cardiovascular en sí misma. De acuerdo con este organismo, existe una clasificación general de la diabetes, que engloba:

diabetes tipo 1, tipo 2, gestacional y tipos específicos debidos a otras causas.

Diabetes tipo 1

El subtipo menos habitual y el más grave de la enfermedad, se manifiesta en el 10% de los casos. El enfermo, comúnmente diagnosticado durante la edad infantil o en la juventud, produce insulina en cantidades escasas o nulas.

En un primer momento, la diabetes tipo 1 aparece, en algunos casos, con episodios repentinos de cetoacidosis; también puede mostrarse con la evolución en el afectado de hiperglucemia basal en severa o cetoacidosis, en situaciones de estrés; existen, asimismo, casos de adultos cuyo organismo venía previniendo el desarrollo de cetoacidosis que se vuelven dependientes de la insulina.

Diabetes tipo 2

La más habitual, tiene una incidencia de entre el 80 y el 90% de los casos de diabetes. Cuenta con un gran impacto en la sociedad, tanto por su prevalencia, como por ser la causa de la aparición de diferentes complicaciones crónicas y su alta tasa de mortalidad. Normalmente relacionada con factores genéticos, aunque dicha relación no está del todo esclarecida, la diabetes tipo 2 está motivada por un defecto en la secreción de insulina o resistencia a sus efectos.

Es frecuente que se manifieste a partir de los 40 años, aunque puede aparecer en cualquier fase, ya que la edad, el sobrepeso y la escasez de actividad física son factores de riesgo. Es posible que algunos pacientes no precisen insulina para sobrevivir, pero sí en circunstancias puntuales para conseguir la concentración adecuada de glucosa en la sangre; no tiene por qué darse la cetoacidosis, aunque puede desarrollarse con infecciones o situaciones de estrés.

Diabetes gestacional

Este tipo de la enfermedad aparece durante el embarazo, y no se limita a casos de mujeres con diagnóstico previo. La detección de la diabetes gestacional es importante, ya que disminuye la morbimortalidad materna y fetal y las mujeres que la desarrollan presentan mayor riesgo de padecer la enfermedad con posterioridad. Es habitual que tras dar a luz se revierta la situación, aunque también se puede seguir siendo intolerante a la glucosa o sufrir diabetes.

Tipos específicos de diabetes debidos a otras causas

-Defectos genéticos de la célula beta: desarreglos hereditarios de un solo gen. En este caso, la hiperglucemia se suele desarrollar antes de los 25 años.

-Defectos genéticos de la función de la insulina: alteraciones que abarcan desde la hiperglucemia leve a la diabetes grave.

-Enfermedades del páncreas exocrino: cualquier enfermedad relacionada con este órgano puede ser causante de la enfermedad.

-Enfermedades endocrinas: no son habituales; están motivadas por la excesiva producción de cierto tipo de hormonas, que puede desembocar en el desarrollo de diabetes por estrés. Dichas hormonas son:

  • Glucagón.
  • Adrenalina.
  • Cortisol.

-Diabetes inducida por medicamentos y sustancias químicas.

-Infecciones.

-Formas poco comunes de diabetes mediada por el sistema inmunológico: destaca el denominado “síndrome del hombre tieso”, una dolencia del sistema nervioso central caracterizada por la rigidez muscular y los espasmos; el 33% de los afectados padece, asimismo, diabetes.

Control de la diabetes

El número de diabéticos ha crecido mucho y, aunque hasta hace poco se disponía de muy pocas terapias, en los últimos años el mundo de la diabetes ha evolucionado, desarrollándose muchísimas nuevas moléculas que han ayudado de forma relevante en el tratamiento de esta enfermedad. Básicamente el tratamiento en la diabetes tipo 1 es la insulina porque es la hormona que no tienen segregada en cantidad adecuada los pacientes con este tipo de diabetes. En los niños y adolescentes hay que estar muy pendientes en cuanto aparecen síntomas de alarma como poliura, polidipsia y polifagia, lo que coloquialmente se conoce como tener mucha sed, orinar muchas veces, tener mucho apetito y no engordar, pero es cierto que actualmente se hacen controles analíticos con bastante frecuencia y la gente sigue revisiones médicas con las que se llega a detectar si el joven padece diabetes sin llegar a tener estos síntomas.

Lo que es realmente importante para tener un buen control de la enfermedad es llevar una alimentación adecuada y practicar ejercicio, aparte de la medicación correspondiente. Así, cada vez que una persona con diabetes hace ejercicio, sus niveles de glucosa en sangre bajan y, además, los medicamentos actuarán mejor. A esto hay que añadir que favorece también la pérdida de peso, el control del colesterol y de la presión arterial y mejora el estado de ánimo.

También, sumado al ejercicio, la alimentación es uno de los pilares fundamentales para tener una vida sana. El cuidado de la dieta y de los alimentos es muy importante para no sufrir una hipoglucemia o una hiperglucemia, para ello se deberán realizar de 4 a 6 comidas diarias, respetar los turnos de la comida, comer una cantidad igual de los distintos grupos de alimentos, evitar los azúcares de absorción rápida y controlar el colesterol disminuyendo el consumo de grasas en las comidas.

La educación sanitaria hoy en día es fundamental, lo importante es conocer la enfermedad, perderle el miedo y saberse controlar, por ello es muy necesario hacer un control de la dieta, tener cuidado con la cantidad de calorías, aunque hoy en día las dietas se ajustan a la edad de los pacientes y se hacen los ajustes de acuerdo a sus condiciones y sus requerimientos. Y aunque está claro que como toda enfermedad asusta al principio y cuesta acostumbrarse, los tiempos han cambiado mucho, los tratamientos han evolucionado y se han creado muchos espacios como organizaciones y asociaciones que dan apoyo a todos aquellos que la padecen y necesitan ayuda. Por todo ello, lo mejor es llevarlo con naturalidad y paciencia.

Formación enfermera contra la diabetes

Una vez sabidos los detalles que rodean la enfermedad, y dados los datos del impacto de la diabetes emitidos por la ONU, es necesario recalcar la importancia que guarda la buena formación de los profesionales enfermeros, tanto para el tratamiento como para la prevención de la dolencia.

Además, que el personal de enfermería cuente con unos conocimientos profundos y actualizados, ya sea en este o en cualquier otro ámbito de la ciencia enfermera, repercute de forma directa en el desempeño laboral diario e incide en la calidad de la atención que reciben los pacientes.

AulaDAE, espacio de formación enfermera que cuenta con el aval del Ministerio de Sanidad, pone a disposición de los profesionales el curso “Prevención y cuidados en diabetes para enfermería”, de Rosa María Martínez, enfermera y especialista en Nutrición y dietética, acreditado con 6,1 créditos CFC y equivalente a 110 horas lectivas.

Fuentes:

Durá Ros MJ, Merino de la Hoz F, Torres Manrique B, Sarabia Lavín R. Diabetes. En: De la Fuente Ramos M (coord.). Enfermería médico-quirúrgica. Vol. V. 3ª ed. Colección Enfermería S21. Madrid: Difusión Avances de Enfermería (DAE); 2017. p. 3137-74.

Cabrera García P, García Fernández MC, Cabrera Figueroa J. Diabetes. En: Darias Curvo S, Campo Osaba MA. Enfermería Comunitaria. Vol. II. Colección Enfermería S21. 3ª ed. Madrid: Difusión Avances de Enfermería (DAE); 2015. p. 741-762.

Día Mundial de la Diabetes, diabetes, Tipos de diabetes

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*