Dos enfermeras españolas piden ayuda para poder ser atendidas en Vietnam tras sufrir un accidente

Martes, 18 de febrero de 2020

Dos enfermeras zaragozanas estaban pasando unas vacaciones en Vietnam cuando sufrieron un accidente de moto y comenzó su pesadilla. María Valverde y Noelia Traid, profesionales enfermeras del Hospital Miguel Servet, desde que ocurrió el accidente han tenido que pedir ayuda por todos los medios posibles, incluido por las redes sociales donde han recibido el apoyo de miles de usuarios después de pasar por varios hospitales y pagar grandes cantidades de dinero a pesar de que no les han curado las lesiones.

María Valverde y Noelia Traid |Instagram

“¡POR FAVOR, NECESITAMOS AYUDA! Noelia lleva cuatro días con la cadera rota, tiene la cabeza de fémur dislocada y factura de pelvis. La fractura que tiene es muy complicada, peligran zonas internas y nos han dicho que nunca habían tenido un caso así en Vietnam, por lo que ya han rechazado operarla tres hospitales. En el hospital donde nos encontramos ahora las condiciones de higiene son pésimas, es el hospital con más infecciones multirresistentes postquirúrgicas de Vietnam”, escribía María en su cuenta de Instagram junto con una foto de la radiografía.

View this post on Instagram

¡POR FAVOR NECESITAMOS AYUDA! Noelia lleva 4 días con la cadera rota, tiene la cabeza de fémur dislocada y factura de pelvis. La fractura que tiene es muy complicada, peligran zonas internas y nos han dicho que nunca habían tenido un caso así en Vietnam, por lo que ya han rechazado operarla 3 hospitales. En el hospital donde nos encontramos ahora las condiciones de higiene son pésimas, es el hospital con más infecciones multirresistentes post quirúrgicas de Vietnam. El primer día la metieron a quirófano para reducirle la fractura y le pusieron los clavos de la pierna pero no le pusieron la tracción con peso hasta que no se lo pedimos nosotras y tras mucho insistir. Para ponerle la tracción no se pusieron ni guantes, lo hicieron en la misma habitación y sin analgesia. Al pasarla de la cama del quirófano a la de la habitación no tenían ningún conocimiento para movilizar pacientes, le causaron mucho dolor y me dieron a mi la pierna recién operada para movilizarla. Además no sólo le estabilizaron la fractura (que era lo único que nosotras habíamos firmado, o eso nos habían dicho), si no que también le operaron de la rodilla. La herida de la rodilla se la destapó un médico tras la operación y después de verla la volvieron a cubrir con la misma venda y no se la ha vuelto a revisar nadie. La herida donde tiene los clavos se le ha empezado a infectar. No le ponían heparina, nos costó 3 días que le sacaran una analítica y que le empezaran a poner tratamiento. Tampoco le ponían fluidoterapia, aún sabiendo que mi amiga no comía ni bebía apenas, y ahora tras conseguir que le empiecen a poner sueros a las 7 de la tarde les los quitan y dicen que se ha terminado por hoy ya que en el turno de noche no hay enfermeras. La primera noche Noelia tenía dolor llamamos al timbre y no nos atendía nadie, salí a buscar a alguien y no encontré a absolutamente nadie por toda la planta. Empecé a llamar a gritos a alguien y no había nadie. Además de la comida y el agua nos tenemos que encargar nosotras y bajar todos los días al supermercado porque en el hospital no la proporcionan. La primera noche nos quedamos sin agua, yo iba a salir a comprar más y no pude porque habían cerrado todas las

A post shared by Maria Valverde (@mariaavalverde) on

Unos días después, la enfermera daba las gracias por la implicación y difusión de la gente y algunos medios de como el Heraldo de Aragón, ya que gracias a ellos un médico español que tiene una clínica en el país se puso en contacto con ellas para, junto con la ayuda de la embajada, sacarlas de ese hospital y hacerles un hueco en su clínica. Los problemas no terminaron, ya que la salud de Noelia no mejoraba y era necesario trasladarla al hospital de Bangkok para poder operarla de la cadera. El seguro del viaje solo les cubría la repatriación en un avión comercial, y necesitaban un informe médico donde se explicara que la salud de las dos enfermeras no corría peligro, algo que ningún médico quería hacer por la gravedad de la fractura. ¿El total? Necesitaban 25.000 euros para poder tener un avión hospitalizado y operar a Noelia y mucha gente se está implicando a través de un crowfunding.

Noticias relacionadas

accidente, crowdfunding, enfermeras, redes sociales, VIetnam

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*