El Gregorio Marañón desarrolla el primer registro internacional sobre parada cardiaca en niños ingresados

Viernes, 6 de noviembre de 2020

El Servicio de Cuidados Intensivos Pediátricos del Hospital Gregorio Marañón, ubicado en Madrid, ha desarrollado el primer registro internacional sobre parada cardiaca en niños ingresados. Este trabajo pretende evaluar los factores relacionados con unas mayores supervivencia o mortalidad en los menores que han padecido una parada cardiaca dentro del centro.

En su puesta en marcha, informan desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid en un comunicado, han participado, junto a otros hospitales de España, diversos países de América Latina, así como Italia y Portugal, con lo que se ha podido elaborar un registro más amplio y que cuenta con más elementos para estudiar. Esta iniciativa se ha denominado “Parada cardiaca intrahospitalaria en la infancia”, y consiste en la tesis doctoral de Jimena del Castillo, intensivista de esta unidad, con la que ha logrado el premio extraordinario de doctorado de la Universidad Complutense de Madrid.

En su trabajo, dirigido por Jesús López-Herce, jefe del Servicio de Cuidados Intensivos Pediátricos, ha incluido variables como, por ejemplo, que la probabilidad de fallecimiento es dos veces mayor si el índice de desarrollo humano del país en que ocurre el evento es bajo o medio con respecto a Estados de un nivel alto, o tres veces mayor si, de forma previa, padece una enfermedad oncohematológica, o dos veces superior si antes de ser víctima de la parada se encontraba en tratamiento con fármacos inotrópicos, señalan en la citada nota informativa.

Jimena del Castillo ha querido poner de manifiesto, por otra parte, que “teniendo en cuenta que la parada cardiaca en niños es menos frecuente que en adultos, durante el desarrollo de este trabajo pudimos recabar información de más de 500 episodios de parada cardiaca durante un periodo de dos años, lo que nos permitió analizar que a partir de los diez minutos de reanimación la probabilidad de fallecimiento de los niños aumentaba hasta cuatro veces, y si el origen de la parada era por patología neurológica el riesgo era cinco veces mayor”.

Estos datos facilitaron la detección de factores protectores que pudieran tener un impacto en la supervivencia de los menores y en su restablecimiento sin secuelas neurológicas, como que la parada tuviera lugar en una unidad pediátrica de cuidados intensivos se traducía en que la probabilidad de supervivencia es de 2,6 veces mayor, o que el ritmo cardiaco inicial fuese desfibrilable, destaca del Castillo en el mencionado comunicado.

“El proyecto”, ha ampliado, según recogen desde el Ejecutivo autonómico, “nos ha servido de embrión para elaborar un segundo registro internacional que ya se ha iniciado a primeros de octubre. El abordaje será mucho más extenso e incluirá factores que no se habían analizado previamente y que servirán de base para la creación de un registro permanente de parada cardiorrespiratoria pediátrica”.

Noticias relacionadas

Hospital Gregorio Marañón, Registro sobre parada cardiaca en niños ingresados

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*