“El libro me sirvió de terapia, con él dejé mis miedos sobre el papel. Me sentiría feliz si a algún lector le ayudara, como a mí, a expulsar nuestros demonios”

Jueves, 22 de abril de 2021

Monse Santiago es enfermera, trabaja como supervisora en el Hospital La Paz. En plena cuarentena tuvo una pesadilla en la que unos seres infernales querían destruir todo y quiso dejarlo plasmado de alguna manera en Soñé con demonios. Como ella dice, “fue un presagio de lo que, por desgracia, luego se convirtió en realidad”. Se contagió y tuvo que ingresar en el hospital, pero por suerte todo salió bien y pudo volver a su vida normal y a su trabajo. Hablamos con ella para que nos cuente todos los detalles de este libro, qué se va a encontrar el lector y cómo vivió como profesional sanitaria la pandemia.

Monse Santiago, enfermera y autora del libro Soñé con demonios
Monse Santiago, enfermera y autora del libro Soñé con demonios

-Pregunta: ¿En qué momento decidiste escribir el libro?

-Respuesta: La idea surgió al descubrir que todo lo que estaba ocurriendo yo lo había soñado tiempo atrás. Pero en principio no pensé en un libro, sino en un diario para dejar de alguna manera una constancia escrita de un hecho histórico trascendente en el mundo entero y sobre todo en mi vida personal.

-Pregunta: ¿Por qué Soñé con demonios? Por desgracia no ha sido un sueño…

-Respuesta: En la cuarentena por mi enfermedad y sin ganas de nada, pensaba en muchas cosas. Y es en esos momentos íntimos cuando relaciono una pesadilla que tuve unos meses antes con la pandemia. Visualicé claramente el sueño de unos seres infernales que querían destruir a todo, a todos, y a mi. Y algo que hubiera pasado desapercibido en otro momento, fue un presagio de lo que, por desgracia, luego se convirtió en realidad.

-Pregunta: ¿Qué se va a encontrar el lector?

-Respuesta: Un relato sincero y real de mi visión de la pandemia, vivida desde ambos lados de ella, primero como profesional al frente de una planta covid y después como paciente.

-Pregunta: Cuentas cómo viviste con miedo y terror durante mucho tiempo. ¿Cómo estás ahora? Más allá de la carga física, también está la emocional. ¿Creéis necesario un refuerzo psicológico para los profesionales sanitarios?

-Respuesta: Miedo hemos sentido de diferentes formas todos. Pero los profesionales sanitarios en mayor grado, ya que podíamos enfermar y además contagiar a nuestras familias. Vivíamos lo que ocurría en directo y no por los medios de comunicación. Conocíamos mejor que nadie lo desconocida que era la enfermedad y su tratamiento, el sufrimiento de los pacientes, la angustia de las familias, el desenlace fatal de muchos, la tristeza de los compañeros… Eso psicológicamente daña aunque nos creamos anímicamente estables.

La elevada carga de trabajo desgasta físicamente, pero es mucho más devastadora la carga emocional, y puede pasar factura más adelante. Personalmente me he recuperado bien, en parte me ha ayudado escribir, pero sobre todo la vacuna, que me ha aportado más tranquilidad. Y pienso que al resto de mis compañeros también. Seguro que más adelante veremos la necesidad de apoyo psicológico entre los sanitarios, porque esto no ha terminado todavía.

-Pregunta: ¿Cómo fue tu reacción cuando comenzó todo?

-Respuesta: Como es un hecho global, me iba enterando como todo el mundo por la prensa, hasta que llegó a España y sobre todo a mi hospital, donde lo viví en directo.

Que mi planta iba a ser covid, la segunda que se abrió en el Hospital La Paz, no me sentó nada bien. Si en ese momento que me lo comunican hubiera podido desaparecer, lo hubiera hecho. No quería saber nada del tema. Me parecía un castigo que no me merecía. Pero después de las reacciones iniciales de rabia y de “pataleo”, lo acepté y me puse en marcha.

Supe que estaba contagiada cuando, al llegar de trabajar, comencé con fiebre y escalofríos pese a que la primera PCR me dio negativa. Lo había vivido con varios pacientes en mi unidad, que con una gran sintomatología tenían PCR negativa y a los pocos días eran positivos. En ese momento no me alarmé pensando que estaría en cuarentena 10 o 15 días y luego otra vez a trabajar. Pero el covid me produjo neumonía bilateral, empeoré y tuve que ingresar.

-Pregunta: ¿Diríais que es la situación más difícil o dura a la que os habéis enfrentado como profesionales sanitarios?

-Respuesta: Por supuesto que sí. Personalmente no había vivido nada parecido, y las/os compañeras/os más antiguos que tuvieron que lidiar con la colza o el sida, también dicen lo mismo. Que todas las plantas de los hospitales se reconvirtieran en una única patología, que se tuvieran que abrir tantas camas de UVI donde antes eran quirófanos, que la urgencia se extendiera salas y salas y aún así se quedara corta, que además se abriera IFEMA como hospital… Una situación en la que se tiene que decidir quién es candidato o no a una UVI, porque no hay para todos, es lo más duro, tremendo, complicado y deshumanizado que nos ha tocado vivir.

-Pregunta: ¿Crees que se está valorando correctamente el trabajo de los profesionales sanitarios?

-Respuesta: Creo que en un primer momento todos nos vieron como héroes aún sin serlo ni pretenderlo ser. Hicimos lo que se nos pedía como buenos profesionales, incluso arriesgando la vida propia y la de nuestras familias. Pero estoy convencida que cuando esto termine y se quede en un recuerdo, volveremos a estar igual de valorados que al principio. Las enfermeras por ejemplo, que se nos ha dado mayor visibilidad en este año, seguimos estando en un segundo plano en las decisiones y directrices sanitarias, y se nos sigue negando nuestro sitio social e institucionalmente.

-Pregunta: ¿Cómo están los pacientes cuando llegan a nivel emocional? La Enfermería es una de las profesiones más cercanas con el paciente.

-Respuesta: Los pacientes cuando ingresan están muy asustados, porque desconocen hacia donde les va a llevar la enfermedad. Pero pienso que el temor era mucho mayor en la primera ola, ya que algo se ha aprendido en un año, aunque no tengamos todavía la cura definitiva.

La enfermería ha cuidado y seguirá cuidando, teniendo en cuenta las connotaciones de esta enfermedad. Por ello necesita empatía y una sensibilidad especial para ayudar a los pacientes y a su familia a no sentirse solos y desprotegidos.

-Pregunta: ¿Qué importancia tienen los profesionales enfermeros? ¿Su papel ha sido importante? ¿Cuál dirías que ha sido el mejor y el peor momento que has vivido en esta situación?

-Respuesta: Valoro mucho la profesión enfermera y el nivel, tanto técnico como humano, que han tenido ha sido indescriptible. El reto que ha supuesto esta situación ha sacado lo mejor de todos y cada uno de nosotros.

Los mejores momentos han sido trabajar con un gran equipo y comprobar que a pesar del miedo no se echaban para atrás. En las situaciones angustiosas y conflictivas es donde mejor se conoce a las personas. Y yo me lleve una gran alegría comprobando que además de buenos profesionales, tenía a mi lado mejores personas.

No hay nada peor que convivir con la muerte, y esos momentos quedaran grabados en cada uno de nosotros.

-Pregunta: ¿Crees que Soñé con demonios puede ayudar a otras personas que se sientan como tú?

-Respuesta: A mí me sirvió de terapia, dejando mis miedos sobre el papel. Me sentiría feliz si a algún lector de mi libro, le ayudara como a mí a expulsar nuestros demonios.

-Pregunta: ¿Dónde se puede adquirir el libro?

-Respuesta: https://www.planetadelibros.com/editorial/click-ediciones/libros/94

Noticias relacionadas

contagios, COVID-19, enfermera, Hospital La Paz, libro, pandemia

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*