Enfermera de AP: «Ahora mismo España está con COVID-19, pero la gente se sigue poniendo mala por otros motivos y hay que atenderlos»

Lunes, 6 de abril de 2020

A lo largo de estos días, debido al aumento de contagios y saturación de hospitales debido al coronavirus. Se ha podido observar la gran carga de trabajo que tenían que soportar los profesionales sanitarios a pesar de ser uno de los grupos de riesgo que cada día se exponen con sus trabajos. Mónica es enfermera de Atención Primaria en uno de tantos centros de salud. Cuenta cómo están llevando a cabo sus labores, cómo entorpeció todo la falta de material y la desinformación y qué se debe hacer en caso de creer estar contagiado.

Profesionales sanitarios frente al coronavirus
Profesionales sanitarios frente al coronavirus

Pregunta: Desde su experiencia, ¿cuál es la situación actual en el centro de salud donde trabaja en lo que se refiere al coronavirus?

-Respuesta: Al principio fue un poco caótico porque veías las noticias y como pasó en la sociedad, pasó también en el centro de salud, fue todo de repente. La verdad es que el centro es bastante grande y creo que se ha actuado bastante bien. Me quedo tranquila porque en seguida nos organizamos con lo que había, con el material que teníamos, a hacer circuitos para ver cómo hacíamos frente a la carga de trabajo a medida que se iban dando las bajas, porque muchos se han ido poniendo malos pero nos hemos ido apañando, desde fisioterapeutas, trabajadora social, matronas, las enfermeras, los médicos… todos hemos estado haciendo cosas diferentes a lo que hacíamos en nuestro trabajo habitual para podernos adaptar a este ritmo porque es un poco locura.

-Pregunta: ¿Qué labores están llevando a cabo las enfermeras en esta pandemia?

-Respuesta: En Atención Primaria lo que estamos haciendo sobre todo es, por un lado, un circuito respiratorio en el que hay una enfermera y un médico para que todos los pacientes que venían con síntomas respiratorios no se pasearan por el centro de salud. Por otro lado, los pasillos están llenos de gente que acude, bien porque el médico les ha valorado por teléfono que acudan porque le notan mal y hay que hacerte una placa, o porque se han presentado ellos por su cuenta porque, a pesar de que se dice que se queden en su casa e intenten llamar, no lo consiguen, se notan que están muy malos y acuden al centro de salud.

Hay como un apartado de urgencias, con una persona en la puerta realizando triaje de todos los pacientes comentados anteriormente y luego también seguimos con lo que eran nuestras labores normales: sigue habiendo curas porque sigue habiendo gente que se pone mala, coronavirus aparte…

Todo lo que se pueda posponer, se pospone. Se está haciendo llamada telefónica y se les comunica que se aplaza o que se realizará en los domicilios. También hay otras personas para atender a aquellos pacientes que no tienen coronavirus, porque ahora mismo España está con COVID-19, pero no nos podemos olvidar que hay gente que se sigue poniendo mala por otros motivos. En Pediatría, se siguen viendo a todos los menores de 12 meses porque las vacunas hay que ponerlas, los bebés tienen el sistema inmunitario inmaduro y hay que seguir poniendo vacunas y haciendo revisiones, los niños siguen naciendo.

Se ha distribuido todo porque es verdad que en mi centro las matronas estaban al lado de la parte de urgencias y entonces se ha hecho una organización de la sala para que no se mezclaran las matronas, con las mamás y con los pacientes de coronavirus. Se les está llamando por teléfono porque muchas madres tienen miedo, se les explica por teléfono que es importante que pongan las vacunas, que van a estar el menor tiempo posible en el centro, a primera hora, se les pone las vacunas y se van. Y todo lo que se pueda hacer por consulta telefónica, se hace.

Aparte de todo esto, se hacen llamadas a todos los pacientes que tienen un diagnóstico de COVID-19, o cada 24 horas o cada 48 si están mejor. De esta manera no se deja a ningún paciente sin llamar en el día entero. Lo que no se puede hacer por la mañana, se hace por la tarde, se reparte el trabajo. Además, se está abriendo los fines de semana de 9 a 21h. Toda esta actividad se está haciendo y cada vez que hay alguna baja hay que volver a organizar. Yo que soy del turno de tarde, cuando llego miro quién queda y qué hacemos y cómo nos organizamos ese día. En eso creo que el centro lo ha hecho bien.

-Pregunta: ¿La protección que tienen en el centro los profesionales sanitarios es suficiente?

-Respuesta: Ha faltado de todo. Al principio se usó el famoso material del Ébola. Mascarillas quirúrgicas sí que hemos tenido, aunque hubo un momento que a cuenta gotas, porque realmente las importantes para el coronavirus desde el primer día había 4 contadas. Esas mascarillas las tenían los que realizaban el circuito, pero también hemos estado metidos en domicilio para ver a pacientes que podían tener COVID-19 y días después te enterabas que ese paciente estaba ingresado por el coronavirus y habías ido sin protección porque no había mascarilla porque las pocas que teníamos se destinaban a aquellos que estaban en el circuito respiratorio.

Hubo un momento en el que sí que se dijo que si no teníamos nada que no trabajáramos y luego han ido viniendo las cosas a cuenta gotas. De repente has presionado porque necesitas material y te aparece una caja con 20 y también ha habido mucho control porque si sacabas todo el material de una vez, desaparece también.

Pregunta: Las noticias sobre el contagio de profesionales sanitarios son constantes. ¿Cuál es la situación para las enfermeras? ¿Os informaron de algún protocolo a seguir?

-Respuesta: Yo me siento estafada y engañada por las cabezas pensantes de mi país. Nosotros de verdad que nos creímos lo de «la famosa gripe» y así se lo trasmitías a la gente, a tus conocidos que te preguntaban, que no eran profesionales sanitarios, y te preguntaban si había algo que no les estabas contando porque lo que se oía no era lo mismo que se veía que estaba pasando. Y a los días se filtra que era peligroso, sobre todo para los mayores. Seguramente si todo esto nos lo hubieran ido diciendo pues a lo mejor el mensaje hubiera sido diferente. Y a lo mejor no hubiéramos ido a ver a ese abuelo a la residencia o hubiéramos ido más protegidos.A lo mejor mucha gente no hubiera ido a visitar a sus padres durante un tiempo.

Todo han sido prisas y corriendo y después, pues claro, la tasa de contagios creció. Algunas veces habrá sido por el paciente, otras por nosotros, que yo la semana anterior a que saliera toda la verdad me fui a una obra de teatro y no sabías si podías tener algo. Pero el problema era que cada vez nos han dicho una cosa diferente, al principio decían que el personal sanitario si estaba en contacto hacía la cuarentena, luego empezaron a decir que no, que si nosotros no teníamos síntomas nada, luego que si dabas positivo pero estabas sin síntomas, a los 2 días de estar así, te incorporabas a trabajar. Luego que sí que nos hacían los test pero solo si teníamos síntomas.

Cada vez nos han ido diciendo una cosa distinta los de arriba, cada día había que enterarse qué hay nuevo y nosotros trabajando y con menos gente. Y había gente que no quería hacerse la prueba porque decía «es que no tengo síntomas, pero si no, ¿quién va a venir a trabajar?».

-Pregunta: No solo es la carga física, también la emocional. ¿Cómo lo estás afrontando al llegar a casa? ¿Tienes miedo de contagiar a la familia?

-Respuesta: Suerte de que vivo sola y no puedo contagiar ahora mismo a nadie, gracias a Dios. Lo que hago al llegar a casa, como cojo el ascensor, es limpiarlo junto a la puerta, porque mucha gente se habrá contagiado por ahí.

Llevo sin ver a mi madre y a mis hermanas casi 2 meses. Es una pena porque ha muerto, por ejemplo, el padre de un amigo, que también es enfermero, y sabes que no ha podido ir a verle, que mientras él estuvo ingresado su hijo siguió trabajando intentando recibir noticias cada día del hospital,pensando «pues si me llaman poco es buena noticia», y luego de repente le informan que está fatal y hay que intubar…Luego también afecta el llamar por teléfono a los pacientes y ver que se están ahogando…

-Pregunta: ¿Qué consejo le darías a alguien que presente síntomas?

Respuesta: Ahora mismo alguien que tenga síntomas lo que le aconsejo es que se quede en casa si ve que es leve y que puede aguantar. Debe llamar al centro de salud para poder hacerle el seguimiento telefónico. Sé que está costando hacer la llamada al centro de salud porque me lo están diciendo muchos compañeros que tras intentar llamar muchas veces no consiguen, yo les digo que lo intenten, que de verdad que se están cogiendo los teléfonos lo que pasa que muchos están saturados.

Se le va a hacer el circuito tanto por la enfermera como por el médico y si consideramos que se necesita más, si el paciente es muy mayor y no puede acudir, vamos a ir nosotros a su casa y si no, sí que hay veces que les pedimos que por favor acudan al centro para valorar si se puede hacer la placa y se hace todo mucho más rápido y se le va a ver mucho antes que en un hospital. Si se les ve bien se les va a mandar a casa con un seguimiento y si se les ve mal, se le va a mandar al hospital porque además tenemos taxis solidarios en el centro de salud que nos están ayudando muchísimo para atender a domicilio.

Noticias relacionadas

Coronavirus, COVID-19, enfermeros, entrevista, Profesionales de Atención Primaria

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*