Enfermero en Berlín: “Emigrar no es fácil, los inicios fueron muy complicados, te sientes muchas veces impotente y perdido”

Miércoles, 7 de agosto de 2019

Nacho Lejarza es uno más de los miles de enfermeros que salió fuera de España en busca de nuevas oportunidades laborales. Tras una larga búsqueda y hacer varias entrevistas, vio una oferta en Berlín que le llamó mucho la atención, y finalmente acabó siendo el elegido para ocupar el puesto. Los comienzos no fueron fáciles, pero admite que trasladarse ha sido una gran idea que le ha cambiado la vida, hasta el punto de no tener en mente volver.

Nacho Lejarza, enfermero en Berlín

-Pregunta: Es una decisión difícil salir de tu hogar. ¿Qué te llevó a irte de España?

-Respuesta: Lo primero, por supuesto, era la búsqueda de un trabajo y la dificultad que eso conlleva en la enfermería española. Acababa de ser padre y surge la necesidad de encontrar un trabajo estable. No puedes permitirte trabajar unos cuantos días sueltos al mes. Al no encontrar trabajo fijo en Barcelona empecé a abrir el radio geográfico: Cataluña, luego España.  Llegó un momento que era lo mismo trabajar en Europa a 2 horas de avión de casa que 4 horas en tren, autobús o coche dentro de España. Así que empecé a enviar currículos, Inglaterra y Francia sobretodo.

-Pregunta: ¿Por qué Berlín?

-Respuesta: La verdad que Berlín fue una sorpresa; me seleccionaron en una empresa para trabajar en un hospital en Londres. Pasé todos los filtros y solo me quedaba una pequeña entrevista vía Skype con la directora de personal. No sé por qué, al final esa entrevista no llegó. Seguí buscando y vi una oferta de trabajo en Berlín para enfermería domiciliaria con pacientes traqueotomizados y con ventilación mecánica.

La oferta en sí sonaba muy bien, ayuda con la burocracia alemana, convalidación del título, curso de alemán, etc. Así que al final me cogieron.

-Pregunta: ¿Cuál era tu sueño el día que comenzaste enfermería?

-Respuesta: Mi sueño sigue siendo el mismo que hoy, poder ayudar a las personas en el momento en que ellos no pueden valerse por sí mismos, cuidar, proteger y acompañar a los que no pueden hacerlo solos. La satisfacción de sentirte útil y necesario por y para la sociedad es indescriptible.

-Pregunta: ¿En qué tiene que fijarse un enfermero a la hora de querer emigrar?

-Respuesta: A la hora de emigrar hay que tener muchísimas cosas en cuenta: para empezar, y realmente importante, conocer y dominar el idioma del país que va a emigrar, yo no tuve esa suerte y los inicios fueron muy complicados, te sientes muchas veces impotente y perdido.

En la enfermería tenemos la “gran suerte” que tanto los medicamentos como muchas enfermedades, tratamientos etc. son muy similares en cuanto al idioma, puedes más o menos orientarte con el lenguaje específico médico, no me imagino lo difícil que hubiera sido si fuera arquitecto o ingeniero. Informarse muy bien de cómo funciona la convalidación del título de enfermería. En teoría con el plan Bolonia esta todo estandarizado a  nivel europeo pero por ejemplo aquí en Alemania la enfermería no es un estudio universitario.

Las competencias que tienen los enfermeros en cada país también son importantes. Nosotros estamos bastante mejor formados, los médicos y compañeros se sorprendían de que yo fuera capaz de poner una vía intravenosa o una arteria. Aquí es competencia del médico. Por último, diría que si tienes un buen colchón económico migrar es también más fácil, piensa que empiezas una nueva vida de cero.

-Pregunta: ¿Cómo encontraste el trabajo? ¿Trabajabas en España como enfermero?

Respuesta: El trabajo lo encontré en uno de los mayores buscadores de empleo de Internet en España.  En aquel entonces no trabaja en España.

-Pregunta: ¿El sistema sanitario de Berlín es muy diferente al de España?

-Respuesta: El sistema sanitario alemán tiene muchas similitudes al español. Al menos a nivel hospitalario que es el que conozco.

En cuanto a ratio enfermería/paciente está mejor aquí, al menos en Cuidados Intensivos que es donde siempre he trabajado. Aquí hay realmente mucho trabajo, falta mucho personal y el sistema de correr turnos funciona muy bien, hay empresas especializadas en ello. Yo empecé en el hospital con contrato de 6 meses prorrogable a otros 6 meses más y a los 4 meses me hicieron indefinido, algo que en España no me hubiera atrevido a  soñar.

-Pregunta: ¿Hubo dificultades con la comunicación con los pacientes?

-Respuesta: Al principio, y alguna vez en la actualidad, hay problemas de comunicación, por supuesto el acento no te lo quitas nunca y con el primer “hola” ya saben que no eres alemán. Cuando los pacientes tienen acento también es difícil el entendimiento, o cuando utilizan de argot que tú por supuesto no conoces. Pero siempre sales al paso y sino, siempre hay algún compañero que te ayuda encantado.

-Pregunta: Cuéntanos alguna anécdota que tengas con algún paciente.

-Respuesta: Anécdotas tengo muchísimas. Algunas más escabrosas y otras más peliculeras pero todas muy bonitas.

La que se me quedó grabada en la retina fue un paciente que entró en parada cardiorrespiratoria en plena visita con 10 médicos en la habitación y los primeros y únicos que reaccionamos fuimos los enfermeros, luego ya si se pusieron a ello. Lo reanimamos 6 veces en un turno de 8 horas. Al mes siguiente salió caminando solo  de Cuidados Intensivos.

-Pregunta: ¿Qué es lo mejor y lo peor de estar allí? ¿Qué cambiarías de la Enfermería para que no haga falta salir de España?

-Respuesta: Lo mejor de estar aquí es por supuesto mi familia, mi mujer y mi hijo. La tranquilidad que da tener un trabajo fijo e indefinido y que además te guste está muy bien.

Lo peor suena siempre a estereotipos pero al final son verdad: el clima, la cultura, la comida, la familia, los amigos. Todo eso falta y se echa de menos… Pero intentas hacerte un pequeño oasis español entre los alemanes y se lleva mejor.

En España hay que cambiar muchas cosas con respecto a la enfermería. Mejorar el ratio enfermero/paciente, las condiciones laborales y económicas, la oferta de empleo, las competencias de enfermería, etc.

-Pregunta: ¿Te ha cambiado la vida esta decisión? ¿Te planteas volver a casa?

-Respuesta: Como he dicho antes me ha cambiado totalmente la vida esta decisión, conocí a mi mujer (alemana) y hemos tenido un hijo (mi segundo), el trabajo por suerte aun me apasiona y tengo la gran suerte de poder ejercerlo a diario.

No me planteo volver a España, ahora esta es mi casa.

Noticias relacionadas

Berlín, Búsqueda de empleo, Enfermeros por el mundo, trabajo

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*