Enfermeros de la Unidad de Ictus del Regional de Málaga crean un método para distinguir a los pacientes según la dolencia y los cuidados que requieran

Jueves, 18 de febrero de 2021

Enfermeros de la Unidad de Ictus del Hospital Regional de Málaga han creado un método para distinguir a los pacientes en función de dolencia y los cuidados que requieran para mejorar su atención durante la hospitalización en estos servicios. Esta iniciativa consiste en identificar por colores la patología de los afectados, con lo que, mediante la vista, se pueden detectar las necesidades de los mismos.

De acuerdo con lo expuesto por la Junta de Andalucía en un comunicado, el programa, denominado “Proyecto Flecha”, se puso en marcha a mediados de 2020, y pasa por la diferenciación, con una flecha de un color de una gama de cuatro en el cabecero de la cama, de los ingresados en la unidad de ictus, en función del tipo de enfermedad y, como se ha dicho, de la asistencia de precisan. En este sentido, se utiliza el rojo para el ictus hemorrágico, el amarillo para el ictus isquémico, el verde para las hemorragias subaracnoideas y el azul para las angioplastias.

Sergio González-Román, uno de los enfermeros del grupo de trabajo, ha apuntado que cada flecha cuenta con un código QR, con el que se redirige a una guía clínica de cuidados individualizados, compartimentados en días de estancia. De esta forma, ha querido poner de manifiesto que rápida y visualmente “podemos identificar el tipo de ictus con el que tratamos y los cuidados específicos para cada uno de ellos”, destacando, por otra parte, que el proyecto vino dado por la reflexión en el equipo de trabajo de enfermería de estos servicios, sobre la forma de estandarizar cuidados y, al mismo tiempo, hacerlos más accesibles para los nuevos compañeros.

Así, la “flecha” señala, en los ictus isquémicos y hemorrágicos, el “lado afecto” o posiblemente dañado, el contrario al sitio en que se encuentra la lesión o, en el caso de las angioplastias, el acceso vascular. Como ejemplo, señalan que en “lado afecto” se procura no colocar manguitos de presión, vías venosas periféricas o extraer analíticas. “La identificación del tipo de ictus en los pacientes ingresados en la unidad nos permite aplicar los protocolos y cuidados específicos para su patología y momento de evolución, además de facilitar en un momento de urgencia simplemente con un vistazo la patología de base”, señala, destacando que la importancia de esta identificación visual facilita, asimismo, la asistencia de movilización, higiene y atención.

En la unidad de ictus se presta asistencia a afectados de ictus isquémicos o hemorrágicos o aquellos a los que se les realiza alguna intervención vascular, como angioplastias, que requieren cuidados concretos. La importancia de los mismos para cada tipo de ictus, y especialmente en procesos de revascularización y fibrinolisis, es de gran importancia para el restablecimiento. Dicha atención contempla la valoración neurológica frecuente, el control de constantes, la atención de la disfagia y la rehabilitación precoz.

Estos servicios del Regional de Málaga, subrayan en la citada nota informativa, ase engloba en la iniciativa “Angels”, con la que se trabaja para mejorar el abordaje del ictus en diversos países y en diferentes ámbitos. Los enfermeros de la unidad forman parte del equipo de trabajo andaluz para la mejora de dichos cuidados, con el objetivo de fomentar los conocimientos y las experiencias. Al mismo tiempo, se incluye en la estrategia BPSO.

La unidad de ictus, que atiende, según los datos proporcionados por el Ejecutivo autonómico, a alrededor de 500 personas, es la referencia en el ámbito de la provincia en la revascularización por trombectomía, técnica efectuada por el equipo de radiología vascular e intervencionista 24 horas al día, que requiere un equipo de enfermería formado para atender a estos pacientes en cualquier momento. Mediante esta guía, junto con el “Proyecto Flecha”, el grupo enfermero pretende convertirse en la referencia de cuidados a este colectivo; “compartir conocimientos y experiencias es lo que hace posible que avances en la enfermería de hoy en día”, concluye González-Román.

Noticias relacionadas

enfermeros, Hospital Regional de Málaga, Ictus, Proyecto Flecha

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*