Enfermeros por el mundo: trabajar en Leeds

Miércoles, 18 de septiembre de 2019

“En general se tiene una visión muy buena de los españoles que trabajamos como enfermeros en Inglaterra”

Paula Cruzado pasó un año y medio trabajando de enfermera en la ciudad inglesa de Leeds, aunque también ha ejercido la profesión en otras localidades del país británico como Brighton o, en la actualidad, Londres. Desde su experiencia en el extranjero nos atiende para comentar sus motivos para marcharse de España, su vida en Inglaterra y las diferencias entre los sistemas sanitarios de ambos países.

Pregunta. ¿Por qué tomó la decisión de emigrar?

Paula Cruzado (centro)

Respuesta. Mi principal idea siempre fue estudiar el EIR en España después de graduarme. Sin embargo, en 4º de carrera me di cuenta de que quería empezar a trabajar directamente como enfermera, al mismo tiempo que tener nuevas experiencias, viviendo en otro país, conociendo a gente nueva, su cultura y, por supuesto, otro sistema de salud. Sabía que, si no me iba tras graduarme, me acomodaría en España y no me marcharía nunca.

P. ¿Por qué eligió el Reino Unido como destino, y, en concreto, la ciudad de Leeds?

R. Elegí Reino Unido básicamente por el idioma. Creo que saber inglés es primordial tanto en el ámbito social como profesional. En el verano de tercero de carrera me fui a Australia a estudiar inglés, pero por motivos familiares tuve que volver antes de terminar el curso, por lo que todavía tenía “la espinita” de seguir y perfeccionarlo.

Respecto a Leeds, si soy sincera, no sabía ni de su existencia. Me puse en contacto con la agencia Personal Solutions (www.personalsolutions.es), en la que me ofrecieron esta ciudad y me ayudaron con todo el proceso.

P. ¿Cómo fue la adaptación a la ciudad durante los primeros meses viviendo allí?

R. La verdad es que me adapté muy bien, muchos enfermeros internacionales empezaron en el mismo mes que yo. Vivíamos todos en un bloque de apartamentos justo al lado del hospital. De hecho, allí conocí a dos amigas muy importantes para mí: María y Laura. Además, la ciudad de Leeds es muy acogedora y con buen ambiente.

Mi adaptación al hospital también fue muy buena. Trabajé en la planta de accidente cerebrovascular (ACV) con un equipo muy agradable. Al principio tienes unas semanas de iniciación, y cuando empiezas a ejercer, unos meses de preceptorship, que consisten en completar un cuaderno demostrando que se es apto para el servicio. Además, te asignan a una enfermera de la planta que te ayuda a completarlo y te firma como apta. Gracias a mi genial mentora, Suzanne, y a la supervisora lo completé sin problema.

P. ¿Recomendaría la ciudad para ejercer la profesión enfermera?

R. Totalmente, Leeds es una ciudad muy conveniente para trabajar de enfermera, y más aún si eres nueva en el país, ya que no es una ciudad muy grande, así que es perfecta para empezar a manejarte por Inglaterra.

P. Durante su etapa en Leeds, ¿qué echó de menos de su vida en España?

R. Por supuesto a mi familia y amigas, pero principalmente el sol y la luz. Leeds está muy a norte de Inglaterra, por lo que el tiempo no era muy soleado. Con respecto al trabajo, echaba en falta la autonomía de la enfermería española.

Algunas veces era frustrante tener que esperar la aprobación del médico o de la supervisora de Enfermería para realizar algunas de las funciones básicas de la profesión, por no hablar de los cursos a los que tienes que atender si quieres dar medicación intravenosa, poner vías, sondas, etc., que en España empiezas a hacer desde que estás en 1º de carrera.

P. Según su experiencia, ¿cuáles son los aspectos positivos de ejercer la enfermería en el extranjero? ¿Y los negativos?

R. El principal aspecto positivo es que conoces cómo funciona un sistema de salud diferente del que has aprendido. De esta forma puedes valorar cómo el papel de la enfermera cambia de un país a otro e incorporar a tu forma de trabajar, cuando sea posible, los aspectos positivos de cada uno. Además, en Inglaterra hay muchos niveles dentro de la enfermería, por lo que tienes más oportunidades de seguir formándote y adoptar nuevos roles, aparte de tener un contrato fijo y más semanas de vacaciones.

En cuanto a los aspectos negativos, solo diría perderme momentos especiales con la familia y los amigos, ya que, en el ámbito profesional, de todas las experiencias, tanto positivas como negativas, aprenderás y serán enriquecedoras para tu carrera.

P. ¿Qué diferencias pudo observar en el trabajo diario de una enfermera en Leeds y en España?

R. Me di cuenta de la falta de autonomía que tienen las enfermeras. En parte, creo que esto se debe a la actitud de algunas profesionales, ya que debido a la carga de trabajo pierden interés por seguir formándose y de realizar diferentes funciones de enfermería. Aunque es cierto que la cantidad de papeleo que tienes que completar durante tu turno y que la falta de personal puede crear un ambiente estresante, y, a veces, un poco inseguro, se han de organizar muy bien las 12 horas de trabajo, que es lo que dura aquí cada turno, y priorizar en todo momento las necesidades de cada paciente.

Uno de los aspectos que me parece más acertado es que mucha medicación tiene que ser comprobada por dos enfermeras antes de ser administrada, lo que es muy importante para evitar errores que pueden llegar a ser fatales. Por otro lado, creo que las personas reciben muchísima más ayuda en cuanto a rehabilitación y temas sociales. El equipo terapéutico y los servicios sociales son excelentes, garantizando antes de dar de alta a un paciente que, aparte de su estado de salud, su situación social sea segura y adecuada.

Sin embargo, los nuevos requisitos que el colegio de enfermería inglés está pidiendo a enfermeros extranjeros han generado una gran falta de personal general en el país, afectando a la calidad de la atención.

P. Desde su punto de vista, ¿qué visión se tiene de la Enfermería española en Leeds?

R. En general se tiene una visión muy buena de los españoles que trabajamos como enfermeros en Inglaterra. Suelen decir que tenemos buen conocimiento, que somos competentes e independientes y, sobre todo, que destacamos a la hora de realizar técnicas de Enfermería como sondajes, vías, vendajes, etc.

P. ¿Se plantea la posibilidad de volver a España?

R. Por supuesto que volveré a España, aunque Inglaterra me ha ayudado muchísimo a formarme profesionalmente. Tras un año y medio en Leeds trabajé todo un verano en Brighton como enfermera de agencia, lo cual consiste en hacer turnos en las plantas que tú prefieras. Para mí fue muy enriquecedor, ya que cada día estaba en diferentes servicios, lo que me aportó conocimientos y una confianza increíble a la hora de trabajar en distintas áreas.

Actualmente estoy estudiando la especialidad de matrona en una universidad de Londres, a la vez que haciendo las prácticas de estudiante y trabajando algún turno. A pesar de todas estas grandes oportunidades que Inglaterra me ha ofrecido, para mí España es el mejor país tanto para vivir como para trabajar de enfermera, por lo que espero volver en unos años. Sin embargo, soy partidaria de que el sistema de salud español implemente algunos cambios e introduzca aspectos de la Enfermería inglesa.

P. ¿Qué consejos daría a los profesionales que se estén planteando emigrar?

R. Que no se lo piensen más, que dejen a un lado el miedo o la inseguridad y que vivan esta experiencia única. También que se informen con antelación y que estén concienciados de que a lo mejor puede ser duro al principio o de que no sea tal y como habían pensado; pero que, sea como sea, les ayudará a crecer personal y profesionalmente.

REQUISITOS PARA TRABAJAR DE ENFERMERA EN LEEDS

Documentación: Pasaporte.

Nivel de idioma: IELTS/OET.

Título: traducción al inglés del título de Enfermería.

Solicitud de empleo: todos los documentos anteriores y certificado de antecedentes penales.

Noticias relacionadas

enfermería, Leeds

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*