Enfermeros por el mundo: trabajar en Slough (Reino Unido)

Martes, 29 de diciembre de 2020

“La visión de las enfermeras españolas en Inglaterra es muy positiva, saben que la formación que recibimos durante la carrera es muy amplia”

Rebeca Sánchez es una enfermera española que encontró la estabilidad laboral que buscaba en la ciudad de Slough, en el Reino Unido. Tras pasar por varios destinos internacionales ha regresado a España. Nos atiende para hablar de su experiencia inglesa y del trabajo diario en su hospital, el Wexham Park Hospital, que en 2015 pasó a denominarse Frimley Health Hospital, según nos cuenta.

Pregunta. ¿Por qué tomó la decisión de emigrar?

Respuesta. En secundaria me fui varios veranos a Inglaterra a realizar cursos de inglés con becas del Ministerio de Educación. Más adelante, el último curso de la carrera de Enfermería, realicé varias rotaciones en un hospital de Kortrijk (Bélgica), gracias al programa Erasmus. Desde entonces siempre tuve claro que haría lo posible por vivir y trabajar en otro país durante una temporada. Cuando terminé la carrera de Enfermería, y tras trabajar durante el verano en el Hospital La Paz, en Madrid, mi contrato finalizó y no logré encontrar ninguno estable en España, por lo que decidí que era el momento de marcharme.

P. ¿Por qué se decantó por Slough como destino?

R. En un principio pensé en Bélgica y comencé a estudiar holandés a través de una empresa de contratación de enfermeras para este país, pero finalmente me decanté por Inglaterra por el idioma, ya que el inglés lo había estudiado desde pequeña.

Para trabajar en Reino Unido necesitas estar colegiada, y el proceso dura varios meses. A través de una empresa española de contratación de enfermeras vi la posibilidad de irme a Woking a trabajar, en una residencia de ancianos, como TCAE, hasta conseguir la colegiación y poder trabajar de enfermera. A los cuatro meses recibí la colegiación y, tras buscar puestos de trabajo cerca de Woking, realicé una entrevista en Wexham Park Hospital, en Slough, para la unidad coronaria y conseguí el puesto.

P. ¿Cómo fue la adaptación al país durante los primeros meses viviendo allí?

R. La adaptación fue rápida porque iba muy concienciada de qué era lo que quería hacer, tenía mucha ilusión y la mente muy abierta por conocer el país y la forma de vida. Además, mi pareja vendría conmigo a vivir a Reino Unido un mes después.

El mismo día que llegué a Woking lo hacían otras tres enfermeras españolas a trabajar en la misma residencia, eso fue un gran apoyo, ya que los primeros días fueron algo duros. Nos sentimos muy abandonadas por la agencia que nos había llevado allí, nadie sabía que llegábamos ese día, no tenían alojamiento para nosotras, vimos que estaban improvisando todo y eso nos defraudó un poco. Pero lejos de desanimarnos nos apoyamos mucho unas en otras y en unos días logramos encontrar un piso a través de un portal inmobiliario y todo mejoró.

Los compañeros de la residencia nos acogieron muy bien y nos apoyaron mucho en todo, a pesar de que el trabajo era muy duro, los turnos eran muy largos y trabajábamos muchas horas a la semana para compensar la falta de personal. Cuando recibí la colegiación comencé a buscar trabajo de enfermera y, tras realizar una entrevista, conseguí un puesto de trabajo en el Wexham Park Hospital.

Los inicios en el hospital fueron muy positivos, ya que en Inglaterra tienen un programa de inducción de varias semanas de duración con el que, en lugar de trabajar en la planta, te dan charlas y cursos sobre temas importantes para el trabajo diario en el hospital, como pacientes bariátricos, RCP, políticas y normas del hospital, guías y protocolos… Luego, durante las primeras semanas en el puesto de trabajo, las nuevas enfermeras trabajan tuteladas por una con un rango superior, por lo que esas primeras semanas no tienes pacientes a tu cargo, sino que vas acompañando a otras que te van enseñando cómo funciona la unidad, algo que te da mucha seguridad y tranquilidad cuando llegas a un hospital nuevo, un país nuevo y con un idioma nuevo.

P. Una vez superada la primera etapa de su estancia en el extranjero, ¿cómo era la vida diaria en Slough?

R. Era muy cómoda, una ciudad de tamaño medio donde todo estaba muy cerca y en tren llegabas a Londres en 25 minutos y a Windsor, en cinco. En el trabajo hacíamos turnos de 12 horas y trabajábamos 37,5 horas a la semana, por lo que tenía muchos días libres. Al final la vida diaria no distaba mucho de la que llevo ahora en España, trabajar, ir a casa, comprar, salir a tomar algo con los compañeros y los fines de semana viajar por el país.

P. ¿Cuáles son los aspectos positivos de ejercer la enfermería en el extranjero? ¿Y los negativos?

R. Los aspectos positivos son la oportunidad de trabajar en la rama de la enfermería que te guste, la estabilidad laboral, y las posibilidades de formación postgrado que te proporcionan. Trabajar en otro país te proporciona un crecimiento personal en todos los sentidos, te permite conocer a gente de muchos lugares, aprender a adaptarte a otras formas de trabajar y costumbres; además, perfeccionas un idioma. En mi caso el único aspecto negativo era la nostalgia por no poder estar más cerca de mi familia.

P. ¿Recomendaría el país para ejercer la profesión enfermera?

R. Por supuesto. Creo que es una experiencia única, que te abre la mente y te enseña otras formas de trabajar, te permite aprender de compañeros de muchas partes del mundo y, además, perfeccionas el idioma. Sobre todo creo que para una enfermera es un magnífico destino, ya que tienes la posibilidad de ascender en tu trabajo porque hay diversos niveles y puestos de enfermera y muchas especialidades. En mi opinión, lo que más me gusta es que valoran mucho la experiencia en un área y la formación, por lo que los propios hospitales se encargan de formar a sus trabajadores, ofreciéndoles multitud de cursos, incluso másteres y expertos universitarios, que sean necesarios para la planta donde trabajas.

P. ¿Por qué decidió volver?

R. Volví a España para realizar un máster y debido a motivos familiares, y al hecho de haber tenido un bebé, decidimos quedarnos en España, pero regresar a Inglaterra es algo que seguimos teniendo en mente. Realmente echo de menos la forma de trabajar de allí y sobre todo la estabilidad laboral y las oportunidades en la rama de la enfermería que te guste y en la que más preparada estés.

P. ¿Qué diferencias pudo observar en el trabajo diario de una enfermera que se lleva a cabo en Slough y en España?

R. Las funciones de una enfermera son prácticamente las mismas que en España. Sin embargo, cuando comienzas a trabajar en un hospital, las labores son muy básicas, ya que para cualquier procedimiento de Enfermería tienes que realizar un curso presencial que te facilita el hospital para poder llevarlo a cabo con los pacientes, hasta el punto de que al principio no puedes ni administrar medicación oral, ni aerosoles, ni poner ningún tipo de inyección, extraer sangre, canalizar vías venosas periféricas, sondas, etc. Para cualquier técnica o procedimiento tienes que hacer un curso de varias horas y practicar con varios pacientes delante de una compañera de más rango para que te supervise. Algo que también es diferente es que la medicación intravenosa tiene que ser siempre supervisada y firmada por otra compañera para evitar errores de medicación.

P. Desde su punto de vista, ¿qué visión se tiene de la enfermería española en Slough?

R. La visión de las enfermeras españolas en Inglaterra es muy positiva, nos valoran mucho como profesionales, ya que saben que la formación que recibimos durante la carrera es muy amplia, que conocemos perfectamente las técnicas y procedimientos y que nos adaptamos a cualquier situación.

REQUISITOS PARA TRABAJAR COMO ENFERMERA EN SLOUGH

Documentación: National Insurance Number. Domicilio en Reino Unido. Número de cuenta en el país.

Solicitud de empleo: Colegiación en el Nursing and Midwifery Council para obtener el número PIN, que permite trabajar. Referencias de empleadores anteriores; si se carece de experiencia, referencias de profesoras o supervisoras de Enfermería durante la carrera.

Homologación del título: No es necesario homologarlo.

Nivel de idioma: Mínimo un 7 en IELTS. En OET, mínimo grado B en writing y C+ en el resto.

Noticias relacionadas

Enfermera española, enfermería, Slough

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*