Gabriel Heras: “El libro muestra lo que hemos vivido las UCI, es un homenaje para la memoria histórica de todos nosotros y para que la gente conozca cómo funcionan”

Miércoles, 10 de junio de 2020

Durante estos meses se ha podido comprobar el peligro que tiene un virus en la sociedad, el miedo que causa, la necesidad e importancia del trabajo de los profesionales sanitarios, así como las grandes cargas de trabajo que llevan a sus espaldas. El doctor Gabriel Heras, especialista en Medicina Intensiva del Hospital Universitario de Torrejón y uno de los impulsores del Proyecto de Investigación HU-CI, Humanizando los Cuidados Intensivos, ha escrito En Primera Línea, un emocionante relato de esfuerzo y superación que narra la lucha de un médico en la peor crisis pandémica de los últimos años.

Gabriel Heras | Sandra Lázaro
Gabriel Heras | Sandra Lázaro

-Pregunta: ¿Cómo reaccionasteis cuando comenzaron a surgir casos de Covid-19? ¿Erais conscientes de su peligrosidad?

-Respuesta: Inicialmente con absoluta sorpresa y perplejidad porque fuimos la primera unidad de todos los cuidados intensivos del país que diagnosticó un caso en la UCI y no lo esperábamos. Fue todo casual, cambiaron las recomendaciones del Ministerio de Sanidad en febrero y dijeron “todos los pacientes que no tengan un diagnóstico o que su síntomas puedan ser compatibles le hacéis la prueba”. Nosotros en aquel momento estábamos llenos y teníamos un paciente que cumplía esos requisitos y se la sacamos con poca fe. A las dos de la mañana nos avisaron de salud pública de la Comunidad de Madrid y nos dijeron que era positivo y ahí comenzó todo. En ese momento no había protocolo y tomamos la determinación de aislar la UCI, no dejar entrar ni salir a nadie y luego se sacaron muestras de todos los pacientes y a todos los profesionales sanitarios que tenían algún síntoma compatible, claro estábamos en febrero y había gente que estaba con catarro y mocos, y que había estado en contacto con el paciente, directamente se quedaron ingresados en el hospital, se les hizo una PCR por coronavirus y se les dejó ir a casa cuando salió negativa.

-Pregunta: Como profesional sanitario que te encuentras al frente, decidiste contar tu experiencia en tu libro En Primera Línea. ¿Qué se va a encontrar el lector en el libro?

-Respuesta: El libro muestra lo que hemos vivido las Unidades de Cuidados Intensivos de España, es un homenaje para la memoria histórica de todos nosotros y también para que la gente conozca cómo son las UCI. El coronavirus ha sido la excusa perfecta para hablar de la necesidad de transformar el sistema hacia un modelo centrado en la humanidad de las personas y hacia el modelo de humanización como el proyecto HU-CI que llevamos 6 años trabajando en esto.

Carátula del libro En Primera Línea
Carátula del libro En Primera Línea

-Pregunta: Una de tus luchas es llegar a humanizar la sanidad. ¿Se ha tenido en cuenta lo suficiente durante esta pandemia?

-Respuesta: Lo que ha hecho el coronavirus ha sido tirar por tierra todo nuestro trabajo de los últimos 6 años porque también la investigación del proyecto ha sufrido. La presencia de participación de las familias, la libertad del paciente, la mejora de la comunicación, el cuidado del cuidador, se ha puesto de manifiesto que aquí nadie cuida a quien cuida. La estructura también porque hemos tenido que crear UCI en espacios que no estaban habilitados y bueno, estamos muy orgullosos por ello pero realmente esos espacios no estaban centrados en las personas, ni en la dignidad de las personas, ni en preservar su intimidad, su comodidad, etc. Eran espacios improvisados de campaña por así decirlo.

Lo peor de todo de la pandemia ha sido el proceso de morir, ha muerto un montón de gente sola y no era necesario, de hecho en hospitales como el mío en todo momento hemos permitido el acompañamiento de las familias y lo que hemos hecho es exigir que pongan EPIS, porque si nosotros los profesionales estamos todos los días a pie de cama y el primer mes no nos infectamos era porque teníamos material. De hecho, en Torrejón empezamos a caer cuando nos decían que teníamos que guardar el EPI y usarlo para todo el día, ahí fue cuando empezamos a caer infectados los profesionales sanitarios.

-Pregunta: ¿Cuál ha sido tu peor y mejor momento de estos meses?

-Respuesta: El peor momento fue casi al principio cuando nadie nos creía. Cuando estábamos trabajando en Torrejón y ya éramos conscientes de lo que se nos venía encima y otros grandes hospitales no nos aceptaban traslados de pacientes, eso todavía no lo puedo entender. Al final la pandemia que está muy basada en el miedo ha hecho que se tomen decisiones que no eran correctas. El mejor momento cada vez que dábamos a un paciente el alta, eso era un momento brutal.

-Pregunta: ¿Crees que los profesionales sanitarios tendrán secuelas cuando esto acabe? ¿Cambiarán las condiciones de los profesionales sanitarios?

-Respuesta: Sí, eso seguro. En el proyecto pusimos en marcha un proyecto de atención psicológica para prevenir las secuelas de los profesionales sanitarios y también de los pacientes y de las familias y ha sido todo un éxito, lo hemos puesto en marcha en 20 UCI de España y también decir que ha habido varias Consejerías de Sanidad que no nos han dejado, pero bueno, el tiempo dirá quién tenía más razón para permitir o no dejar según qué cosas. Finalmente creo que va a haber muchos profesionales sanitarios que van a dejar la profesión porque el sistema no los cuida.

No sé si cambiarán pero desde luego tienen que hacerlo porque están muy bien los aplausos y los reconocimientos, pero no es suficiente. Se ha puesto de manifiesto que los profesionales sanitarios nos hemos dejado la vida literalmente y necesitamos cambios.

-Pregunta: Os han llegado a otorgar el Premio Princesa de Asturias de la Concordia. ¿Crees que se ha valorado lo suficiente vuestro trabajo?

-Respuesta: Ante los premios hay que estar agradecidos pero no pueden ser una ‘limosna’ por así decirlo. Está muy claro que lo que necesitan los profesionales sanitarios no son premios porque a nosotros nos encanta nuestro trabajo. Nosotros lo que necesitamos es estructura, poder hacer las cosas con contratos adecuados, tener sueldos ajustados y más ratio de personal. Me parece que está muy bien y que la Casa Real ha estado a la altura de los sanitarios en cuanto al reconocimiento y esas cosas no se pueden decir de todos los políticos, las críticas no tienen que ir a una Fundación, tienen que ir a los que pueden cambiar las cosas y no lo hacen.

-Pregunta: Por último, ¿crees que nos ha enseñado algo esta pandemia?

-Respuesta: Nos ha enseñado que estamos todos interconectados, que lo que le pasa a otra persona de otro país es importante porque, fíjate, si hubiéramos estado más atentos a lo que pasaba en China igual hubiéramos tenido dos meses para prepararnos, buscar recursos, personal e igual no nos hubiera pillado el toro. Nos ha enseñado también que la gestión basada en el egoísmo no trae más que malos resultados, si hubiéramos luchado por el bien común independientemente del hospital Comunidad Autónoma o país al que pertenecieras, igual nos hubiera ido mejor. Pero la enseñanza para mí más importante es que humanizar la sanidad es fundamental.

Noticias relacionadas

Coronavirus, COVID-19, entrevista, Gabriel Heras, libro, proyecto HU-CI, UCI

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*