Las enfermeras jubiladas y sin actividad de hasta 70 años de la Comunidad Valenciana podrán ser voluntarias para vacunar contra la COVID-19

Viernes, 15 de enero de 2021

El Colegio de Enfermería de Valencia (COEV) ha querido aplaudir, en una nota de prensa, la decisión de Ana Barceló, consejera de Sanidad de la Comunidad Valenciana, de aceptar la propuesta que, hace una semana, indicó la entidad para poner en marcha una bolsa de enfermeras jubiladas y sin actividad que quieran ser voluntarias para ayudar en la vacunación contra la COVID-19.

En este sentido, en una reunión telemática, en la que han participado los representantes de los principales colegios profesionales de salud, Barceló ha expresado su agradecimiento por la labor altruista mostrada por los profesionales, y ha detallado que se ha habilitado una bolsa para jubilados que se activará en el momento en el que haya necesidad de personal, informan desde el mencionado comunicado. Así, la consejera ha explicado que, además de las enfermeras, también podrán participar médicos, odontólogos, podólogos y otros profesionales sanitarios que acrediten capacidad para inyectar y ofrecer atenciones y, en caso de ser preciso, que hayan sido formados para la vacunación contra la COVID-19.

Juan José Tirado, presidente del Colegio de Enfermería de Valencia, ha instado, por su parte, a todo el personal de todos los colectivos sanitarios, a que se ofrezca de forma desinteresada para la vacunación. “Al ser de riesgo y del sector de la salud, debe estar vacunado antes de participar en la campaña que ha programado la Generalitat Valenciana para los próximos días”, señaló.

Una vez Tirado solicitó los detalles del protocolo de vacunación, la responsable de política sanitaria de la región ha aclarado que las enfermeras que opten voluntariamente a la inoculación de los sueros en los centros correspondientes deberán disponer de “una horquilla de edad que irá desde los 65 años a los 70 años”. De esta forma, se permitirá esta labor desinteresada a las profesionales prejubiladas desde los 63 años y otras profesionales de menor edad que, por circunstancias personales, hayan abandonado la actividad sanitaria.

El mensaje de Barceló, apuntan, fue que se inmunizará a todos los trabajadores de la sanidad, tanto en el ámbito público como en el privado, que incluye todos los hospitales y clínicas especializadas, como las que ofrecen tratamientos de diálisis, que presten atención y asistencia a la población. El encuentro telemático se han mantenido con representantes de 24 colegios de enfermería, medicina, odontología, farmacia, podología, fisioterapia y veterinaria de las tres provincias valencianas, además de con miembros de los consejos autonómicos de enfermería, medicina, fisioterapia, podología y nutrición y dietética. La consejera ha estado acompañada por Carmen López, directora general de Recursos Humanos, y Ramón Limón, subdirector general de Evaluación de la Gestión Asistencial. A lo largo de esta reunión online se ha concretado que, en la actualidad, ha habido material para vacunar a unas 188.000 personas; a estas dosis hay que añadir otra tanda de vacunas para aproximadamente la misma cantidad de personas que llegó el lunes a la autonomía.

La primera fase de la vacunación comenzó en diciembre y se alargará, previsiblemente, hasta marzo, explican desde el colegio. En esta etapa, según indicó Barceló, está estipulado el plan de vacunación para los primeros cuatro grupos de arranque con los residentes y personal sanitario y sociosanitario de residencias de mayores y de discapacidad. Los siguientes serán los trabajadores sanitarios en primera línea, otro personal sanitario y sociosanitario y, cerrando este bloque, las personas con gran discapacidad.

En el encuentro, la responsable de Sanidad ha detallado a los asistentes la estrategia de vacunación que se está desarrollando en la comunidad, de acuerdo con las pautas definidas por el ministerio en la Estrategia de vacunación frente a la COVID-19 en España. Este foro ha servido, asimismo, para conocer las inquietudes de los colectivos sanitarios y para estudiar nuevas vías de colaboración.

De acuerdo con los datos ofrecidos en esta nota de prensa, el sistema sanitario valenciano ha administrado en residencias y entre personal sanitario más de 57.223 dosis de la vacuna de Pfizer, a fecha del 13 de enero; con esta cifra, prácticamente se agotan los vuales administrados por la empresa a la región. El pasado miércoles se distribuyeron las primeras dosis de la vacuna de Moderna que recibió España; la primera remesa llegada a la Comunidad Valenciana, 3.000 vacunas aproximadamente, se está administrando en el Hospital de Atención a Enfermos Crónicos y de Larga Estancia (HACLES). Por consiguiente, el ritmo de fabricación y suministro marcado por los laboratorios determina la velocidad de administración de esas dosis por parte del sistema sanitario valenciano. Barceló ha destacado que actualmente “no existe ningún problema a la hora de poner la vacuna a los grupos de población definidos en la estrategia nacional”.

Una vez concluida la primera ronda de contactos continuarán manteniéndose encuentros, siempre con el objetivo de “tener engranado todo el sistema por las farmacéuticas incrementaran la producción de las vacunas y la cantidad de dosis que pueden entregar a la Unión Europea y a cada país”, según ha explicado la consejera al finalizar la reunión. Por último, Barceló ha insistido en que la vacuna de Pfizer presenta complejidad de conservación y uso; por ejemplo, ha puesto de manifiesto que los sueros deben llegar al centro de aplicación ultracongelados y, por ello, no pueden ampliarse las zonas de vacuna. Sin embargo, ha confirmado que se están resolviendo los ajustes de logística para las nuevas dosis que llegan, tanto de Pfizer como de Moderna.

Noticias relacionadas

Colegio de Enfermería de Valencia, Enfermeras jubiladas, Enfermeras voluntarias, Vacuna contra la COVID-19

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*