Madrid pone en marcha un estudio sobre muerte súbita para prevenir casos en la misma familia

Miércoles, 31 de octubre de 2018

La Comunidad de Madrid ha anunciado que pondrá en marcha, de forma pionera, un estudio sobre la muerte súbita, basado en la investigación genética de la persona fallecida y la valoración clínica de sus familiares, con el objetivo de prevenir nuevos casos entre sus allegados.

© Comunidad de Madrid

Gracias a este procedimiento, ha señalado Ángel Garrido, presidente de la autonomía, en el acto de presentación del protocolo, elaborado con la colaboración de las consejerías de Justicia y Sanidad, según recoge el Gobierno de la comunidad en un comunicado, y a los conocimientos que proporcionará se promoverán los diagnósticos tempranos para tratar de evitar la muerte súbita de familias con antecedentes.

De esta forma, esta iniciativa requiere de la participación conjunta y multidisciplinar del Instituto Anatómico Forense, dependiente de la Consejería de Justicia, encargado del apoyo técnico en la realización de las autopsias y las pruebas relacionadas con su campo, y el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), en la parte sanitaria.

Por otro lado, apuntan, además de la creación de un protocolo autonómico interdisciplinar sobre estas situaciones, otros de los propósitos que persiguen las entidades impulsoras con la puesta en marcha de este estudio pasa, como se ha dicho, por la creación de un grupo de trabajo, integrado por personal de distintas áreas, que se encargue de dar cobertura a las familias con cardiopatías congénitas y establecer las causas de la muerte súbita acaecida en la población joven.

Así, en este sentido, Garrido ha querido destacar, en la citada nota informativa, que el estudio sobre la muerte súbita constituye una muestra de los proyectos útiles para la ciudadanía que fomenta la región a través del trabajo colaborativo entre instituciones y profesionales para asegurar el bienestar de la población.

De acuerdo con los datos ofrecidos por la Comunidad de Madrid en el mencionado comunicado, en 2017 las urgencias de la región dejaron constancia de un total de 323 casos de muerte súbita, de los que cinco eran lactantes, lo que se traduce en el 2% de los fallecimientos naturales sucedidos en la autonomía; este año, la cifra asciende a 271, ocho lactantes.

Noticias relacionadas

Comunidad de Madrid, estudio genético, muerte súbita

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*