Oncología radioterápica: “Las enfermeras podemos hacer mucho por los pacientes y comprobar cómo los cuidados oncológicos ayudan a mejorar su calidad de vida”

Viernes, 14 de agosto de 2020

Gloria Campillo es coordinadora de Enfermería en oncología radioterápica en GenesisCare. Lleva más de 20 años en esa especialidad y sigue afirmando que va feliz cada día a trabajar. Como en todas las enfermedades, el tratamiento de radioterapia deja momentos duros y tristes, pero para ella no hay mayor regalo que las visitas de sus pacientes cuando han superado la enfermedad.

Gloria Campillo es coordinadora de Enfermería en oncología radioterápica en Genesiscare
Gloria Campillo es coordinadora de Enfermería en oncología radioterápica en Genesiscare

Pregunta. ¿Qué es la oncología radioterápica? ¿Cuál es la función de los profesionales enfermeros en ella? ¿Cuáles son sus competencias?

Respuesta. La oncología radioterápica es un tratamiento oncológico local que se aplica mediante radiaciones ionizantes. La función de los profesionales de Enfermería en oncología es principalmente el cuidado del paciente oncológico. La enfermera en oncología médica es la responsable de administrar adecuadamente el tratamiento de quimioterapia o terapia biológica, y la enfermera en una unidad de radioterapia se encarga del cuidado de la persona durante todo su tratamiento radioterápico.

En la consulta de Enfermería informa al paciente y elabora un plan de cuidados personalizado para conseguir que el tratamiento de radioterapia sea lo más eficaz y confortable para el enfermo. Además, la enfermera de radioterapia interviene en diferentes procesos realizando técnicas enfermeras imprescindibles y específicas para estos tratamientos (braquiterapia, radiocirugía, implantes, etc.). Una vez finalizado el tratamiento de radioterapia somos también quienes les damos a los pacientes el alta de Enfermería y les aconsejamos sobre cómo tendrán que cuidarse.

P. La Enfermería es una de las profesiones más cercanas con las personas enfermas. ¿Es duro tratar a este tipo de pacientes? ¿Acuden normalmente con muchas dudas o miedos?

R. En general, el paciente oncológico acude con muchas dudas y miedos además de con la necesidad de recibir mucha información. Es fundamental que reciba dicha información de una forma adecuada, y por eso la enfermera trabaja en equipo con el oncólogo y el resto de especialistas. Pero, efectivamente, hay que reconocer que la enfermera suele ser la persona más cercana al paciente, por lo que se establece entre ambos una relación estrecha que ayuda a proporcionar unos cuidados y una información continuada. Incluso durante la pandemia habilitamos un teléfono (921 21 00 30) para atender a cualquier persona que pudiera tener dudas sobre el cáncer en estos momentos tan difíciles. Trabajar con un paciente oncológico es muy gratificante. Las enfermeras podemos hacer mucho por este tipo de pacientes, y comprobar cómo los cuidados oncológicos ayudan a mejorar su calidad de vida y aseguran la eficacia del tratamiento te hace sentir muy orgullosa de tu profesión.

P. ¿Qué le llevó a querer dedicarse a ello? ¿Qué tal está siendo su experiencia? ¿Cómo es un día normal de trabajo?

R. Cuando terminé mi formación como enfermera quise especializarme en cuidados paliativos y oncología. Para ello hice varios cursos y, finalmente, encontré el trabajo que encajaba con la especialidad a la que yo quería dedicarme y que a día de hoy no me ha defraudado.

Llevo trabajando en oncología más de 20 años y sigo yendo feliz a trabajar. Me enorgullece poder atender a pacientes oncológicos porque requieren muchos cuidados por nuestra parte y veo cómo mi profesión es importante para ellos y lo mucho que les puede ayudar. Mi día normal de trabajo incluye muchas actividades, porque puede desarrollarse en la parte de oncología radioterápica o en la parte de oncología médica. Depende del día puede variar e ir desde administrar citostáticos, radioterapia o inmunoterapia, a tener consulta con los pacientes de radioterapia, darles información, realizar curas, intervenir en procesos semiquirúgicos, etc. Cambia en función de las agendas de trabajo, pero siempre hay atención muy cercana al paciente.

P. ¿Recuerda alguna anécdota o algún momento con especial emoción? ¿Qué diría que es lo más gratificante de su trabajo?

R. Es muy difícil quedarse con una. Hubo un paciente que durante el tratamiento vivió el compromiso con su novio y, finalmente, se casaron en el hospital. Otra paciente quería terminar su tratamiento de quimioterapia para ir en buen estado a la comunión de sus hijos y nos trajo a todos el álbum para enseñarnos lo bien que había ido el día, y así infinidad de anécdotas. Lo más gratificante es el agradecimiento de los pacientes cuando superan la enfermedad, han completado sus tratamientos y vuelven a visitarnos para darnos las gracias. A veces, los acompaña su familia, o han tenido hijos, o te cuentan sus experiencias vitales y cómo no recuerdan su tratamiento como algo desagradable en su vida, sino como un proceso de superación. Sin duda, eso es lo más gratificante.

P. Debido al coronavirus se han parado o pospuesto operaciones o citas. ¿Le ha afectado también a esta especialidad?

R. La oncología no puede parar y, de hecho, no ha parado. Nosotros en nuestras unidades hemos seguido trabajando tanto en oncología médica como en oncología radioterápica, pero sí es cierto que se ha notado un poquito en las agendas de los especialistas y cirujanos en cuanto a los tiempos. Ha habido momentos en los que hemos recibido quizá menos pacientes porque se habían pospuesto sus operaciones, pero en ningún momento se ha bajado la actividad.

P. ¿Cómo está viviendo esta situación tan compleja?

R. Se vive con más estrés y hay que aumentar la concentración en el día a día. Hemos tenido que adaptar nuestra forma de trabajar a un nuevo sistema más seguro con protecciones y con protocolos de seguridad, pero los cuidados al paciente son exactamente los mismos.

P. No solo ha sido la carga física, también la psicológica. ¿Cómo lo están llevando? ¿Cree que es conveniente la ayuda psicológica para profesionales?

R. Efectivamente la zona de oncología no es una zona COVID, entonces no tratamos directamente con pacientes contagiados, sino con enfermos oncológicos, por lo que la forma de cuidarlos es diferente. Sin embargo, sí que ha requerido adaptar nuestra forma de atenderlos con unas medidas especiales de seguridad tanto para ellos como para nosotros y con mucha carga de trabajo en ocasiones. La ayuda psicológica en esta situación tan estresante siempre es un apoyo.

P. Forma parte de una de las profesiones más expuestas, ¿están suficientemente protegidos? ¿Hay algún protocolo de actuación? ¿Han tenido algún paciente que haya dado positivo?

R. Nosotros en GenesisCare hemos tenido la fortuna de estar suficientemente protegidos, se nos han facilitado los EPI necesarios para cada situación y un protocolo de actuación. Es cierto que en el ámbito nacional y mundial al principio tuvimos que reaccionar muy rápido y esos protocolos tardaron en llegar un tiempo. En Genesiscare se formó desde el primer momento un Comité Covid que analizaba cada situación y daba las pautas de actuación. En cuanto a los pacientes, sí, claro que hemos tenido alguno que ha dado positivo. El Comité Covid analizaba cada caso en particular y se tomaban todas las medidas de seguridad y actuación adecuadas.

Noticias relacionadas

cáncer, enfermeros, Oncología, oncología radioterápica

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*