Sanidad elabora un protocolo de Integración de la Secuenciación Genómica en la Vigilancia de la COVID-19

Martes, 26 de enero de 2021

La Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta, dependiente de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial, ha aprobado un protocolo de Integración de la Secuenciación Genómica en la Vigilancia de la COVID-19, un documento desarrollado por la Ponencia de Alertas del Ministerio de Sanidad, con la colaboración del Instituto de Salud Carlos III, que pretende constituir una guía de trabajo para determinar la incidencia de las variantes genéticas del SARS-CoV-2, así como para la identificación de nuevas variantes que puedan ser de interés para la salud pública.

Este protocolo, según explican desde Sanidad en un comunicado, expone que para integrar la secuenciación genómica en el sistema de vigilancia epidemiológica es necesario implantar una serie de laboratorios en los que desarrollar las capacidades de secuenciación. Estos laboratorios, coordinados por el ministerio junto con el Centro Nacional de Microbiología del ISCIII, hará las veces de nodo central en lo relativo a aspectos científico-técnicos relacionados con la secuenciación y la armonización de procedimientos.

Así, el documento estipula un proceso para la detección y el seguimiento de las variantes que circulan en España y un sistema para que la información sea integrada en el Sistema de Vigilancia Epidemiológica en el país (SiViEs), gestionado por el Centro Nacional de Epidemiología del ISCIII, Sanidad y las autonomías, como parte de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE). Asimismo, contempla una guía para la toma, el envío y el manejo de muestras.

Este documento se ha elaborado en función de las pautas europeas e internacionales. En este sentido, el Centro Europeo para la Detección y el Control de Enfermedades ha propuesto diversas acciones de salud pública para limitar la transmisión comunitaria de variantes de interés. Algunas de ellas, plasmadas en el protocolo, contemplan la identificación temprana de la circulación de las variantes mediante secuenciación genómica de grupos diana, la determinación de la incidencia de casos de dichas variantes en la ciudadanía, el seguimiento de casos y contactos enfatizado en personas con vínculos epidemiológicos conocidos en zonas con importante circulación de variantes de interés o las posibles restricciones de movimiento en dichas ubicaciones, apuntan en la citada nota informativa.

Como conclusión, desde el Ministerio de Sanidad destacan que este protocolo contará con una revisión constante, según la evolución de la pandemia y de la nueva información sobre la infección por COVID-19 de que se disponga. “La aparición de variantes genéticas es algo normal en un virus”, apuntan. “La mayoría no proporciona una ventaja selectiva ni supone cambios que alteren su comportamiento o patrón de infección, pero pueden darse casos en los que algunas variantes aumenten su transmisibilidad o virulencia, o permitan al virus escapar a la acción de los anticuerpos neutralizantes generados tras una infección natural o la administración de una vacuna. Por ello, añadir la secuenciación genómica a la vigilancia epidemiológica del virus es importante para el control de la pandemia”.

Noticias relacionadas

COVID-19, Secuenciación genómica, Vigilancia epidemiológica

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*