“Tener o no acceso a una enfermera estomaterapeuta supone la diferencia entre una vida normal y un infierno”

Martes, 1 de octubre de 2019

El Consejo General de Enfermería (CGE), en colaboración con Coloplast y acompañados de pacientes y enfermeras estomaterapeutas han presentado Usos y actitudes de los pacientes ostomizados, el mayor estudio de España y más exhaustivo sobre los problemas a los que se enfrentan cada día estas personas. La revista Metas de Enfermería ya publicó en el número del pasado mes de mayo un artículo donde se abordaba este estudio llevado a cabo por varios enfermeros expertos en ostomías, entre los que se encuentra Isabel Jiménez López, quien estuvo presente durante el acto y puso en relevancia la información obtenida en la investigación.

Presentación del estudio

Según los datos extraídos del Libro Blanco de la Ostomía en España, 16.000 pacientes son portadores de una ostomía cada año, un problema social que afecta en torno a 70.000 personas. El estudio U&A muestra la importancia de los cuidados pre y postoperatorios que reciben estos pacientes que les permiten mejorar sus condiciones, así como aceptar su nueva forma de vida. Además demostró cómo el cuidado del enfermero experto en ostomías mejoraba la calidad de vida de estas personas, el estado de la piel periestomal y los resultados en salud. “Son profesionales especializados que velan por la calidad de vida del paciente y cuya aportación es fundamental. Además, son los que acompañan al sujeto en todo el proceso y le prescriben lo más adecuado para ellos”, explicaba Isabel Jiménez.

La falta de enfermeras expertas en el manejo de ostomías en muchas comunidades autónomas y hospitales genera numerosos problemas en las personas ostomizadas, así según los datos, la mitad de los pacientes portadores no se han sometido al proceso de marcado que determina dónde ha de practicarse la abertura abdominal para recoger sus desechos orgánicos, y uno de cada dos pacientes declara tener problemas con la alimentación, el sueño, las relaciones sexuales e incluso en su entorno laboral o a la hora de practicar deporte, situación que cambiaría si tuvieran la ayuda de estos profesionales. Desde el Consejo de Enfermería denuncian esta situación y explican que “no es aceptable que tantos miles de personas no disfruten de la más elemental calidad de vida tras someterse a esta cirugía por el hecho de no poder acceder a los cuidados de estos profesionales”, por ello afirman que no cesarán en su lucha hasta conseguir sus objetivos para que no haya “pacientes de primera y de segunda”. “La enfermera es la más cercana y sabe de primera mano cuál es el sufrimiento. Requiere tener unos conocimientos y una especialidad pero aún no se reconoce este papel. En la actualidad se estiman que faltan 150 enfermeras especialistas”, denuncia José Luis Cobos, vicesecretario general del CGE y enfermero estomaterapeuta.

En la rueda de prensa también estuvieron presentes dos pacientes, Joaquín Saldaña y Teresa Martín, contando su experiencia de cuando tuvieron que someterse a una ostomía por un cáncer y por la enfermedad de Crohn respectivamente. “Gracias a mi bolsa sigo vivo y espero seguir muchos años más”, comenta Joaquín que resume su experiencia con tres sentimientos: “primero con el cáncer te viene a la cabeza la sensación de que tu vida se ha acabado. A mí lo que me preocupaba era en qué situación quedaban mi mujer y mis hijos. Tras la intervención quirúrgica, donde me informaron de que me tenía que poner una bolsa para siempre, me vino a la mente qué es lo que podría hacer yo en la vida tras ello, si estaría recluido, si necesitaría ayuda. Luego, al hablar con la enfermera, empiezas a ver las cosas de otra manera. Ahora, tras 20 años junto a ella, me considero una persona afortunada porque me puedo valer por mí mismo. A todos aquellos que tengan que pasar por mi situación les sugiero que colaboren con alguna asociación o ONG, no hay mejor terapia que la de sentirse útil. Yo estoy ostomizado y me apunto a vivir otros 22 años como estoy, no me preocupa”, explicaba Joaquín Saldaña, comentario que corroboró y compartió Teresa Martín, paciente con enfermedad de Crohn desde hace 30 años.

Foto de grupo de los ponentes

Para continuar con la lucha de intentar cambiar esta situación, y poder sensibilizar sobre la necesidad de estos profesionales sanitarios, se han realizado una serie de cortos donde se refleja la realidad de estos pacientes. Coloplast ha producido el primero de esta serie de vídeos para hablar de la ostomía lejos de tabúes y oscurantismo y darle voz a las personas que se enfrentan a ello. Saldaña es el protagonista de uno de ellos, está dirigido por el conocido actor Raúl Peña, quien ya ha colaborado en más ocasiones y no dudó en volver a hacerlo cuando le comentaron en qué consistía el proyecto. “Es necesario desdramatizar la vida de estas personas. Parece que es una situación difícil y que no puedes llevar una vida normal, pero que la ostomía te da la vida es una realidad, algo que no es posible sin la ayuda de los enfermeros estomaterapeutas. Existen los medios, la tecnología y los profesionales así que, ¿por qué no llevarlo a cabo?”, explicó el actor.

Para finalizar, la presidenta de Asociación de Ostomizados de Madrid (AOMA) quiso reiterar la lucha para que se pongan más medios, así como para que se actualice el recuento de pacientes ostomizados. Además, reclamó una mayor presencia de la figura del psicólogo en el apoyo al paciente: “Es fundamental que pongan un psicólogo porque uno de los peores tragos es cambiar ese chip de ‘soy una persona normal’, y ellos son los ideales para ayudar”, concluyó.

Noticias relacionadas

Coloplast, Enfermeras estomaterapeutas, ostomía, Pacientes ostomizados, Raúl Peña

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*