Un estudio investiga el impacto de la COVID-19 en la relación de los niños con TEA o trastorno del desarrollo cognitivo y sus familias

Miércoles, 9 de septiembre de 2020

Un estudio del Centro de Atención Infantil Temprana San Rafael (CAIT) de Granada, de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, y la Facultad de Psicología de la Universidad de Granada está investigando, de manera pormenorizada, el impacto de la situación derivada de la COVID-19 en la relación entre los niños usuarios del centro, principalmente con rasgos o trastornos del espectro autista (TEA) o del desarrollo cognitivo, y sus familias.

La psicóloga Gema Gutiérrez. © CAIT San Rafael

El objetivo que se persigue con este trabajo, de acuerdo con lo expuesto por la entidad en una nota de prensa, para por comprobar posibles cambios en los vínculos entre los pacientes y sus figuras de referencia durante y a partir del confinamiento, además de observar factores que han podido influir en dichos cambios.

En este sentido, Gema Gutiérrez, psicóloga del centro y responsable del proyecto, ha explicado, en la citada nota informativa, que en este contexto “era necesario dar la palabra a las familias y preguntarles cómo han vivido este confinamiento con respecto a las relaciones con sus hijos, escuchar cómo ha sido ese proceso para ellos en esta situación atípica. Esto nos va a permitir estar alerta ante los posibles cambios y necesidades que puedan aparecer”.

Así, la investigación, desarrollada mediante entrevistas individuales que profundizan en la experiencia de cada familia, está poniendo de manifiesto, en sus primeras intervenciones, la preocupación de los padres por la evolución de sus hijos, destacan. “En estos encuentros es común escuchar e identificar mayores niveles de estrés e inseguridad acerca de cómo actuar en determinadas circunstancias. Estas vivencias particulares nos dan información sobre aspectos fundamentales que nos facilitan una intervención individual más precisa y efectiva con la familia”, afirma la psicóloga.

Desde el comienzo de la crisis sanitaria, el centro San Rafael ha continuado con la atención a los pacientes, para acompañar y ayudar a las familias en el proceso de elaborar estrategias para adaptarse a la situación, y posibilitando un espacio en el que pudieran exponer sus preocupaciones. Gutiérrez señala que son muchas las familias que hacen un balance general del confinamiento bastante positivo al haberles brindado la posibilidad de ganar más autoconfianza tras desarrollar nuevas vías para detectar mejor las necesidades de los niños, apuntan desde la institución.

La continuidad en la intervención y el análisis de las implicaciones que está teniendo la nueva forma de trabajar que se está llevando a cabo son ahora la prioridad de los profesionales del centro para averiguar qué aspectos se pueden potenciar en el futuro para implantar terapias y recursos más completos para la evolución de estos pacientes y sus familiares, subrayan en el mencionado comunicado. De acuerdo con los datos ofrecidos por el centro, únicamente en 2019, este realizó 37.594 sesiones con 722 niños de toda la provincia de Granada.

Noticias relacionadas

Centro de Atención Infantil Temprana San Rafael, Confinamiento, COVID-19, desarrollo cognitivo, Facultad de Psicología de la Universidad de Granada, Granada, pandemia, San Juan de Dios, TEA

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*