Un estudio revela que el virus Epstein-Barr podría ser el principal causante de la aparición de la esclerosis múltiple

Viernes, 14 de enero de 2022

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica de origen autoinmune que afecta al sistema nervioso central. La padecen alrededor de 55.000 personas en España y tres millones de personas en todo el mundo, y afecta a sectores poblacionales predispuestos genéticamente y tiene especial impacto entre los 20 y los 30 años, y a pesar de que puede afectar a todas las edades, no es frecuente durante la infancia y la ancianidad. De forma general, existen distintas etapas de la dolencia: la primera, inflamatoria, está relacionada con la identificación de nuevas lesiones y las recaídas. La segunda, degenerativa, está, por otro lado, vinculada con la atrofia del cerebro y de la médula. Hasta ahora, las causas que provocan esta enfermedad eran desconocidas, pero un estudio parece haber acabado con esta incógnita y podría ser el comienzo de una nueva investigación para acabar con ella.

Investigación
Investigación

A lo largo de los años se han realizado varios estudios científicos que exponían como posible causa, una infección vírica. Ahora, esta nueva investigación sostiene pruebas contundentes de que la causa de este virus procede del virus Epstein-Barr, el mismo que produce la mononucleosis infecciosa, conocida como` enfermedad del beso`´´. Las personas que contraen este virus son portadoras de por vida, aunque pasa a un estado latente y es raro que el paciente vuelva a enfermar al reactivarse.

La revista científica Science ha sido la que ha publicado la investigación llevada a cabo por un equipo de investigadores de Harvard cuyo autor principal es Alberto Ascherio, profesor de Epidemiología y Nutrición en la Harvard Chan School, quien explica que relacionar este virus con la esclerosis múltiple es un paso muy importante porque «sugiere que muchos de los casos de esclerosis múltiple podrían ser prevenidos si frenamos esta infección».

La tarea no ha sido fácil, establecer una relación causal entre el virus y la enfermedad ha sido complicado porque este virus infecta aproximadamente al 95% de la población adulta mundial y, en cambio, la esclerosis múltiple es una enfermedad relativamente rara.

La investigación

Para poder demostrar la conexión entre este virus y la esclerosis múltiple, este equipo de investigadores realizaron un estudio entre más de 10 millones de adultos jóvenes que estaban en servicio activo en el ejército de los Estados Unidos.

Estos investigadores analizaron muestras de suero sanguíneo tomadas cada dos años por el ejército y determinó el estado del virus EBV de los soldados en el momento de la primera muestra y la relación entre la infección por EBV y la aparición de esclerosis múltiple durante todo período de servicio activo.

De todos ellos, 995 fueron diagnosticados de esclerosis múltiple durante sus años de servicio, de los cuales se sabe que 800 estuvieron en contacto con el virus Epstein-Barr a través de muestras pasadas. Y de estos 800, 35 entraron en el Ejército sin el virus, pero el 97% lo contrajo mientras duró el seguimiento.

Con las pruebas bianuales, los investigadores analizaban una muestra de suero de estos pacientes: determinaban el estado del virus Epstein-Barr con respecto a la primera muestra tomada y la relación entre este y el inicio de los síntomas de la enfermedad neurológica. Entre los jóvenes que se habían infectado con este virus, el riesgo de presentar esclerosis múltiple en los años de servicio era 32 veces mayor.

Infectarse con otros virus, sin embargo, no afectaba para nada en el desarrollo posterior de esta. Sólo tras la infección con el virus Epstein-Barr se observaba un incremento en el suero de cadenas ligeras de neurofilamentos, un biomarcador de la degeneración de los nervios típica de la esclerosis múltiple. Según el estudio, estos hechos no pueden ser explicados a través de otros factores de riesgo de la esclerosis múltiple y señalan, por tanto, a este virus como el principal responsable.
Vieron que el riesgo de esclerosis múltiple aumentó 32 veces después de la infección por EBV, pero no cambió después de la infección por otros virus. Por otra parte, los niveles de un biomarcador de la degeneración nerviosa típica de la esclerosis múltiple aumentaron solo después de la infección por EBV. Así pues, estos dos hallazgos no pueden explicarse por ningún factor de riesgo conocido para la esclerosis múltiple y, por lo tanto, demuestran que EBV es la principal causa de la EM.

Tratamiento

Una investigación que supone un gran avance porque, aunque hoy en día no hay medios para prevenir o tratar de forma definitiva la infección de este tipo de virus, una vacuna o atacar el virus con medicamentes antivirales específicos para el EBV podría prevenirlo o incluso curar la esclerosis múltiple en un futuro.

Noticias relacionadas

enfermedad, esclerosis múltiple, investigación, mononucleosis, Virus Epstein-Barr

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*