“Ya no hay día que en hemodiálisis no cantemos: ‘¡El 15, la niña bonita! ¡Bingo! ¡Me tocó!’”

Martes, 2 de octubre de 2018

Hemos hablado con Ruth Molina, enfermera del Servicio de Hemodiálisis del Hospital Virgen de las Nieves, ubicado en Granada, sobre una iniciativa de humanización que se desarrolló en el centro el pasado verano: una jornada de bingo para los pacientes en tratamiento de hemodiálisis.

Nos comenta las circunstancias que llevaron a poner en marcha esta iniciativa, los beneficios terapéuticos que se observaron en las personas afectadas y la importancia de la humanización en la asistencia sanitaria.

Pregunta: Háblenos de su iniciativa, ¿en qué ha consistido? ¿Por qué una jornada de bingo?

Respuesta: Surge tras mi vuelta de vacaciones, el primer día de trabajo los pacientes me recibieron con ese cariño especial que nos regalan a diario. Nos preguntaban qué tal las vacaciones, quiénes se iban ahora… Y tras un día largo de trabajo y muchas charlas con ellos en la sala, me fui a casa pensando “nuestros pacientes llevan todo el verano aquí sin ningún aliciente”.

El verano es una estación muy sufrida para ellos debido a las altas temperaturas, junto a la restricción hídrica y dietética, tan estricta. ¿Por qué no hacerles más fácil el día a día? Así que se me ocurrió animar las sesiones de hemodiálisis con alguna actividad lúdica en la que todos pudieran participar: el bingo era un buen plan.

P.: ¿Cómo surgió la posibilidad de llevar a cabo una jornada de bingo en su hospital? ¿Qué objetivos que se plantearon con ello?

R.: El tiempo, para los pacientes conectados a la máquina, pasa lento. Son habituales frases como “solo durmiendo el tiempo va más rápido” o “¿qué te voy a contar? Estoy deseando que pase el verano” o “estamos 4 horas en silencio, sin hacer nada, se me hacen eternas, mirando el techo”.

P.: ¿Por qué decidieron realizarla en pacientes en hemodiálisis?

R.: El objetivo principal ha sido amenizar la sesión de hemodiálisis y que mediante el juego, en este caso el bingo, todos recobren la alegría y el bienestar. El hecho de cambiar su rutina en sala mediante la actividad lúdica y apreciar su tratamiento desde otro punto de vista. Mejorar el humor de los pacientes, mejorar la comunicación con los otros enfermos de la sala y en definitiva hacerles más fácil y ameno el ir y venir a las sesiones de hemodiálisis.

P.: ¿Qué acogida ha tenido entre los pacientes?

R.: Ha sido todo un éxito desde el primer día. En todos los turnos, todos los pacientes participan animados; y, sobre todo, lo han acogido con mucha ilusión. Pacientes de 80 años que dormían prácticamente en todas las sesiones están jugando, recuerdan sus viejos tiempos, compartimos risas… Ellos mismos han elaborado las fichas para que podamos jugar todos, un regalo que han hecho con mucha ilusión.

Ya no hay día que en la sala no cantemos: “¡El 15, la niña bonita! ¡Bingo! ¡Me tocó!”.

P.: ¿Han podido observar algún tipo de mejora en los participantes?

R.: Sí, desde el primer momento. Es curioso que durante el juego no haya ninguna hipotensión o no se demande analgesia. ¡Es increíble!

Desde luego, haremos un estudio al respecto, sobre lo que ha significado el bingo como actividad lúdica y forma de intervención terapéutica en la sala de hemodiálisis durante el tratamiento.

P.: Desde su experiencia como enfermera, ¿qué importancia tienen iniciativas de humanización como esta en la salud de las personas?

R.: Las unidades de diálisis permiten una interacción privilegiada con el paciente. Apostamos y ponemos en práctica un entorno afable y cercano, cómodo para todos, para ofrecer unos cuidados que vayan más allá.
Nuestro trabajo no tendría sentido si no abordásemos a la persona en su totalidad; cuidar implica comunicación, interacción, escucha, empatía, cercanía, afecto… Y para que esto sea posible hay que crear el entorno adecuado para ello.

Desde hemodiálisis nos unimos y damos mucha importancia al cuidado de lo invisible, para nosotros la humanización de los cuidados significa centrar nuestra atención en la relación humana. La persona y su dignidad como prioridad máxima.

P.: ¿Qué papel tienen los profesionales enfermeros en estas iniciativas?

R.: Promovemos nuevas formas de afrontamiento de su enfermedad, de llevar su tratamiento, de motivar e incluso de mejorar la adhesión a su tratamiento mediante actividades lúdicas grupales. Nuestro compromiso es cuidar, porque nuestros pacientes nos importan y además les tenemos cariño. Siempre me han movido la ilusión y las ganas de ayudar a los pacientes.

P.: ¿Tienen pensado volver a celebrar esta actividad, o alguna similar?

R.: Los pacientes quieren repetir la experiencia, y esto abre las puertas para la participación y la inclusión en más actividades lúdicas que pueden generar nuevas habilidades de afrontamiento de su enfermedad.

Formación enfermera en humanización

Esta es otra experiencia da testimonio del valor terapéutico de la humanización de la atención sanitaria. En este caso, celebrar una jornada de bingo para los pacientes en hemodiálisis reportó a los afectados, como hemos visto, una serie de beneficios para su salud. Por ello, es necesario que los profesionales enfermeros cuenten con unos conocimientos profundos y actualizados en este ámbito.

Además, ampliar la educación, ya sea en este o en cualquier otro aspecto de la ciencia enfermera, es fundamental para el desempeño laboral de los profesionales e incide de forma directa en la calidad de la atención que reciben los pacientes.

Así, AulaDAE, espacio de formación enfermera que cuenta con el aval de Ministerio de Sanidad, pone a disposición de los enfermeros los cursos “Humanizando los cuidados intensivos: comunicación, entorno y aspectos profesionales”, acreditado con 8,4 créditos CFC y equivalente a 100 horas lectivas, y “Humanizando los cuidados intensivos: la atención al paciente y su familia”, de 9,5 créditos CFC e, igualmente, 100 horas lectivas.

Bingo, enfermería, hemodiálisis, Hospital Virgen de las Nieves, humanización

3 Respuestas a ““Ya no hay día que en hemodiálisis no cantemos: ‘¡El 15, la niña bonita! ¡Bingo! ¡Me tocó!’””

  1. A mí me gusta tanto, y paso un rato tan bueno, que no me quiero ir, y lo mejor es el trato tan cariñoso de parte de las enfermeras, y en conjunto toda la gente que está a nuestro alrededor. Muchas gracias por hacernos esto tan llevadero, besitos para todos 😘😘😘

  2. Mil gracias por hacernos pasar el tiempo lo mejor y más entretenido que podéis, super cuidados siempre con una palabra amable, gracias, besos

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*