El poder curativo de los alimentos

Jueves, 24 de enero de 2013

[tabs]
[tab title=»A-D»]

Aceite de oliva, es un elemento básico de la dieta mediterránea, ya que ejerce efectos positivos sobre la digestión y no contienen colesterol. Además, varios estudios clínicos han demostrado sus beneficios con respecto a los pacientes hipertensos y aquéllos afectados por cáncer de colon.

Agua, contribuye a mejorar y evitar la aparición de dolencias en el sistema renal.

Aguacate, reduce significativamente el daño hepático, ya que sus fitoquímicos se muestran especialmente agresivos contra los virus que atacan el hígado, tal y como ha quedado patente en un estudio elaborado recientemente por investigadores japoneses.

Ajo, presenta una acción reductora del colesterol y triglicéridos sanguíneos. Además, tiene un importante efecto antigregante y antioxidante sobre las arterias.

Brócoli, los naturópatas aconsejan una alta ingesta de betacaroteno, que puede encontrarse en alimentos como el brócoli, ya que previene la aparición de cáncer de pulmón.

Café, su consumo moderado permite mejorar el estado de ánimo, disminuir la fatiga y mejorar la agudeza mental. Asimismo, favorece la secreción de los jugos gástricos, por lo que activa el tránsito intestinal e impulsa el proceso digestivo.

Cava, tiene efectos positivos en la prevención del colesterol que se adhiere a las arterias.

Cerveza, su consumo moderado tiene efectos beneficiosos en las enfermedades cardiovasculares, derivado fundamentalmente de los polifenoles, un compuesto que resulta «altamente saludable». Sus resultados positivos se producen cuando la ingesta no supera el medio litro diario.

Dátiles, debido al elevado grado de glucosa que forma su composición, aporta un alto índice de potasio, fibra, calcio, magnesio y Vitamina B1 y B2. Además previene del colesterol.

[/tab]
[tab title=»E-H»]

Espinacas, contienen un índice considerable de Vitamina A, por lo que contrarresta la ceguera nocturna, aumenta la resistencia a las infecciones respiratorias y promueve el crecimiento de dientes, huesos y pelo. Es preciso desmitificar que la espinaca es fuente de hierro, pues si bien lo contiene, nuestro organismo apenas lo aprovecha, debido en gran parte al contenido en ácido oxálico.

Fresas, por su gran contenido en sodio, su consumo es esencial para el crecimiento, ayuda a prevenir el golpe de calor y colabora con la función de nervios y músculos.

Germen de Soja, gracias a su alto índice de potasio regula el equilibrio del agua en el cuerpo, ayuda a la función muscular y a eliminar los residuos corporales.

Higos, son ricos en azúcares y en hierro y, además, tienen una acción laxante.

Huevo, su importancia se deriva de su composición química. Es un alimento esencialmente proteico, pero también aporta lípidos, vitaminas y minerales, teniendo un excelente valor nutricional.

[/tab]
[tab title=»I-N»]

Infusiones, existe una amplia gama, siendo las más consumidas por la población el té, la tila, el poleo y la manzanilla por sus múltiples efectos beneficiosos.

Jengibre, su efecto citoprotector previene la aparición de úlceras gástricas debidas a medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Además, posee un beneficioso efecto sobre la fertilidad.

Kiwi, fruta agridulce con un elevado porcentaje de Vitamina C, incluso 10 veces más que el limón si se consume el fruto poco maduro.

Leche, es esencialmente un alimento formador de tejidos que destaca por su contenido en proteínas de alto valor biológico y su gran aporte en calcio.

Manzana, es la fruta más rica en fructosa y contiene mucha pectina, que actúa como regulador del tránsito intestinal. También aporta cierta cantidad de hierro, potasio y Vitamina C.

Miel, desde la antigüedad se le han atribuido diversas cualidades medicinales: poder inmunológico, aumentando la capacidad de resistencia del organismo frente a las infecciones; poder antibacteriano, antipirético y antiinflamatorio; analgésico y sedante.

Nabo, por su riqueza en cobre convierte el hierro en hemoglobina y ayuda a evitar la anemia. Tiene un alto contenido en Vitamina B1, B5 y C.

[/tab]
[tab title=»Ñ-Q»]

Ñora, es una variedad de pimiento picante que contiene un aporte calórico bajo, pero es muy rico en Vitamina C y D, lo que le convierte en un extraordinario antioxidante natural.

Ortiga blanca, es una planta herbácea que se distingue por su riqueza en taninos y flamovonoides. Los taninos le confieren una acción tónica y astringente de las mucosas. Por su parte, los flamonoides y fenoles le procuran una acción antiséptica y ligeramente hemostática.

Patata, es uno de los alimentos más representativos del grupo de los tubérculos, posee Vitamina C y minerales como el potasio, magnesio, calcio, cobre, selenio y zinc. Gracias a su aporte de vitaminas, ayuda al cuerpo a absorber el calcio y a formar el colágeno.

Plátano, es una de las frutas tropicales más ricas en potasio, magnesio, Vitamina A, C y K; además carece de lípidos. Por su composición este alimento descompone el azúcar para ser aprovechado por el cuerpo, detecta la diabetes y ayuda a mantener la presión sanguínea correcta. También regula el equilibrio del agua en el organismo, ayuda a la función muscular y a eliminar los residuos corporales.

Queso, contiene un alto porcentaje de calcio, sodio y vitamina A y D, motivo por el cual protege los huesos y los dientes, ayuda a la coagulación de la sangre y protege al estómago de los ácidos, además de mantener la resistencia a infecciones respiratorias.

[/tab]
[tab title=»R-Z»]

Riñones, gracias a su contenido de Vitamina B12, forma y regenera los glóbulos rojos, incrementa la energía, y mejora la concentración.

Semillas de sésamo, aportan gran cantidad de calcio, fósforo y Vitamina B1, por lo que refuerza la formación de huesos y dientes, ayuda a realizar la digestión, mejora la actitud mental y el sistema nervioso e impide el estrés.

Soja, el consumo habitual de este alimento reduce el riesgo de sufrir cáncer mamario hasta en un 50%, según los últimos estudios realizados en el Centro de Investigación para el Cáncer de Hawai. No obstante, los científicos afirmaron que este beneficio de la soja sólo se obtiene si el consumo es habitual y abundante desde la juventud.

Tomate, debido al lipoceno que contiene, previene el cáncer de pulmón, incluso en los fumadores, según un estudio realizado por investigadores americanos. Además, posee selenio, un mineral antioxidante que frena el envejecimiento y relentiza algunas infecciones de la piel.

Uva, tiene un elevado contenido en glúcidos y en potasio, aunque es pobre en hierro y Vitamina C. Debido a ésto, regula el agua del cuerpo y ayuda a la función muscular.

Vid roja, esta especie trepadora es por excelencia la planta que previene los problemas circulatorios. Además, es ideal para la pesadez de piernas, varices y otros desarreglos.

Yogur, sus beneficios provienen de los fermentos lácticos (bacilos acidófilos) que se añaden a la leche para elaborarlo, cuya función es impedir el crecimiento de bacterias nocivas, lo cual favorece la reproducción de la flora intestinal y ayuda a prevenir las infecciones.

Zanahoria, tiene un elevado contenido en beta-caroteno y son muy ricas en fibra. Tiene un aceite esencial que combate la parasitosis intestinal y conviene no pelarla, porque su concentración de micronutrientes está en la piel.

[/tab]

[/tabs]