Conclusiones de la jornada de vacunación en adultos del Colegio de Bizkaia

Viernes, 4 de diciembre de 2020

El Colegio de Enfermería de Bizkaia celebró, el pasado 2 de diciembre, una sesión monográfica telemática denominada “La importancia de la vacunación en el adulto en momentos de COVID-19”, dirigida a las enfermeras colegiadas de la provincia, que contó con la participación de Asunción Ibarra, enfermera del Centro de Salud de Valle de Trápaga-Trapagaran, la doctora Isabel Jimeno, presidenta de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia de Madrid (SEMG Madrid) y responsable de Vacunas de la entidad, y el profesor José Mª Eiros, catedrático de Microbiología, jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Río Hortega de Valladolid y director del Centro Nacional de Gripe de la OMS en la ciudad.

Foto: Colegio de Enfermería de Bizkaia

En este sentido, de acuerdo con lo expuesto por la entidad enfermera en una nota de prensa, Ibarra quiso destacar la importancia de “la prevención de enfermedades respiratorias y las hospitalizaciones que causa el neumococo, que se agravan principalmente en personas mayores y con enfermedades crónicas, los mismos grupos que se ven más afectados por la COVID-19”. Por ello, “para garantizar la protección frente al neumococo, desde la Dirección General de Salud Pública, a través de Osakidetza, se ha remitido a los centros de salud un documento en el que se recomienda reforzar la vacunación en este aspecto en el adulto, dada la situación actual de pandemia”.

En este documento se explica que se empleará la vacuna conjugada 13v (VNC13), en personas de 65 años o más, no vacunadas previamente frente al neumococo según calendario vacunal de la población adulta sana y con enfermedades crónica, como diabetes, enfermedad crónica cardiovascular, enfermedad crónica pulmonar, incluyendo asma grave, y hepatopatías crónicas. “Gran parte de las personas afectadas por la COVID-19, ya sea en la primera o segunda ola de la pandemia, es mayor de 55 años y con patologías crónicas”. La enfermera incidió, asimismo, en que para la mejora de las coberturas de la vacunación “se requieren el esfuerzo y el compromiso de las organizaciones, de personal sanitario, colegios profesionales, sociedades científicas y asociaciones de pacientes”.

La doctora Jimeno enfatizó, por su parte, que “con la edad aparece la inmunosenescencia, un fenómeno por el que nuestro sistema inmune envejece, perdiendo algunas de las actividades inmunológicas que, junto con el incremento de otras, da lugar a una respuesta inmunitaria inapropiada”. Esto, unido a la presencia de enfermedades crónicas, hace a este colectivo “más vulnerable a procesos infecciosos”; por ello, “es el momento de implementar la vacunación en adultos”. Por otro lado, continuó, “ya hay estudios que ponen de manifiesto la coinfección con gripe y neumococo. Los agentes infecciosos detectados en orofaringe de pacientes afectados por COVID-19 eran por orden de frecuencia: primero, neumococo; después, Klebsiella; y, tras ellos, Haemophilus influenzae”.

La vacunación frente al neumococo mediante la vacuna conjugada puede “prevenir infecciones bacterianas y el uso innecesario de medicamentos, especialmente en aquellas personas con mayor riesgo de enfermedades graves, como sin los adultos mayores”, subrayó Jimeno. En este sentido, se considera que la prevención de las enfermedades respiratorias y la hospitalización por neumococo, a través de la vacunación, “ no solo salva vidas”, sino que “ayudar a reducir la carga de enfermedad sobre un sistema de salud ya afectado por la pandemia de la COVID-19. Incluso cuando la recomendación se refiere a centros sociosanitarios, recomienda la vacuna antineumocócica conjugada, tanto para los residentes como para sus cuidadores”.

La OMS indica que “en países donde estén implementados programas de vacunación frente a neumococo, gripe o tosferina, es necesario mantener estos programas, al mismo tiempo que se implementan medidas para evitar el contagio por COVID-19”, ya que “permitiría tener un mayor número de recursos disponibles: materiales, humanos, medicamentos… para poder atender a pacientes con el virus”, concluyó, señalan en el mencionado comunicado.

Por último, apuntan desde el Colegio de Enfermería de Bizkaia, Jose Mª Eiros, quiso exponer su visión relativa a “la oportunidad de mantener programas activos de vacunación frente a los virus de la gripe y a las infecciones por neumococo en el contexto de la actual temporada 2020-2021”. Según su criterio, “resulta esencial minimizar el impacto de los referidos agentes en el contexto de la actual pandemia por SARS-CoV-2, en la que parece determinante garantizar la capacidad de respuesta del sistema sanitario en el ámbito asistencial, donde el profesional de enfermería es un actor esencial”.

Noticias relacionadas

Colegio de Enfermería de Bizkaia, COVID-19, vacunación en adultos

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*