Cuidados Paliativos en Enfermería para pacientes hospitalizados

Lunes, 9 de febrero de 2015

Para muchos pacientes gravemente enfermos y hospitalizados, el personal de enfermería es una pieza fundamental en su defensa y empatía, además de convertirse en proveedores de unos cuidados tempranos hasta que llegue el momento de la muerte. El hecho de centrarse en el paciente con unos cuidados específicos y de calidad, dando apoyo emocional y espiritual, reduciendo la ansiedad y asegurando la protección de los derechos de los pacientes, se antoja clave para el desarrollo de esta especialidad.

Un síntoma en el enfermo terminal se puede controlar, además de con fármacos, con cuidados integrales que son propios de la labor enfermera. Por ello, la máxima será evitar, en la medida de lo posible, el problema, resolviendo o paliando aquellos inconvenientes que vayan surgiendo. Y es que prácticamente todas las enfermeras, en algún momento de su vida profesional, tienen que atender a pacientes terminales, obligando a proporcionarles unos cuidados especiales, tanto técnicos como afectivos. bcub

Cabe recordar que el código deontológico, en su artículo 18, explica que «ante un enfermo terminal, la enfermera/o consciente de la alta calidad de los cuidados paliativos, se esforzará por prestarle hasta el final de su vida, con competencia y compasión, los cuidados necesarios para aliviar sus sufrimientos, proporcionándole a la familia la ayuda necesaria para que pueda afrontar la muerte cuando ésta ya no pueda evitarse».

Para lograr el objetivo de aumentar y/o mantener la calidad de vida del enfermo, la unidad de cuidado se convertirá en el binomio paciente-familia, haciendo especial hincapié en el cuidador principal. Por ello, todo el equipo se deberá esforzar en aliviar los problemas que vayan apareciendo, facilitando los procesos de adaptación a la situación de terminalidad, contribuyendo a la comunicación paciente-familia-equipo y colaborando con los diferentes recursos implicados.

Entre las funciones principales destaca la labor asistencial, encargada de ayudar a satisfacer las necesidades del paciente de forma integral, realizando diagnósticos de enfermería y una planificación de cuidados según los objetivos y prioridades establecidas. De este modo, se permite crear un clima que favorezca y consolide la relación enfermero-paciente, dando un conocimiento más profundo de la persona que padece una enfermedad terminal.

Proveer medidas de alivio y confort, contribuyendo al bienestar del paciente, así como preservar la dignidad de la persona frente al sufrimiento, permaneciendo a su lado y alentando al máximo la participación del enfermo en el proceso de atención, fomentando el autocuidado y la autoestima, son otra de las principales funciones del personal enfermero de cuidados paliativos.

 

cuidados paliativos, enfermería, pacientes hospitalizados, personal enfermero

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*